En 2014, a Mérida la rociaron con gasolina y le prendieron fuego…

  1. La llaman LA CIUDAD DE LOS CABALLEROS, un nombre que acuñaron los godos, los ultra católicos y más rancios conservadores de la región. Se creyeron sus fundadores Cruzados de la Orden de Santiago, descendientes de conquistadores y colonizadores españoles, hijodalgos (hideputas, castizamente) del tipo de Juan Rodríguez Suárez, el gran quemador, violador y empalador de indios. Uno de aquellos hijodalgos, fundó en Mérida un periódico que se llamó precisamente "JUAN RODRÍGUEZ SUÁREZ".
  2. A partir del 10 de febrero 2014 comenzamos vivir otra fase de la cremación bestial practicada por aquellos viejos colonizadores, cuyos descendientes andaban vivitos y coleando en los vientres de la Iglesia goda de Mérida y de la Universidad de Los Andes. En el frontispicio de la Casa QUE PROYECTA LA SOMBRAS, reza esa sentencia del medioevo: «El principio de la sabiduría está en el temor a Dios".
  3. En lo particular, mi esposa y yo, por la mañana del 10 de febrero de 2014, nos encontrábamos a nivel de la plaza Glorias Patrias, y desde allí, divisábamos otras enormes membranas auditivas con un Cronos en el firmamento, un Zeus con fornidas antenas parabólicas. Torcimos por la avenida Tulio Febres Cordero, por los lados de la Facultad de Medicina, con la ciudad mostrando un fúnebre aletargamiento; de cuando en vez, aparecían grupos de dos o tres seguidores de Voluntad Popular agitando banderas extrañas o llevando, cauchos y pimpinas de gasolina para las grandes hogueras. No vi a un solo guardia o policía en todo el trayecto.
  4. Nos quedamos totalmente aislados cerca del Centro Comercial El Ramiral porque en ambos sentidos se habían levantado "barricadas". Mi mujer seguía preocupada, diciéndome:

- ¿Qué crees que va a pasar? El gobierno está con las manos amarradas, si actúa lo condena el mundo, y si no lo hace a los chavistas nos siquitrillan, y pensar que todo esto está provocado por unos llamados que hacen a través de mensajes por los celulares. La gente no actúa por sí misma sino por órdenes inventadas o impartidas por el Robert Alonso que está en Miami.

5- Le respondí que el tal Robert Alonso cuenta con escuadrones bien entrenados por Álvaro Uribe en Colombia, entre ellos los dirigidos por Lorent Saleh. Lo peor es la ignorancia de la gente que los sigue. Los cínicos que anda a la caza de cualquier pretexto para destrozar a Venezuela. Los chicos lindos de la Universidad de Los Andes, dirigidos por Gaby Arellano y Vilca Fernández están financiador por la embajada de Estados Unidos, por ejemplo. Cien millones de dólares les han pasado en los dos últimos años.

  1. Cogimos a pie hacia la Plaza Bolívar, y la encontramos con sus soldados de toda la vida: los guardianes de Chávez, preparándose para lo que se pudiera presentar. Recordé que durante las navidades del año 2002, allí amanecimos y preparamos en la madrugada, del 25 de diciembre, un abundante sancocho. Era la época en que no se conseguía gas ni gasolina, y las cocinas ardían con el fuego de nuestros corazones. Fue cuando se dio la historia de aquella mujer muy pobre que le dijo a nuestro Comandante: "Mire Chávez, usted no se deje, carajo, que nosotros estamos cocinando hasta con la madera de nuestras camas. No nos rendiremos".
  2. De allí enrumbamos hacia la plaza de Belén. Cogimos por la calle Cuatro, cerca de la Biblioteca Bolivariana varios camaradas nos invitaron a tomar café. Sentarse un ratito en el negocio del amigo Carlos fue relajante, en medio de tanta humareda. Nos despedimos bastante reconfortados.
  3. Enfilamos hacia el bello infinito de las soledades encantadas que es encontrarnos con la hermosa y serena Plaza de Belén, desolada como un mercado cuando la pleamar obliga a la gente retirarse. Entonces filosofaba un poco para procurar entenderme a mí mismo:
  • Pasará lo que tenga que pasar y lo que ha de suceder jugará a nuestro favor. Pero por estas acciones que venimos viendo jamás va a caer el gobierno, y la oposición conseguirá doblegarnos. A la revolución la están tratando de derrocar desde 1999; desde entonces muchas cosas han cambiado: las Fuerzas Armadas no son las mismas, el Poder Judicial no es el mismo, y el pueblo mucho menos.

8- Le ratifiqué a mi mujer: "Tumbar al gobierno es algo imposible, métetelo en la cabeza. Acuérdate que vivimos en Mérida donde existe una clase media que impone la pauta del pensamiento burgués. Donde hay una universidad sometida a los valores del capitalismo, cuyas eminencias han estudiado en Europa y Estados Unidos, y cuyo dios es el becerro de oro, un becerro con aftosa; y que tiene un alcaldito sifrino que está organizando las fulanas guarimbas por órdenes de la embajada norteamericana y en connivencia con la cúpula eclesiástica pervertida y golpista …

  1. Recogimos a nuestra perra Solita, con su aspecto de encontrarse no ya tan sola como la imaginamos; la abrazamos, nos reímos y nos sentamos un rato en un banco de la plaza de Belén; fue otro instante de placidez. Saqué un papelito que llevaba en la camisa y lo leí:
  • "Hay que des-montar, des-armar, paso a paso, lógico-conceptualmente el marco categorial moderno y construir otro marco categorial «desde» el que se pueda pensar con rigor nuestros problemas en primera instancia y luego, finalmente, la modernidad en su conjunto, para rematar en otra visión de la historia de la humanidad «desde» la perspectiva de los oprimidos y negados de todos los sistemas totalizantes".
  • ¿Y quién dijo eso?- preguntó mi esposa
  • Juan José Bautista, alumno de Dussel.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1127 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: