Nos engañaron...

Desde un principio, nos engañaron con lo de la costilla de Adán, la serpiente, el pecado original, la terrible culpa y demás. Nos engañaron con la virgen y la cruz y también con el cuentico aquel del cielo y el infierno. Nos dijeron que Atenea era blanquita como mármol y resultó que Atenea era africana y negra.

Nos engañaron con sus conceptos sobre el arte y la belleza, con aquello de la superioridad de las "razas" arias, con el darwinismo y su supervivencia del más fuerte.

Nos engañaron con el supuesto "descubrimiento" y la subsiguiente invación, genocidio y saquéo de un continente entero, Saquéo que financió la construcción de La Europa que tanto admiramos.

Dijeron que los indios y los negros no tenían alma para poder justificar las masacres y la esclavitud. Esclavitud que financió al capitalismo, un sistema que desde sus comienzos viene chorreando sangre, envuelto en la explotación y la violencia.

Nos engañaron con el Cisco Kid y su amigo indio "tonto" (asi se llamaba en la serie en ingles). Nos mintieron con lo de los buenos y pacíficos colonos puritanos que solo buscaban tierras para sembrar y que eran atacados sin razón por los salvajes e incivilizados nativo americanos. La historia es definitivamente al revés. Los originarios del norte al igual que los del centro, del sur y del Caribe solo defendían sus tierras y su estilo de vida y fueron masacrados por eso. La estructura social y política de la confederación Iroquesa, el rol de las mujeres y su participación en la toma de decisiones, la propiedad común de la tierra y el respeto por la madre naturaleza, la ha vuelto objeto de estudio de muchos (Incluso de Marx) y está ya demostrada la influencia que estas estructuras tuvieron en la elaboración de la constitución de los Estados Unidos. Aunque con esta constitución y sus padres fundadores también nos engañaron vilmente. Todos ellos eran terratenientes y esclavistas y solo pensaban en el beneficio de las elites.

Nos engañaron con lo de que el capitalismo es el mejor y el único sistema posible y que no hay alternativas. Nos engañaron y nos siguen engañando con lo de que la avaricia y el individualismo son buenos porque cuando alguien triunfa individualmente luego ese éxito se traduce en bienestar para la sociedad, nos mintieron con esa infame y falsaria teoría del goteo. Para que exista riqueza extrema en un lado debe existir miseria y escasez en otro.

Nos siguen engañando haciéndonos creer que algún día, si en verdad nos esforzamos, seremos ricos y famosos. El que no se hace multimillonario es porque no quiere, y en consecuencia el pobre es pobre porque le da la gana. Y nos engañan aún más descaradamente con su teología de la prosperidad. Dios premia a quien se lo merece, los demás son pobres también porque se lo merecen, nada que hacer. En un mitológico cielo espiritual los pobres serán los primeros y disfrutarán de lo que nunca tuvieron acá en el planeta tierra. Mientras el puñado de "elegidos" se escapan con el botín entre lujos, lujuria y privilegios.

Nos engañaron con lo que las guerras imperiales siempre son por causas justas y nobles. Mienten cuando hablan de "intervenciones humanitarias" y mucho mas cuando hablan de guerras por razones humanitarias y de su infame R2P ( responsabilidad para proteger) no se protege a nadie afixiandolo, hambreandolo o bombardeandolo sin piedad ni discriminación, como ya es costumbre para los poderosos.

Nos engañaron con el cuento de la libertad, el liberalismo y los libertarios. Nos engañaron con las revoluciones, las armadas y las de colores. Nos engañaron con la independencia y la libertad, nunca nos han dejado ser libres e independientes.

Nos siguen engañando con una supuesta democracia en un sistema mundo donde mandan unos pocos plutócratas enfermos por los que nadie nunca ha votado y que desde sus cómodas poltronas en Davos planean un supuesto "reseteo" del capitalismo para reiniciar la explotación y el saqueo y deciden, entre sonrisas hipócritas y golpes de pecho, el futuro del planeta y de todos nosotros.

Y ahora, en la etapa superior del colonialismo, la dictadura de las grandes corporaciones ha emprendido la conquista total. La colonización de nuestras mentes y de nuestros espíritus. Muy pronto el engaño se volverá una falsa verdad verdadera... viviremos ahora si, la narrativa que dicten sus sacrosantos algoritmos. Algoritmos que como todo, serán controlados por una mano invisible, como esa que controla el mercado y que solo beneficia a los "elegidos" de un dios egoísta e injusto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1002 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: