Reconocer al enemigo


Los medios de comunicación, que en un principio fueron concebidos para aportar en la formación; ahora están secuestrados y manipulados para el maléfico fin que la burguesía los utiliza.

No tanto como en años anteriores, debido a que en la actualidad las redes digitales le han quitado protagonismo: pero su plan es destructor y no tiene términos medios, siguen penetrando, en los sectores más humilde de la población.

Se robaron la idea primaria de sus inventores; los fueron manipulando desviando hacia su intereses; ahora son su trampolín de soporte para mantenerse en el poder.

Son el arma principal con que cuenta el capitalismo en este tiempo; es el método y la insistencia en usarlos para mentir y con ellos sustentar lo que de ninguna otra forma podrían.

Lo que llamamos en los medios, producción: requiere de condiciones técnicas y preparación, para hacer de la imagen y contenido algo pedagógico al oído y a la vista; lo más parecido a la verdad; que si no está bien hecho, se convierte en una mentira y su uso en un peligro para la humanidad, peor que la pólvora; porque va directo a la psiquis y en vez de matar de una vez; lo hace poco a poco, convirtiendo a los seres, con facultades de pensamiento equilibrado, en eunucos mentales, capaces de no aceptar lo necesario y convertirse en zombies insensibles, que disfrazan su alrededor de mentiras, al servicio de intereses oscuros, para mostrar debilidades y distorsionar lo que parece, aún sabiendo que no es verdad.

La mentira que se prepara hoy en día por el mal uso de los medios; no puede ser asumida como verdad, porque está construida con fines distintos a los primarios que deberían cumplir los medios.

Con el apoyo del poder mal utilizado; están cambiando los principios naturales e imponiendo formas de vida construidas de mentiras impuestas, que vienen cambiando las verdades; que aportarían para sostener por más tiempo la humanidad.

Sería bueno entrenar personas con fundamento político equilibrado: que propusieran formas para preparar en lo mínimo y que en próximos eventos se note menos errores, para no desviar conductas con la imagen que hoy se ve.
En cada movimiento, hay una intención velada a mostrar lo que en el fondo sabemos es contrario; el medio es muy poderoso pero: en una conciencia revolucionaria hay que agudizar los sentidos, para que el pensamiento esté presto a entender un poco más allá de lo que el emisor pretende; los errores se cometen empujados por la inmediatez; dejando de lado la verdadera base de la revolución que es la formación, para seguir insistiendo en PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.

SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.

HAZTE CONCIENCIA.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 445 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor