Diosdado pa acá, DIosdado pa allá. Diosdado pa todo

Empezando por mí que, cuando se me generan ciertas angustias, he gritado a Diosdado Cabello por estas páginas pidiendo su ayuda.

Pero pueden notar que no ha sido solo una maña, si se quiere, mía. Muchos, y a cada rato, titulan sus artículos con ese nombre mágico, que nos recuerda que fue dado por Dios a esta Venezuela y, si viene de Dios, pues entonces milagros deben ocurrir.

Es que este personaje, como lo señalan, el segundo del gobierno bolivariano luego del presidente Nicolás Maduro, tiene características que hacen imaginarnos que él puede, podrá, con todo lo que se le ponga.

Y no solo nosotros, comunes mortales. También el mismo gobierno bolivariano se apoya fuertemente en tanta competencia y habilidad, en su firmeza de carácter. A veces hasta injusta, pero que pareciera ser tolerada por ser un mal menor. Sin embargo, permítanme la dispersión, no siempre es un mal menor, ha generado situaciones que algunos caracterizan de sectarismo, las cuales lucen extraordinariamente injustas, inadecuadas, y le resta confianza y credibilidad a su figura como un político probo, equitativo, razonable, justo. Valga la redundancia.

Recuerdo, por ejemplo, los viajes del diputado Diosdado a China en el 2019, buscando mejorar los lazos de cooperación con uno de los "principales socios de Venezuela". Y esos viajes al parecer están dando sus frutos, sobre todo cuando percibo que Jesús Farías (impulsador de las llamadas ZEE) acompañó a Cabello en ese viaje; y ahora se está reanudando, en la faja petrolífera del Orinoco, una zona de economía especial (ZEE) con la empresa Corporación Nacional Petrolera China (CNPC), gigante chino que vuelve luego de un año de bajo perfil a hacer negocios con Venezuela https://youtu.be/g9ganfy6QQ0.

Pero el diputado Diosdado Cabello también es Vicepresidente del PSUV, un partido político, como me ilustra mi amigo secreto Diógenes, con más de siete millones de militantes, lo cual lo hace el partido más grande de América del Sur, siendo el número 11, entre los mayores del mundo.

Diosdado Cabello no solo se traslada a China para acentuar las relaciones en este período de bloqueo que vivimos, sino que también fue designado por el Presidente para revisar con urgencia el sistema penitenciario del país. En pleno período de primarias.

Apreciados lectores: ¿No se le ocurrió a Nicolás Maduro comisionar, por ejemplo, a la vicepresidenta de la Asamblea Nacional? ¿A la diputada Iris Varela, alias "Fosforito"? Precisamente fue a ella quien el Comandante Hugo Chávez designó para resolver, desde aquellos tiempos, el problema penitenciario en el país. Pues no, Diosdado véngase pa acá. Y tuvo dos meses de tiempo, un período récord en verdad, para constatar y emprender lo que fuese adecuado en todos esos centros con detenidos aún sin procesos. En plena pandemia, en pleno bloqueo, con grandes dificultades para atender poblaciones concentradas en esos espacios, según se ha dicho, lugares con hacinamiento. Algo de evitar con urgencia.

Espero con ansia, como sé bien también ustedes, los resultados de esa cayapa judicial en todo el país.

No solo eso, sino que el muy solicitado diputado Cabello debe atender toda la cuestión electoral del gigantesco partido y de sus aliados. A muy pocos meses de las mega elecciones que significan, como siempre, un gran reto para la revolución bolivariana, cada vez más, pues, los riesgos cursan en sentido directamente proporcional con la situación del país bloqueada. Al igual que la dignidad y conciencia del venezolano.

La figura de este personaje, segundo de la revolución, llega incluso más allá, manteniendo su programa semanal que lleva ya casi cuatrocientos números y que Diógenes, mi amigo secreto, a pesar de no vivir en Venezuela, no se lo pierde.

Con gran atino, El Mazo Dando, desmonta en la cartelera las ridiculeces y cinismos de la oposición, pero también nos recuerda a Chávez en sus alocuciones inmemorables. Además, ha terminado por convertirse en un programa cómico al hacernos reír a más no poder con el liberalismo sexi de maricori, o el Bugs Bunny que anuncia a Franceschi, bailando "mi burrito sabanero" (mascota de nuestro grupo de alumnos desde donde sea), o al mostrarnos la monita tecleando a toda velocidad intentando, sin éxito, traducir a Juanito Alimaña.

Además de todo lo anterior, como si fuese poco, venimos varios por este portal a exigirle por ¿productos perdidos de las cajas de CLAP?, ¿acusando a candidatos del PSUV de, por ejemplo, regalar mortadelas? Otros, como yo misma, ¿al pedirle que ayude a prevenir el lamentable feminicidio, usando a sus cuadrillas de patriotas cooperantes?

Y con ello llega un lector que me acusa de contra revolucionaria pues, exigiendo de tal manera, le achaco a la revolución esos crímenes previsibles, intentando inundar de zapatos rojos todas las plazas Bolívar de esos lugares.

Pues señores, el diputado Diosdado da para todo eso y más. Mientras el presidente Nicolás Maduro atiende sus funciones de estado, por cierto, extremadamente complicadas debido a las circunstancias excepcionales que vive Venezuela, su segundo a bordo atiende los reclamos diarios, no solo los del partido, sino a los chavistas y a cualquiera que, a través de este portal, deseamos elevar nuestras críticas, sentir que nos deben respuestas y, por supuesto, intentando que nos hagan caso.

¿Alguno ha recibido respuesta?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 666 veces.



Flavia Riggione

Profesora e investigadora (J) Titular de la UCV.

 flaviariggione@hotmail.com

Visite el perfil de Flavia Riggione para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: