Cáscara Amarga 454

Lo diplomático

Lo diplomático, ha de ser un elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementarios congruos coordinados cariñosos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético. Y, el trecho estrecho arrecho ha de estar entre el dicho y el hecho, entre el hecho y el Derecho, y que, a lo hecho, pecho y a lo supuesto Derecho, son contenidos que contiene el continente el trecho estrecho arrecho, que es lo característico de los aspectos acordes contorno antagónicos ambiguos. Asina también, el trecho estrecho arrecho, del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho, se ha de dividir en múltiples e infinitos trechos estrechos arrechos, en difuminada continuidad espectral, entendiendo lo espectral como un conjunto de afirmaciones variadas de, a mas y a más de luz, asina de cosas compactas camineras de los casos correlativos contornos contradictorios caliginosos como si fueran el dicho y el hecho, el hecho y el Derecho. Y, al través y en de por medio por la calle de en medio, lo diplomático, como el contorno esencial límbico al que se tiende y del que trasciende. Y, lo diplomático es del Derecho, es de los pueblos, es del Estado, es del poder, es de la territorialidad, es del conocimiento, es del consentimiento, es del compromiso, es de lo consuetudinario, es de la costumbre, es de la metáfora, es del verso, es de la prosa, es del entendimiento, es de lo estético, es de lo ético, es de la espiritualidad, es de la fe, es de la filosofía, es del mito, es de natura y es de persona, es del cleuasmo quiasmo río heraclitoiano. Lo diplomático como el Derecho, está en todo. Esto es una perogrullada grande verdad de Perogrullo, y, que la diplomacia de los pueblos, ha sido el arete capaz termodinámico preciso de contención del Covid-19, que sin ese torniquete pensado capacitado, la VACUNA, la pandemia fuera mayor, pese a la guerra de las vacunas, hase encontrado con la vacuna de la paz de los pueblos, pues, entre la paz y la guerra, al través y en de por medio, por la calle de en medio, ha de estar la diplomacia de los pueblos, ha de estar lo diplomático. Y, la diplomacia de los pueblos, lo diplomático, a buen seguro, que ha de resolver, lo del calentamiento global y lo del cambio climático. La diplomacia de los pueblos, lo diplomático, ha de estar entre la abundancia y la escasés, la diplomacia de los pueblos, lo diplomático, ha de estar entre el exceso y el defecto de Aristóteles, la diplomacia de los Pueblos, lo diplomático, ha de estar, entre el tercio excluso y el tercio incluso de Maleo, la diplomacia de los pueblos, lo diplomático, ha de ser la salvación de este mundo plagado de contradicciones budaianas, la salvación en la misma contradicción, la salvación en los casos relacionados contorno contradictorios caliginosos, la salvación de este mundo plagado de contradicciones budaianas ha de estar, en el chapuzón y en el margullón, en el cleuasmo quiasmo metafórico río heraclitoiano. Y, al final, en la mesa, las palabras pareadas paradójicas del descendemos y del no descendemos, del somos y del no somos, de lo que es y de lo que debe ser, y, al final, todo es cuestión de nalgas, como decía el Gabo. De nalgas el consentimiento comprometido consuetudinario del dicho y del hecho, del supuesto y del Derecho, y al través y en de por medio por la calle de en medio, el medio maleoiano profundo, con la misma gracia, de lo dialógico y de lo diabético, la diplomacia, lo diplomático.

Con digresión y sin digresión, lo diplomático ha de ser un elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementarios congruos coordinados cariñosos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético. Y, el trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho, es continente que contiene el contenido a lo hecho pecho y es continente que contiene el contenido a lo hecho Derecho. El trecho estrecho arrecho, es lo característico de los aspectos acordes contorno antagónicos ambiguos, asina el trecho estrecho arrecho, del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho, se ha de dividir en múltiples e infinitos trechos estrechos arrechos, en difuminada continuidad espectral, entendiendo lo espectral como un conjunto de afirmaciones variadas de, a mas y a más de luz, asina de cosas compactas camineras de los casos correlativos contornos contradictorios caliginosos. Y, al través y en de por medio por la calle de en medio, lo diplomático, como el contorno esencial límbico, al que se tiende y del que se trasciende, en lo seco y en lo mojado, en lo loco y en lo cuerdo, en la cordura y en la locura. Lo diplomático en los aspectos acordes contornos antagónicos ambiguos, como la cordura y la locura, del cleuasmo quiasmo río de Heráclito, en que ha de estar embebiendo y margullendo el Derecho Romano, con la justica y el la jurisprudencia, la una de la voluntad y la otra del entendimiento, el Derecho y la Moral, la inteligencia y la responsabilidad, la dignidad de cada hombre de cada mujer y la dignidad de todos los hombres de todas las mujeres, en el cleuasmo quiasmo río efesoíta en que ha de estar abrevando y margullendo la filosofía de las 4E de Maleo, y al través y en de por medio por la calle de en medio el medio maleoiano abismal, que no es mas y más que la diplomacia, lo diplomático.

Con divagancia y sin divagancia, lo diplomático ha de ser un elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementarios congruos coordinados cariñosos, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, en el trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho. Lo diplomático en los aspectos acordes contornos antagónicos ambiguos, del cleuasmo quiasmo río de Heráclito, en que ha de estar embebiendo y margullendo el Derecho Romano, con la justica y el la jurisprudencia, la una de la voluntad y la otra del entendimiento, el Derecho y la Moral. La jurisprudencia, el conocimiento de lo humano y el conocimiento de lo divino, la ciencia de lo justo y la ciencia de lo injusto, aspectos acordes contorno antagónicos ambiguos, tanto como la cordura y la locura, el sí y el no, tanto como la evidencia y la duda, tanto como la afirmación y la negación, tanto como la convicción y la no convicción, tanto como la certidumbre y la incertidumbre, tanto como el exceso y el defecto de Aristóteles, tanto como el tercio excluso y el tercio incluso de Maleo, tanto como la tesis y la antítesis de Hegel-Marx, tanto como lo consciente y lo inconsciente de Cirigliano-Villaverde, y, al través y en de por medio por la calle de en medio de Aristóteles, Maleo, Hegel-Marx, Cirigliano –Villaverde, el medio de maleoiano profundo, que no es mas y más que la diplomacia, o sea, esto es, sin más ni más, lo del Gabo, que es cuestión de nalgas, lo diplomático.

Si lo diplomático es cuestión de nalgas de conformidad con las del Gabo que escribía y escribía por sus nalgas. Entonces sea dicho que a mas y a más de margullir lo diplomático en el río heraclitoiano, ha de resonar en la mesa de las negociaciones de los acuerdos del consentimiento comprobado consuetudinario del Derecho Romano. Ergo vergo sea dicho que al través y en de por medio de la justica y el la jurisprudencia ha de estar lo diplomático. Ergo vergo sea dicho que lo diplomático ha de estar al través y en de por medio de la de la voluntad y del entendimiento. Ergo vergo sea dicho que lo diplomático ha de estar al través y en de por medio del Derecho y de la Moral. Ergo vergo sea dicho que lo diplomático ha de estar al través y en de por medio del conocimiento de lo humano y del conocimiento de lo divino, de la ciencia de lo justo y de la ciencia de lo injusto. Ergo vergo sea dicho que lo diplomático ha de estar al través y en de por medio de todos los aspectos acordes contorno antagónicos ambiguos, tanto como entre el sí y el no, la evidencia y la duda, la afirmación y la negación, la convicción y la no convicción, la certidumbre y la incertidumbre, el exceso y el defecto de Aristóteles, el tercio excluso y el tercio incluso de Maleo, la cordura y la locura de José Ortega y Gasset, la tesis y la antítesis de Hegel-Marx, lo consciente y lo inconsciente de Cirigliano-Villaverde. Ergo vergo sea dicho que ha de estar el medio maleoiano profundo, lo diplomático, al través y en de por medio por la calle de en medio de todos los aspectos acordes contorno contradictorios ambiguos. Ergo vergo sea dicho que el medio maleoiano profundo, no es mas que y no es más que la diplomacia, lo diplomático. Ergo vergo sea dicho que el medio maleoiano profundo es lo del Gabo, no es mas que un que ni es más que un que, es un asunto y una cuestión de nalgas, nadar con las posaderas de lo diplomático, en lo seco y en lo mojado, pa’ mojón decir, dentro y fuera del cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, y siempre la salvación del mundo, lo diplomático. Ergo vergo sea dicho que suelten lo diplomático del diplomático en esta humana humanidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 353 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: