Mi palabra

La vacuna mata viejitos ¿Cómo me escapo?

"La peor vejez es la del espíritu"

William Hazlitt

Son varias las informaciones aparecidas en los últimos días, de muertes de ancianos, después de aplicarles la dosis para prevenir contra el covid-19. El número por supuesto es muy bajo, en comparación con la cantidad de personas vacunadas, pero no deja de preocupar; más, cuando el mundialmente conocido laboratorio –Pzifer– reconoce el resultado negativo en la llamada tercera edad o postrimería de la vida; como para sacudir el refrán: ¡Peor el remedio, que la enfermedad!

Estas noticias se las he dado a conocer a unos amigos, algunos de ellos con más años, que los míos, y las reacciones han sido tan chistosas, que he terminado compartiendo las sonrisas, porque nuevamente queda demostrado, la vejez depende de la actitud antes la vida, y me permite recordar un pensamiento de un ilustre venezolano, el médico pediatra Pastor Oropesa, a quien meses antes de morir le hicieron una entrevista, y de manera muy sencilla e ilustrativa nos describió esa etapa de la vida: "Llegar a viejo sin el hábito de la lectura y la música debe ser muy aburrido" al que siempre le agrego: el deporte, cuando se refieren a ese camino, en el cual no hay retroceso.

Uno de estos amigos, quien se encuentra rondando los 80 años, siempre me lo encuentro, como si estuviera viendo una tira cómica; a todo le saca punta, como dicen los llaneros, y apenas le leí la siguiente noticia: "El Instituto de Salud Pública de Noruega advirtió que las vacunas contra el coronavirus pueden ser riesgosas para los mayores de 80 años y pacientes con enfermedades terminales. La advertencia tuvo lugar tras confirmarse que 23 personas fallecieron luego de aplicarse la vacuna de Pfizer –BioNtech. Todos los decesos se produjeron en hogares para ancianos y todos eran mayores de 80 años" Soltó la carcajada, y viéndome con el rostro como si, no había oído nada se recreó al hablar: "Eso, es por allá por donde usted vive, aquí no hay viejos, y menos viejitos".

Después de disfrutar este agradable momento al ver una persona lleno de optimismo y enfrentando la vejez, como si, estuviera comenzando otra etapa de la vida, con la juventud nuevamente programada. Me dio por llamar a otro compañero para hacerle el mismo comentario, quien hace rato pasó por los 80, y las veces que le pregunto: ¿Cómo estás? Responde sin quebrarse mucho la cabeza, pero con dos verdades irrefutables: la primera ¡Estoy bien, de lo que no mejoro es de la edad! la segunda ¡Estoy mejor que Concho Quijada! Concho, fue un prospero empresario, y murió hace más de 4 años dejando bastante con que vivir un batallón de hambrientos; mi amigo, a pesar de todas las limitaciones y una pandemia asechando, está, como las palmeras se mece, pero no cae; sin comentarios.

El que si me dejó, dudando y pensando, de lo difícil de ver priorizar los últimos días de vida de los ancianos en un mundo cada día más enredado, donde el poder del dinero impone las reglas, fue un compañero a quien tengo años conociendo, pero el pesimismo le pesa tanto, que cada día lo veo más doblado y apenas le hice referencia de estas noticias negativas (mentar la soga en la casa del ahorcado) el rostro le cambio, como si había oído la sentencia de muerte, para finalmente desahogarse: ¡Los viejos no ganan una; si, me apuran mucho voy a pensar que los ancianos los pueden utilizar para probar las vacunas. Cuando algo favorece a los viejos, rápido lo desbaratan; pongo la pensión, como ejemplo, llegó Chávez la aumento y servía para resolver algunos problemas, pero con el criminal bloqueo y el dólar la desaparecieron, que ni me acuerdo, cuando la pagan!

Total, tenemos que tener presente en ese camino por andar, en el cual la meta es llegar a viejo, tan productivo, como algunos personajes que registra la historia el cual pasaron de los 80 dando luz a millones de habitantes en el mundo; pero para esto se necesita estudiar, y no olvidar, que la juventud, es apenas una corta etapa en la vida, como lo dejó en un pensamiento el escritor Michel de Montaigne: "Es una desgracia que haya un intervalo tan pequeño entre el tiempo en que somos demasiado jóvenes y el tiempo en que somos demasiado viejos" Sin dejar de tener presente a Calderón de la Barca, cuando dijo: "La muerte siempre es temprana y no perdona a nadie" Lo que llama la atención en estos momentos de una pandemia desatada, es, que un país, como Noruega con una población con algo más de 5 millones 300 mil habitantes, apenas empezaron aplicar la vacuna los primeros resultados son negativos ¡Y entonces!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1596 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: