Clima, Desigualdades y Lucha de Clases

CLIMA, DESIGUALDADES Y LUCHA DE CLASES

Por |09/12/2021|

Clima, desigualdades y lucha de clases

Durante la COP26, en Glasgow, el director del Instituto Potsdam (PIK), Johan Rockström, dio a los delegados información impactante: mantenerse por debajo de 1,5 ° C de calentamiento (1) respetando la justicia del cambio climático, para 2030 los más ricos 1 % de la población mundial debe dividir sus emisiones por treinta; el 50% más pobre, en cambio, podrá multiplicarlos por tres. (2)

Para medir el impacto de estas cifras hay que tener en cuenta que fueron presentadas a las delegaciones oficiales por un destacado científico resumiendo las diez conclusiones más recientes de la ciencia del cambio climático. Después de que el servicio de prensa de PIK me dijo de qué fuente se había basado su director, me sumergí en el artículo de referencia para obtener más información. Se trata de un estudio encargado por Oxfam y llevado a cabo por Tim Gore, ex director de la ONG, que recientemente se convirtió en director del departamento de "economía circular y bajas emisiones de carbono" del Instituto Europeo de Política Medioambiental. (3) . Su contenido merece tanto una amplia difusión como un examen crítico.

El tema de la injusticia climática se aborda generalmente por país, de acuerdo con las responsabilidades históricas del Norte y del Sur Global: el primero es rico y responsable, el segundo es pobre y víctima. Sin embargo, los estadounidenses o europeos pobres no son ricos y los chinos o indios ricos no son pobres ... El estudio de Oxfam intenta integrar esta clase de realidad. Este es su principal activo. Pero comencemos presentando la metodología implementada.

METODOLOGÍA

El autor compara las emisiones de CO2 en el ámbito del consumo. Por lo tanto, las liberaciones se atribuyen al país donde se consumen los bienes y servicios, no a los países donde se producen. Se expresan en toneladas de CO2 por persona y año, cifra que se obtiene dividiendo las emisiones del país en cuestión por la población. El resultado incluye todas las fuentes de emisiones: hogares, empresas, servicios públicos, pero se corrige de acuerdo con los resultados de las encuestas nacionales sobre las condiciones de vida de los hogares (4). Es esta corrección la que permite comprender la desigualdad climática no solo en términos Norte-Sur, sino también en términos de pobres y ricos dentro de los países, sean éstos pobres o ricos. El texto también insiste en la creciente importancia de este enfoque: "aunque la desigualdad de carbono suele ser mayor a nivel mundial (5) , las desigualdades dentro de los países también son muy significativas. Cada vez más condicionan la amplificación de la desigualdad global y probablemente tengan un mayor impacto en la aceptabilidad política y social de los esfuerzos nacionales para reducir las emisiones "(énfasis agregado, DT). Volveremos sobre este punto más adelante, que obviamente tiene una importancia estratégica en la lucha por el clima.

LA POLÍTICA CLIMÁTICA PROFUNDIZA LAS DESIGUALDADES

Tenemos una estimación de las proporciones de emisiones actuales atribuibles al consumo de diferentes grupos de la población: el 1% más rico, el 10% más rico, el 40% con ingresos "medios" y el 50% más pobre (6) . Con base en las "Contribuciones determinadas a nivel nacional" de los Estados (7) y los nuevos compromisos que comunicaron justo antes de la COP26, podemos estimar el volumen probable de emisiones en 2030, y por lo tanto también la desviación de este volumen de la trayectoria de reducción a seguir para lograr "emisiones netas cero" para 2050 (8). También es posible estimar la evolución probable de las cuotas de emisión de cada grupo de ingresos, relacionarlas con el número de personas de cada grupo, y así obtener los volúmenes medios de emisión por persona y por grupo, a nivel global y a nivel nacional. nivel. Finalmente, podemos comparar estos volúmenes con el volumen medio de emisión individual globalmente compatible con el objetivo de 1,5 ° C máximo: 2,3 toneladas de CO2 / persona / año (9) . De esta manera, hacemos más que visualizar la injusticia climática actual; podemos ver en qué dirección la política actual la cambiará de aquí a 2030, a nivel mundial y por grupos.

Los resultados se pueden resumir en forma tabular:

Clases (*)

Numero aproximado de personas

Renta media / persona / año

Participación de las emisiones globales en 1990

Participación de las emisiones globales en 2030

2030 desviación de 2,3 tCO2 / persona / año

1%

79 millones

> $ 172 000

13%

dieciséis%

+ 67,7 tCO2 / persona / año

10%

790 millones

> $ 55 000

37%

32%

+ 18,7 tCO2 / persona / año

40%

1.975 mil millones

> $ 9,800

42%

43%

+ 2,5 tCO2 / persona / año

50%

3.400 billones

<$ 9800

8%

9%

- X (**)

(*) El 1% está incluido en el 10%.
(**) El 50% está muy por debajo de las 2,3tCO2 / persona / año. Según el estudio, seguirían siéndolo incluso si sus emisiones aumentaran en un 200% para 2030.

Para no malinterpretar estas cifras, debemos insistir en el hecho de que aquí no estamos evaluando la desigualdad social, sino la desigualdad de carbono. Por lo tanto, la disminución esperada en 2030 en la proporción de emisiones globales atribuible al 10% obviamente no es el resultado del hecho de que los ricos serán menos ricos en unos diez años. Más bien, expresa el hecho de que los miembros del grupo global del 10% viven principalmente en países capitalistas desarrollados donde la intensidad del carbono disminuirá más rápidamente que en el resto del mundo, y que tienen, más que otros, los medios para adquirirlos. tecnologías verdes. Volveremos a la forma de interpretar el hecho de que la participación de las emisiones del 1% de los muy ricos sigue creciendo. Por ahora, centrémonos en los muy ricos y los pobres.

El estudio confirma lo que Oxfam viene diciendo durante años: el 1% más rico de la población mundial emite casi el doble de CO2 que el 50% más pobre. Pero también notamos que las políticas climáticas decididas por los gobiernos desde la COP21 (2015, París) profundizan esta injusticia: de hecho, la participación de las emisiones globales atribuibles al consumo del 1% más rico, aumentó del 13% en 1990 al 15% en 2015, seguirá subiendo hasta alcanzar el 16% en 2030. Entonces será un 25% más alto que en 1990, y dieciséis veces más alto que el promedio mundial. En 2030, cada persona perteneciente al grupo mundial de los muy ricos emitirá más de treinta veces las 2,3 toneladas de CO2 / persona y al año compatible con el cumplimiento del máximo de 1,5 ° C. El 50% más pobre, por otro lado, verá pocos cambios:

LA REDUCCIÓN DE EMISIONES ES INVERSAMENTE PROPORCIONAL A LOS INGRESOS

La imagen de un agravamiento de la injusticia climática global desde la COP21 se vuelve más clara cuando comparamos los cambios de 2015 a 2030 en las emisiones por persona de cada grupo (tal y como surgen de las políticas vigentes), con los cambios que estas emisiones por grupo deben seguir para mantenerse por debajo del calentamiento de 1,5 ° C en la justicia climática:

Clases Evolución de las emisiones per cápita 2015-2030 en base a las políticas vigentes Evolución de las emisiones per cápita 2015-2030 compatible con la justicia climática
1% -5% -97%
10% -11% -90%
40% -9% -57%
50% 17% 233%

En general, las emisiones per cápita en 2030 serán un 7% más bajas que en 2015 (¡si los Estados respetan sus compromisos!). Sabemos que esta reducción es mucho menor que la reducción promedio por persona requerida para mantenerse por debajo de 1,5 ° C: 52%. El nuevo elemento que aparece aquí es que, además de agravar la desigualdad global, el esfuerzo realizado en las políticas climáticas de los gobiernos es inversamente proporcional al ingreso: el 1% más rico hará el vigésimo (97/5), el 10% más rico el octavo. (90/11), y el 40% promedio es el sexto (57/9) de lo que debería dictar la justicia climática.(10)

La evolución de la participación de las emisiones atribuibles al 10% más rico (entre $ 55.000 y $ 172.000 / año) y al 40% cuyos ingresos se dice que son "promedio" (entre $ 9.800 y $ 55.000 / año) merece atención. permanece allí. De hecho, estas dos categorías agrupan fracciones sustanciales, incluso la mayoría, de los empleados en los países capitalistas desarrollados y en los países denominados capitalistas "emergentes", respectivamente (11) . El estudio incluye un gráfico muy esclarecedor que compara tres trayectorias de cambios en las emisiones per cápita en función del ingreso, desde los más pobres de los pobres hasta los más ricos de los ricos: la trayectoria de 1990 a 2015, la trayectoria de 2015 a 2030 y la Trayectoria 2015-2030 compatible con el máximo de 1,5 ° C en justicia climática. Llama la atención la doble conclusión del estudio:

1) "las clases medias globales (el 40%) que vieron crecer sus tasas de emisión más rápidamente durante los años 1990-2015 experimentarán el cambio de tendencia más significativo durante los años 2015-2030";

2) "las reducciones más profundas (emisiones, DT) vendrán de los ciudadanos que tienen los ingresos más bajos de los países ricos".

LAS PROMESAS DE UNA "TRANSICIÓN JUSTA": ESCAPARATISMO

Enmarcar la injusticia climática en términos de grupos de ingresos nos permite captar realidades que escapan al análisis cuando el tema se ve simplemente en términos de países ricos y pobres. Esto destaca en particular la creciente responsabilidad de los ricos, y sobre todo de los muy ricos, no solo en el Norte sino también en el Sur Global. Como dice el estudio, "Es notable que en todos los principales países emisores, las proyecciones en 2030 del 10% más rico y del 1% más rico a nivel nacional muestran huellas de consumo individual sustancialmente por encima del nivel de 1, 5 ° C per cápita en general" (énfasis agregado, DT). Miremos más de cerca:

  • India es el único país emisor importante en el que las emisiones medias per cápita en 2030 se mantendrán por debajo de las 2,3 toneladas de CO2 / persona / año correspondientes al máximo de 1,5 ° C. También es el único en el que las emisiones del 50% más pobre se mantendrán claramente por debajo de este nivel. Pero las emisiones del 10% más rico de los indios superarán esto cinco veces, y las del 1% más rico más de veinte veces.
  • El 50% más pobre de los estadounidenses solo superará ligeramente el umbral de 2,3 tCO2 / persona / año, pero el 1% más rico emitirá en promedio cincuenta y cinco veces más (127 toneladas) y el 10% más rico quince veces (alrededor de 35 t). .
  • En China, las emisiones del 50% más pobre permanecerán por debajo de la marca fatídica en 2030, pero las del 10% más rico serán más de diez veces mayores y las del 1% más rico más de treinta veces (82 toneladas).
  • Las proyecciones para la Unión Europea y Gran Bretaña también son muy instructivas: en 2030, las emisiones del 50% más pobre se acercarán al volumen medio global compatible con 1,5 ° C ... pero las del 10% más rico serán de cinco a seis veces arriba, y las del 1% más de quince veces.

Estos datos muestran claramente que los compromisos de "transición justa" incluidos en las resoluciones oficiales de la COP son solo un escaparate. Bla bla bla. En realidad, observamos un doble movimiento: 1 °) la injusticia climática se profundiza y 2 °) la clase de superricos / supercontaminadores se recompone debido al auge del poder del Capital en Asia. Dentro de este grupo, no es exagerado hablar de un cambio. En 2015, de hecho, el 1% más rico del planeta emitió el 15% del CO2 global. Los chinos ricos contribuyeron con el 14%, los estadounidenses ricos el 37%, los europeos el 11% y los indios el 5%. Según las proyecciones del estudio, para 2030, el 1% más rico habrá aumentado aún más su participación en el CO2 global: 16%. Pero los chinos ricos contribuirán con el 23%,(12) . Resumen en la siguiente tabla:

  Proporción de CO2 global emitida por el 1% más rico en 2015 Proporción de CO2 global emitido por el 1% más rico en 2030
Mundo 15% dieciséis%
China 14% 23%
Estados Unidos 37% 19%
UE 11% 4%
India 5% 11%

El autor del estudio no lo nota, pero también llama la atención que, en el otro extremo de la pirámide de ingresos, hay una convergencia bastante clara de la huella de carbono: el 50% de los pobres en Estados Unidos. Estados Unidos, en la Unión Europea, en Gran Bretaña y en China se emitirá per cápita, en 2030, una cantidad relativamente similar de CO2, un poco superior o un poco inferior a las 2,3t / pers / año. (13)

UNA IMAGEN INCOMPLETA

Sin embargo, a pesar de su gran interés, el estudio de Oxfam no ofrece una imagen completa de las responsabilidades climáticas de los diferentes grupos de ingresos. Es más que probable que subestime las emisiones atribuibles a los más ricos, pero también que sobreestima las emisiones atribuibles al 40% de los ingresos medios, e incluso a una franja del 10% de los ricos. De hecho, existen dos dificultades.

Primero, los problemas atribuibles al 1% más rico son tan difíciles de encontrar como sus activos, y por la misma razón: el secreto bancario, la evasión fiscal y la falta de un registro de activos. El autor señala: "Si bien existen métodos sólidos para estimar las huellas individuales mediante la aplicación de coeficientes de carbono a los bienes y servicios identificados en los censos de población, se reconoce ampliamente que estos métodos subrepresentan el consumo de los ciudadanos más ricos". Para superar este problema, el estudio se basa en el trabajo de investigadores que han destacado diversas realidades. Por ejemplo :

  • Los datos disponibles sobre automóviles, casas, aviones y yates indican que las emisiones del consumo de multimillonarios fácilmente alcanzan varios miles de toneladas de CO2 / persona / año. Los superyates, cuyas ventas se están disparando en el contexto de la pandemia, son las principales fuentes de estas emisiones (un superyate emite alrededor de 7.000 toneladas de CO2 / año) (14) ;
  • el transporte es la mayor fuente de emisiones para los ricos. En particular el transporte aéreo: según algunos estudios, el 50% de los vuelos de pasajeros los realiza el 1% de la población mundial. Basándonos en los viajes de los famosos, podemos considerar que la huella "en avión" de los más ricos alcanza varios miles de toneladas de CO2 / año. El loco desarrollo del "turismo espacial" obviamente sólo puede amplificar la tendencia. (15)

Sin embargo, este hiperconsumo de lujo es solo la punta del iceberg. No captura las emisiones atribuibles a las inversiones capitalistas del 1% más rico. El autor incluye trabajos que estiman en un 70% la participación de la huella de carbono de los más ricos resultante de sus inversiones capitalistas. Pero esto es solo una estimación, complicada por la opacidad del sector financiero.

En segundo lugar, incluso aplicando el coeficiente de carbono mencionado anteriormente a las emisiones de los hogares, la distribución de las emisiones de las empresas y del sector público entre toda la población es cuestionable. Esto no toma en cuenta el hecho - mencionado en el estudio - de que los mayores emisores de CO2 (el 1% más rico) ejercen en las decisiones "una influencia desproporcionada por su estatus, su poder político y su acceso a los tomadores de decisiones políticas". ". Por poner un ejemplo: el proyecto del aeropuerto de Notre-Dame-des-Landes satisfizo las necesidades de Vinci y sus accionistas, no las de las clases trabajadoras. El mismo razonamiento se aplica al gasto militar y a una serie de proyectos, sin mencionar los subsidios públicos a las empresas.

ANÁLISIS DE LÍMITES DE CONSUMO

Aquí estamos tocando los límites de una aproximación a la catástrofe climática a través del consumo de diferentes categorías de ingresos. De hecho, dado que todo consumo presupone producción, los niveles de consumo de los grupos de ingresos deben analizarse a la luz de las posiciones que estos grupos ocupan en la producción. La "influencia desproporcionada" del 1% más rico se encuentra en todas partes porque los miembros de este grupo son dueños de los medios de producción. Son la clase dominante y el Estado es el instrumento de su dominación. Las clases populares se encuentran en una situación completamente diferente: se someten a decisiones de empresas e instituciones sobre las que no tienen control, y producen más allá de sus necesidades, en beneficio de los capitalistas.

Frente a la mistificación del discurso dominante que nos insta indiscriminadamente a "cambiar nuestro comportamiento", el estudio de Oxfam tiene el gran mérito de poner el foco en las enormes desigualdades en el consumo y de expresarlas en términos de responsabilidades en las emisiones de CO2. Además, destaca que la política gubernamental, a pesar del bla-bla sobre la "transición justa", profundiza la injusticia climática.

Al mismo tiempo, es fácil ver que la solución no puede provenir de las medidas que se tomen únicamente en el ámbito del consumo. Hagamos el supuesto absurdo de que, para 2030, el 1% más rico o el 10% rico habrá reducido sus emisiones a 2,3 tCO2 / persona / año. En este caso, aún sería necesario, para mantenerse dentro de los clavos de 1,5 ° C, que el 40% de la llamada "clase media" dividiera sus emisiones por más de dos en la Unión Europea y en Gran Bretaña. , tres en China y alrededor de cuatro en los Estados Unidos (16). ¿Cómo? 'O' ¿Qué? Aunque esencial, la redistribución radical de la riqueza (como propone Thomas Piketty) no resolvería el problema, solo lo desplazaría. El desafío sólo se puede afrontar redefiniendo las necesidades reales de la mayoría social, organizando la producción de acuerdo con ellas y suprimiendo las producciones innecesarias y dañinas.

La "aceptabilidad social" evoca el dolor de los esfuerzos por soportar. Para la mayoría, es una lámina. Ciertamente se necesitan cambios fundamentales, y no es suficiente para "hacer que los ricos paguen". Pero debemos atrevernos a razonar en términos de "deseabilidad". Producir menos, para las necesidades; transportar menos, trabajar menos, compartir más; cuidar a las personas y los ecosistemas; Gestionar los recursos de forma sobria, colectiva y democrática, con el fin de vivir una vida buena y cómoda para todos: esta es la perspectiva ecosocialista que puede fundar un plan de reforma de las estructuras anticapitalistas adaptadas al siglo XXI. Porque una cosa es cierta: no hay salida sin cuestionar la competencia por las ganancias, el motor del productivismo basado en los derechos de propiedad capitalistas.

Daniel Tanuro
8/12/2021

Foto: Norbu Gyachung, CC BY-SA 4.0 , a través de Wikimedia Commons



Esta nota ha sido leída aproximadamente 627 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas