A feminizar a la patria matria

La exigencia de paridad de género en la postulación de candidatas y candidatos elegibles en los distintos procesos electorales venezolanos brinda a las féminas -y a los hombres no machistas- que resulten electos, la oportunidad de aprovechar sus nuevas posiciones para feminizar nuestra sociedad. Para fomentar y poner en práctica maneras de ser y de actuar solidarias orientadas al respeto y cuidado de la vida, de los otros y de la naturaleza.

En esta época tan convulsa, de transición hacia un futuro desconocido, es importantísimo votar por quienes tengan interés y la capacidad para trabajar de la mano con las comunidades por la erradicación de las actitudes patriarcales subyacentes tras todo sistema basado en el dominio y la explotación de unos pocos a unos muchos. Actitudes patriarcales naturalizadas y globalizadas como nunca antes por los líderes económicos y políticos del sistema capitalista. Ampliamente cuestionadas hoy desde distintos puntos de vista pero lamentablemente impuestas y practicadas a diario por miles de millones de seres humanos.

Trabajo contracultural muy complejo pues implica enfrentar valores y patrones dominantes en nosotros mismos. Implica cuestionar con ojo crítico sus manifestaciones en nuestro entorno con el fin de impulsar su sustitución por valores y relaciones respetuosas, justas y equitativas. Afortunadamente las nuevas autoridades estadales y municipales cuentan para ello con la valentía y solidaridad ancestral de las venezolanas, potenciadas durante estos últimos años a través de sus participación activa predominante en organizaciones y movimientos sociales comunitarios. Pues solo con entreayuda institución - comunidad se podrá ir superando:

-la Valoración de rasgos, actitudes y actividades basadas en la fuerza por sobre las patriarcalmente descalificadas como "femeninas"

- la rigidez jerárquica y operativa de las estructuras propias de la sociedad burguesa presentes en todos los ámbitos de nuestra vida

-las relaciones económicas y sociales de dominación/explotación/abandono inherentes a esas estructuras. La violencia y los abusos de quienes ocupan posiciones de "jefes" en la familia, en centros educativos, en el gobierno, en el trabajo, en el comercio, en los medios, etc,

- la tendencia de clasificar a los "otros" como superiores o inferiores, base de toda discriminación y del uso de la información, del conocimiento y de la tecnología para el control, el saqueo, la explotación y la aniquilación de esos otros.

Es imposible transformar nuestra sociedad en función del buen vivir material y espiritual mientras no se identifiquen y desenmascaren las creencias y las narrativas que nutren y justifican todo el andamiaje patriarcal. Mientras no se vayan sustituyendo las relaciones de dominación por relaciones solidarias.

Mientras no se feminice la Patria Matria.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 403 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor