Auditórium

Venezolano: ¡La abstención, es una soberana estupidez!

"Mi abuelo era un hombre valiente, solo le tenía miedo a los idiotas. Cuando le pregunté, ¿por qué? Me respondió: porque son muchos... y al ser mayoría, eligen hasta el presidente". Fin de la cita. Facundo Cabral.

Llevo bastante tiempo viendo cómo en las redes sociales, y demás portales de comunicación digitales, algunos "politiqueros" promueven la idea de la abstención, como contra propuesta, a estas elecciones regionales del 21 de noviembre del 2021. Lo cierto es que detrás, de estos comicios esta tendencia se pueda estar disparando. Es cierto que, si hubiera cero votos en unas elecciones, sería un mensaje aplastante para toda la clase política. Pero sabemos que eso no se va a producir. Es importante conseguir un cambio a través de la vía electoral de la mejor manera posible.

Sabemos que nunca se va a conseguir el 100% de abstención en ningunas elecciones, lo único que se logra promoviendo la abstención, es que esas "estupideces mínimas" den la mayoría absoluta a los mismos de siempre. Abstenerse hoy día equivale a permitir que los malos gobiernen. Algunos tísicos intelectuales dicen que abstenerse es revolucionario, esa vaina estúpida no lo es, mas bien es contrarrevolucionaria, y reaccionaria.

"Mi voto no cambia nada". Es el argumento más usado por la idiotez abstencionista. Ya no es de ahora, que esa tendencia abstencionista sigue jodiendo, sino de siempre. Toda la vida ha habido gente que no vota, bien por falta de interés, bien por falta de conocimiento sobre quién favorecería mejor sus intereses, o bien por falta de esos mismos intereses. Es más fácil diluirse en la masa y auto castigarse con decir "sólo soy un grano de arena en el desierto" que informarse, leerse los programas de los candidatos a alcaldes, y gobernadores, compararlos, sacar conclusiones... Curiosamente, siendo el abstencionista más tradicional, el que menos molesta, ya que generalmente no vota pero tampoco opina. Al menos tiene cierta coherencia. Dentro de lo malo, que es que no le importa, un pepino el futuro de Venezuela, lo único bueno, es que al menos mantiene la coherencia de callarse si no participa. También por eso pasan muy desapercibidos. Lo malo es que, como dice la famosa cita, "si nos desentendemos de la política, la dejamos en manos de los peores hombres".

Así que sólo le queda votar a quien crea que puede solucionar los problemas del municipio, y del estado, en vez de convertirte, por acción u omisión, en cómplice del saqueo.

"Todos los políticos son iguales, prometen para llegar, y no cumplen". Al igual que el primer argumento, es viejo, manido, y aburrido. Si se tiene esa impresión de los políticos, es porque estás acostumbrado a esos políticos que mienten en campaña, que incumplen sistemáticamente su programa, que se han turnado el poder con tu voto o sin él. Pero, si estás harto de eso, omitir tu voto no es útil. Si estás harto de eso, lo que tienes que hacer es emitir un voto que contribuya a que gobierne alguien que no haya gobernado aún. Otra cosa es que te hayas dedicado a votar a los mismos que, a según, te defraudaron.

No se puede cambiar el resultado haciendo lo mismo. Precisamente, el poder que te da la democracia es que puedes quitar del poder a quien te decepciona, y darle la oportunidad a otro que pueda hacerlo mejor. Cuando la gente no vota, olvida que sólo demuestra tener el poder un día cada cuatro años, y no saber qué hacer con él.

Somos el producto de nuestras decisiones políticas, y aunque lo tengamos claro o no, algunas de esas decisiones, por insignificantes que parezcan, nos perseguirán por el resto de nuestras vidas. La debacle económica que ha sufrido Venezuela, solo es comparable con aquellas naciones que han sufrido una guerra devastadora, pero jamás para un país con las mayores reservas petroleras del mundo. Según los expertos, la destrucción de la industria petrolera venezolana es tan grave, que se necesitarían unos 300 mil millones de dólares, y unos 15 años de trabajo continuo, para llegar a una producción promedio diaria de 3 a 6 millones de barriles. Con el agravante, que los años de vida que le queda al mercado petrolero, producto de las energías no renovables. Es inconcebible en el país, que la clase dirigente haya vilipendiado la oportunidad histórica que nos regaló la naturaleza, y que sus 300.000 millones de barriles en reservas, se queden bajo tierra por culpa de unas malas decisiones electorales.

La verdad, ni todas las facultades de psicología en el mundo, pueden explicar el tamaño de semejante desastre, el país que hasta hace 30 años era llamada la "Venezuela Saudita". En la Venezuela del siglo XXI, hoy solo se exhibe pobreza emocional, ahora con la llegada de los alacranes, una conducta delincuencial, impulsividad, falsedad, y manipulación.

Es increíble cómo la decisión del voto ilusionado en estos últimos 20 años, al mejor estilo de lo relatado por Facundo Cabral, en la cita que encabeza este artículo nos haya traído semejantes consecuencias desastrosas a los habitantes de Venezuela, cuya juventud opta por huir del país ante la falta de oportunidades. Y muchos venezolanos, con la perversa abstención sigamos siendo testigos de este macabro acontecimiento, seguimos empecinados en elegir, al mejor estilo del relato de Facundo Cabral, cuando se permite que la Isla de Margarita en el estado venezolano de Nueva Esparta, hoy tomada por árabes e Iraníes, este a punto de ser convertida en una nueva "Franja de Gaza" ¿Esta vaina es revolucionaria? ¿Solamente les pregunto a los máximos representantes de esta desviada conducta política en el país?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 582 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: