Cáscara Amarga 452

Lo dialógico

Lo dialógico, es un elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementaros congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico. Y, lo de dialógico, deviene de diálogo, que sobreviene del carácter discernitivo del trecho estrecho arrecho derecho duradero del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho. Heráclito lo planteaba que la naturaleza entiéndese con los contrarios, y el entendimiento es de lo dialógico. Heráclito hablaba de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, y, lo de la armonía ha de ser del diálogo. Heráclito hablaba del equilibrio dinámico dialectico difuso dialógico del cleuasmo quiasmo río efesoíta, continente que contiene todos los contenidos de los casos límite contradictorios caliginosos. En Heráclito, ha de apoyarse el Derecho Romano, cuando planteaba que todo el Derecho lo creo el consentimiento, y, el consentimiento es diálogo es lo dialógico de Heráclito. Que todo el Derecho lo constituyó el compromiso, y, el compromiso es dialógico. Que todo el Derecho lo confirmó lo consuetudinario, esto es la costumbre sobre la base de una sostenida servidumbre dialógica.

Con digresión y sin digresión, lo dialógico es un elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementaros congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico. Heráclito planteaba el diálogo, y decía que la naturaleza entiéndese con los contrarios, y el entendimiento es de lo dialógico. Heráclito hablaba de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, y, lo de la armonía ha de ser del diálogo, del cleuasmo quiasmo río efesoíta, continente que contiene todos los contenidos de los casos límite contradictorios caliginosos. El Derecho Romano apoyóse en Heráclito en tanto en cuanto a lo dialógico consentido comprometido consuetudinario, y, la costumbre sobre la base de una sostenida servidumbre dialógica. Lo dialógico, el diálogo, ha de existir entre natura y persona. Lo planteaba el Libertador Simón Bolívar, tanto que para que notárase, redujo, el Libertador, el hexámetro de Quintiliano a un dístico bolivariano, el de natura y el de persona, que era su base de operaciones, la naturaleza de las cosas y el interés instantáneo inspirativo individuo humano indulgente, ahí, afincábase sobre el borrén delantero y el borrén trasero de su topológica silla de montar, que hízole un callo en el culo, y, ganose ese formidable cognomento histórico de culo de hierro, y, con esas poderosas posaderas nalgas de fierro, liberto pueblos naciones y fundo estados y repúblicas. A mas y a más, fundóse en el punto crucial decisivo, entre nación y estado, en el punto inflexivo topológico de su silla de montar dialógica, en de todas sus cartas, a mas y a más, en el pacto con Morillo en Santa Ana con el tratado de armisticio y de la regulación de la guerra. Un pacto épico heraclitoiano dialógico. Asina como el juramento en El Monte Sacro. Asina como el poema Mi Delirio en El Chimborazo. Asina como el discurso de Angostura. El Libertador Simón Bolívar entre natura y persona. Y, a mas y a más, de sostenida servidumbre dialógica y respeto por lo dialógico.

Con divagancia y sin divagancia, lo dialógico es elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementaros congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico. Heráclito planteaba el diálogo, y decía que la naturaleza entiéndese con los contrarios, y el entendimiento es de lo dialógico. Heráclito hablaba de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, y, lo de la armonía ha de ser del diálogo, del cleuasmo quiasmo río efesoíta, continente que contiene todos los contenidos de los casos límite contradictorios caliginosos. El Derecho Romano apoyóse en Heráclito en tanto en cuanto a lo dialógico consentido comprometido consuetudinario, y, la costumbre sobre la base de una sostenida servidumbre dialógica. Hogaño y antaño es lo dialógico, que margulle en el cleuasmo quiasmo río heraclitoiano, y, lo dialógico, condición y característica en ese efluvio flujo difuminado continuo espectral, hácese sentir ahora, con esta espectacular espectral megaelección del 21/11/2021 en Venezuela, vale decir, que el pueblo venezolano clamoroso, invocó invoca invocará siempre una paz dialógica sostenida, en lo político en lo económico en lo social en lo ecológico en lo militar, en todo el quehacer que gravita sobre la humana humanidad del pueblo venezolano, que ha mandado al carajo los criminales agentes épicos de asedios asaltos atentados ayudas bloqueos castigos cercos coerciones compras corrupciones chilladeras demonizaciones desinformaciones falsedades golpes guerras heridas irritaciones jodederas kgadas lamentos llantos lloriqueos magnicidios maltratos maldiciones mentiras migraciones negaciones negociaciones ninguneos operaciones opresiones persecuciones piraterías robos sanciones secuestros sediciones traiciones violaciones wars xenofobias yaceres zorrerías, el pueblo de Venezuela, quiere paz, quiere tranquilidad, quiere dialogo diario sostenido, quiere que le funcionen todos sus servicios, y, a mas y a más, el pueblo de Venezuela es buena paga, y, como es de buena paga, y, bueno de pana, quiere que le cumplan, porque si no con el voto quita y pone al que se hace de la gota vista gorda y no bombea bien la gota agua, no recoge regular bien la basura, no inunda de luz al rancho cocuyo luciérnaga ininterrumpida, y falta el gas pa’ las arepas con mantequilla. ¡Y ahí está el castigo! ¡Con el voto, cambiamos cambio y cambiaremos el coroto! Asina que con lo dialógico vivimos mejor pa’ mojón decir. Con lo dialógico se sostiene gobiernos. Y, lo dialógico tan viejo y tan lejos que está entre natura y persona, a mas y a más, cuando la mano criminal imperial yanqui go home, ha roto el equilibrio ecológico ambiental con el calentamiento global y el cambio climático, que acaba con los recurso de natura en este siglo veintiuno entre suelo y cielo, entre el fontanero y el fuego. Pues, el equilibrio ecológico ambiental musical armónico, hay que recobrar como si fuéramos una sola y sóla orquesta, tanto como el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, Record Guinness 2021, la orquesta, a mas y a más, grande del mundo, con un gran equilibrio ecológico ambiental abismal musical, ese equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico, hay que resaltarlo siempre, que es ya venezolano, lo dialógico armónico ambiental, con el Sistema de Orquesta. Luego la divisa de ahora en lo adelante es diálogo y diálogo, remate terminal dialógico.

Si lo dialógico es elemento esencial de todos los casos correlativos contorno caliginosos complementaros congruos coordinados, de equilibrio dinámico dialéctico difuso. Entonces sea dicho que lo dialógico es de Heráclito. Ergo vergo sea dicho que lo dialógico lo planteaba Heráclito y decía que la naturaleza entiéndese con los contrarios. Ergo vergo sea dicho que el entendimiento es dialógico. Ergo vergo sea dicho que Heráclito hablaba de las sucesiones armónicas simultáneas contradictorias, y, lo de la armonía ha de ser del diálogo, del cleuasmo quiasmo río efesoíta, continente que contiene lo dialógico. Ergo vergo sea dicho que lo dialógico ha sido del Libertador Simón Bolívar. Ergo vergo sea dicho que lo dialógico ha de ser siempre de doctrina ideológica avanzada cáscara amarga de la unidad de la lucha de los contrarios de Heráclito Bolívar Hegel y de Marx, y, esencialmente, de los venezolanos. Ergo vergo sea dicho que la lección de las megaelección venezolana del 21/11/2021, ha sido lo dialógico. Ergo vergo sea dicho que impúsose lo dialógico político económico social militar ecológico comunicacional. Ergo vergo sea dicho siempre ¡Sea la paz y sea lo dialógico venezolano!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 282 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor