Mi palabra

Fake news orgasmos precoces

"Di de vez en cuando la verdad

para que te crean cuando mientas"

Jules Renard

Le comentaba a un amigo, después de haber leído dos artículos de Luis Britto García (LA COMUNICACIÓN EN LA ERA DE INTERNET) y además seguir con la atención de un buen alumno a la distancia, las clases magistrales del profesor Vladimir Acosta, el cual permiten conocer lo que significa el imperialismo en toda su magnitud en estos momentos. Todo esto sirve para salir a la calle totalmente inmunizado, y poder rechazar, cuanta falsedad se le ocurre a la oposición siguiendo las directrices comunicacionales emanadas de cualquier gobierno instalado en la Casa Blanca. Le decía en una amena conversación lo siguiente: "Los primeros engañados con las noticias falsas o Fake news lanzados por los opositores, y el aparato mediático del imperialismo, son sus mismos partidarios, y un porcentaje muy bajo de los seguidores del gobierno; a los primeros el odio no los deja pensar, y los segundos han aprendido en medio de la lucha a discernir entre lo falso y lo verdadero".

En medio del fructífero diálogo, con varios temas referidos, especialmente el deporte, y la política, me hizo la siguiente pregunta, como poniendo en duda mi opinión: ¿Por qué dices eso; cuáles son tus argumentos? Dejé pasar un breve tiempo, después de hacerle un comentario sobre la actuación y el brazo respetado de Ronald Acuña Jr., cuando dispara a las bases en las grandes ligas; para luego hacerle una explicación de mi manera de juzgar esos dardos envenenados: "Te pongo dos ejemplos muy claros, y quien no los quiera entender, es porque está a merced del enemigo por la cantidad de tóxicos acumulados en la mente: el primero, han tratado de crear la matriz de opinión, que, Maduro, y el gobierno no dejan llegar las vacunas para enfrentar la pandemia. El segundo caso, el cual regaron, como pólvora, otro FAKE NEWS mal condimentado, es el siguiente: ¡El TSJ ha ordenado a la Universidad Central de Venezuela, concederle el título Dr. Honoris causa en filosofía al presidente Nicolás Maduro!

Las dos informaciones recibieron una respuesta certera, en calientico con marcadas X, o los dos brochazos cruzados para borrar cualquier intento de seguir engañando o pescando incautos, aunque los opositores siguen demostrando una conducta, como los masoquistas, cuando los maltratan en el acto sexual, con la particularidad que, rápidamente multiplican el mensaje, totalmente convencidos de haber visto la verdad danzando antes sus ojos, creándole delirios de felicidad, como si, estuvieran en el punto máximo de la relación sexual, sin importarles de haber sido utilizados, como auténticos preservativos sexuales, porque ni siquiera pueden ser comparados con el uso de las mascarillas anti-Covid; un porcentaje muy alto, los usa, los lava y los vuelve a utilizar, algo que no se debe hacer.

Esta práctica de engañar utilizada por sectores de la derecha en América Latina, les ha dado muy buenos resultados en algunos países, porque la ignorancia no es fácil de borrar de la mente del ser humano; lo que acaba de suceder en el Ecuador, es producto de la forma, como el imperialismo, estudia el comportamiento de los electores en el menor tiempo posible, para que acepten monstruosidades, que lógicamente van en detrimento de su propio bienestar: un millonario lo llevan a un laboratorio lo estudian y después lo presentan, como la solución a los problemas. Este caso se me asemeja a lo ocurrido en Venezuela, con Carlos Andrés Pérez –por supuesto guardando las distancias– quien, después de haber sido ministro de Rómulo Betancourt, un asesino a toda prueba, luego lo presentaron, como un inofensivo candidato brincando charcos en campaña, hasta convertirlo dos veces presidente de la República de la cuarta; en la quinta no han visto luz, a pesar del apoyo incondicional del imperialismo.

Definitivamente la guerra de la información cada día va en incremento, pero, con la particularidad que, el imperialismo antes la cantidad de derrotas y al saberse descubierto, como los jugadores acostumbrados a la trampa, busca nuevos métodos de penetración antes las masas –electores– y para esto necesita de una oposición apátrida en quien delegar funciones con el libreto renovado, y para esta maniobra trata en lo posible de utilizar personajes muy parecidos a los que quiere engañar; extraídos, como en una intervención quirúrgica. Guaidó en su momento representaba para la derecha venezolana un experimento muy bien estudiado, pero, como siempre despreciando la capacidad de resistencia y patriotismo de los venezolanos. Han fracasado por mar, aire y tierra, pero siguen con sus noticias falsas, auténticos traki-traki mojados, y solamente las redes sociales les sirve para tener sus orgasmos políticos, pero muy precoces.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 852 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: