Crítica ácida

Cambiemos o nos ahogaremos carajo (1 de 3)

El AÑO NUEVO venezolano en los primeros cuatro días expone la absoluta libertad de expresión que tenemos bajo un gobierno socialista, algunas web por intereses simiescos, gatunos, o perrunos intenten esconder ansias materialistas, e igual que animales ocultándose "dejan la cola afuera". En sus primeras 72 horas el 2021 vino cargado de reclamos al gobierno, explicados con detalles e influencia comunicacional en medio del descanso obligado por la pandemia Covid 19, escribidores que expresan descontento sin temor alguno.

Los defensores del socialismo siglo XXI como modelo infinitamente superior a la bestialidad capitalista, y sin abandonar la autocrítica, tenemos imperiosa necesidad de demostrar con mayor fuerza histórica que los errores humanos perjudican, en este caso al protagonismo revolucionario bolivariano, antiimperialista y participativo, protagónico y socialista venezolano. Quienes toda la vida hemos abundado en razonar por qué el socialismo no obedece la barbarie capitalista mundial, describimos el ataque a los beneficios sociales venezolanos, urdido por manejadores diabólicos de la política mercantilista nacional e internacional.

Nos embarga de tristeza a revolucionarios de izquierda la penetración a la revolución bolivariana por viciosos de la democracia fingida, supuestamente "representativa", que en la práctica entregaron su patria a la dominación de gobiernos gendarmes del globo terráqueo, los que insisten en sus amenazas aunque estén en su peor momento en el panorama mundial. Recordémosles como autores del lanzamiento de bombas atómicas, o la peligrosa bomba nuclear de vidiotización masiva moderna, mediante la televisión creando en todo el orbe una dependencia nefasta al neo colonialismo criminal, disfrazado de "democracia representativa", la que es lacaya por vasallaje mental hacia el bipartidismo pro gringo.

En Venezuela desde las elecciones de 1998, una apreciable mayoría sustancial, que se mantiene, enfrenta infiltración por el feroz mercantilismo "representativo", con elementos que mantienen un lastimoso comportamiento que premia la estrategia homicida preparada por los que esconden o encarecen todo, hasta poner en riesgo la vida de gente de toda edad o condición social, aceptándolos como presuntos "liberadores" de una "crisis humanitaria", propósito inducido con ruindad, basado en la desinformación espectacular del mismo tamaño gigantesco al ridiculómetro de imbecilidades contrarrevolucionarias falsas.

Vamos hacia el despeñadero 2021 en retroceso histórico, porque la forma ignara de afrontar la política inmisericorde del salvajismo dominante, hace que un conglomerado confundido esencialmente por prensa escrita, radio y TV, amén de la guerra psicológica de cuarta generación sobretodo en redes sociales, inocula el retorno a la época de aquella democracia representativa cobarde, arrodillada al capital depredador internacional. Cambiemos, o nos ahogaremos de nuevo en el pozo séptico del detritus ideológico vivido de 1959 a 1999.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 765 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: