Fragmentos de la realidad

Vendidas millones de vacunas, ahora si comenzarán a ofrecer medicamentos que destruyen el virus

Desde el mes de marzo de 2020, hemos estado recibiendo una avalancha de informaciones, muchas veces asertivas, pertinentes, pero también contradictorias, erráticas y algunas resultan muestras contundentes de los poderosos intereses económicos-financieros y geopolíticos de grandes grupos empresariales y Estados/Gobiernos con poder global y regional, con respecto a la agresiva/destructiva presencia del Virus tipo Corona (SARS-CoV-2) y sus variadas cepas en gran parte del mundo. En muchos casos hemos observado la presencia perversa de asumir la enfermedad pandémica y sus graves consecuencias contra la estabilidad emocional y económica, la buena salud y la preservación de la vida humana, como el Gran Negocio Billonario (tipo pandemia, en su expansión/cobertura) del siglo XXI. Esas perspectivas informativas han circulado mundialmente y en tiempo real por medio de los diversos instrumentos de comunicación nacionales/internacionales, así como las noticias y opiniones que nos llegan desde las fuentes más variadas, incluyendo organismos internacionales multilaterales adscritos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como son la Organización Mundial de la Salud (OMS). También hemos accedido a diversas informaciones emitidas desde voceros de Estados y Gobiernos del mundo, así como muchas expresadas por ejecutivos de las propias empresas de inversiones, productoras de medicamentos, materiales, equipos del sector salud y por supuesto las grandes fabricantes de vacunas.

En paralelo hemos leído y escuchado desde marzo 2020 hasta marzo 2021 las opiniones nacionales e internacionales de médicos con diversas especialidades, científicos e investigadores de laboratorios públicos y privados, activistas políticos, miembros de las más diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG`s) quienes reciben variados financiamientos internacionales, profesionales y grupos dedicados a difundir opiniones, informaciones y también otros orientadas a construir matrices de opinión, estimulando sensibilidades previamente estudiadas y sugeridas por quienes trabajan para los grupos que se aprovechan de las debilidades, fragilidades y miedos de los seres humanos. Este escenario de pandemia viral mundializada y grave quiebre de las economías nacionales, que se retroalimentan en su grave daño contra la salud, el bienestar, las actividades laborales, la movilidad, el acceso a los alimentos, medicamentos y servicios en general y el quiebre del ahorro, por parte de las inmensas mayorías de seres humanos, sus grupos familiares, todo lo cual conforma una dramática experiencia para las culturas humanas, inédita por sus especificidades, cobertura e impactos en el largo y milenario transcurrir de nuestras vidas en comunidad.

En medio de todas esas cantidades inmensas de informaciones, opiniones, interpretaciones, confusiones y manipulaciones informativas, estamos más de 7.600 millones de habitantes de este universo poblado y amenazado por agresivos microorganismos y agentes patógenos con variadas capacidades de contagio y ocasionador de daños, pero también amenazados por ese aproximado 2 % de seres humanos que manejan, administran, acuerdan y ejecutan las más importantes decisiones nacionales e internacionales que se refieren a la sustentabilidad de la vida en el planeta tierra.

Desde que comenzaron a circular y expandirse por las más diversas regiones del mundo, las contagiosas, variadas y agresivas cepas de este Virus del tipo Corona, denominado SARS-CoV-2 (Síndrome Respiratorio Agudo Severo por Corona Virus 2) que desencadena diversas patologías/enfermedades definidas como Covid-19 (Virus Corona del 2019), algunas voces de científicos e investigadores de diversas disciplinas, han manifestado su preocupación por la ausencia del desarrollo de investigaciones y propuestas científicas para construir diversos y masivos medicamentos dirigidos a neutralizar, atacar y destruir al virus en sus avanzadas colonizadoras, modificadoras, multiplicadoras y destrucción ejecutadas contra las células humanas. Parece que el objetivo fundamental, primario y concentrador de esfuerzos e inversiones durante el año 2020, se orientó a garantizar la venta mundial de cientos de millones de dosis de las variadas vacunas, todas en procesos de experimentación entre los humanos y casi todas construidas como ARNm mensajero (Acido Ribonucleico mensajero) y no desde las propias cepas patógenas atenuadas de virus como antígenos propiciadores de respuestas inmunológicas. La gran mayoría de las vacunas que se han construido desde la antivariólica con Edward Jenner entre 1796-1798, se han construido utilizando material obtenido desde los propios organismos patógenos como los parásitos, bacterias o virus.

Ojalá los anuncios que han comenzado a manifestar algunas de las grandes empresas farmacológicas que dominan la producción y la comercialización de estos productos a nivel mundial, realmente se orienten ahora hacia la producción y puesta en los mercados de la diversidad de medicamentos antivirales que permitan asumir tratamientos eficaces contra este tipo de virus y sus variadas cepas, bastante estudiados y conocidos desde hace años en los laboratorios de las grandes empresas internacionales de la farmacología. A estas alturas, ya las grandes empresas que se dedicaron a construir vacunas contra el SARS-CoV-2, han logrado consolidar contratos internacionales de compras/ventas de vacunas por cientos de millones de dosis, las cuales representan ingresos por BILLONES DE DOLARES. Ahora es indispensable, necesario, imperativo y vital que quienes conformamos esa inmensa mayoría de habitantes del planeta TIERRA sigamos asumiendo las más estrictas medidas sanitarias preventivas, mejorando el consumo de productos naturales accesibles que permitan fortalecer siempre el sistema inmunológico, manteniendo además rutinas de limpieza/gargarismos varias veces al día, usando ingredientes alcalinos como la sal, limones, bicarbonato y el agua entre caliente/tibia que convierten las áreas de ingreso del virus (boca y nariz o vías respiratorias) en una efectiva alcabala para neutralizar y destruir el virus en sus primeros días de contagio sintomático o asintomático.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 908 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas