21 Años en la Constitución la Discapacidad

Son las 6 de la fresca mañana tuyera, truenos y el inconfundible sonido del agua golpeando el techo me indican que llueve fuerte. El aroma del Chocolate caliente me hace saber que mis padres ya se han levantado a pesar del fuerte aguacero y frío para la faena. Así desperté el 15 de diciembre de 1999 día del Referendo aprobatorio de la Constitución Nacional que marca un antes y un después en Venezuela.

Uno de los cambios visibles fue la inclusión del estatus de personas reconocido a los individuos que vivimos con una condición de discapacidad, establecido en el artículo 81, dejando atrás la categoría de "Incapacitados" fijada por la Ley de "Integración al Incapacitado" de 1993.

Aquel quince de diciembre de 1999, sin saberlo en muchos casos la sociedad venezolana superaba la barrera de la exclusión a la población de personas con discapacidad al incluir sus Derechos en la Constitución nacional de forma expresa en el Artículo 81 y de forma indirecta en los Artículos 19 y 21 que: garantizan el goce de todos los Derechos Humanos a la población y la prohibición de la discriminación en todas sus formas.

Posteriormente, llegaron las políticas públicas por ejemplo: el Ministerio de Educación Universitaria (para la fecha: "Ministerio de Educación Superior"), en mesas de trabajo con instituciones que se ocupan de los Derechos de las personas con discapacidad, desarrolló acciones que hoy permiten que esta población pueda inscribirse en las universidades sin más requisitos que los establecidos en la normativa educativa vigente, se nos reconoció el Derecho al uno por ciento de los cupos universitarios. Superando los fuertes obstáculos impuestos por las universidades, que argumentaban no estar preparadas para recibir a personas con determinadas discapacidades o la nefasta política de que por ser ciegos debíamos estudiar en un sistema paralelo. Es decir, que la casa de estudios escogía que y cuantas materias según sus prejuicios podíamos cursar en el semestre.

Claro está en los últimos 2 o 3 años se ha disminuido muy considerablemente la posibilidad de realizar estudios en Caracas, por ejemplo, las fallas en escaleras mecánicas y falta de personal en el Metro obstaculizan el camino; ¿cómo puede ir a clase una persona con discapacidad en silla de ruedas si no hay rampas ni escaleras mecánicas operativas en el Metro? En el interior del país es más complejo porque hay apagones y falta de transporte, todo eso aparta a estos individuos de las aulas. Lejos quedaron esos tiempos en que en las universidades había muchos estudiantes con discapacidad.

Por otra parte, el Derecho laboral, con la entrada en vigencia de la Carta magna, tuvo sus buenos momentos en que las políticas de inclusión fueron impulsadas claro está con poco orden lo que llevó a que en el año 2013 el Concejo Nacional para las personas con discapacidad (CONADIS), pidiera explicaciones a muchas empresas de que estaban haciendo estos ciudadanos en sus empleos, y lamentablemente algunos cargos no tenían contra prestación de servicio de los trabajadores reconocido en su momento por personas con discapacidad, recuerdo al señor Doroteo que me dijo en una actividad del gremio que le pagaba una compañía famosa y él ni tenía que ir al trabajo: "soy promotor social y no hago nada, claro no me pueden botar porque la Ley me protege y es mi Derecho al trabajo".

¿Qué pasó con las "agencias de empleo" del ministerio del Proceso Social del Trabajo qué no controlaron esas presuntas desviaciones?

Evidentemente, no todas las personas con discapacidad tenemos claro que hay Derechos y Deberes que dan un equilibrio para la convivencia social. Se ejercen los Derechos y se cumplen los Deberes.

Los empleadores tienen la obligación de contratar a personas con discapacidad (5% de su nomina Artículo 28 Ley para personas con discapacidad), y estos ciudadanos tienen el Deber de prepararse para cumplir con la faena para la que se contrató. En 2013 según las autoridades del CONADIS eso no se cumplía. Luego, de múltiples discusiones muchas personas con discapacidad que estaban contratadas en la: "modalidad de empleo" fueron despedidas.

En 2014 el CONADIS, promovió ferias de empleo cubrimos una en la Hoyada en Caracas, allí varias empresas estuvieron recibiendo curriculum pero muchas personas con discapacidad que vimos entregar papeles y las entrevistamos simplemente no estaban preparadas e intentaban repetir lo que habían tenido en otros espacios un sueldo sin laborar.

¿Por qué se dejaron de lado las políticas públicas que benefician a la población con Discapacidad?

Políticamente, ha habido eventos que las personas con Discapacidad con o sin intención han saboteado, el 3 de diciembre de 2013 la Diputada María León, hizo en el Hemiciclo de la Asamblea Nacional un acto simbólico con las personas con discapacidad obteniendo por primera vez en la historia republicana un Derecho de palabra en el Parlamento, pero por irrespeto al entonces Presidente del CONADIS, un grupo de ciudadanos que desconocen las normas del buen hablante y buen oyente emitieron insultos cuando él tomaba la palabra perdiéndose una gran oportunidad. Luego, ni del Concejo Presidencial de personas con discapacidad ni de la comisión de la Asamblea Nacional Constituyente se obtuvieron resultados positivos. Es decir, esos espacios no se han traducido en mejoras para nosotros.

Ahora tocará esperar por el nuevo poder legislativo a ver si por ejemplo puede elaborar el reglamento de la Ley para personas con discapacidad, promover la reactivación de los proyectos educativos y mesas de trabajo con las instituciones y profesionales con discapacidad. A 21 años de la Constitución Nacional las personas con discapacidad seguimos esperando por la equiparación de oportunidades en la que se nos garanticen nuestros Derechos y se exijan el cumplimiento de todos los Deberes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 909 veces.



Moisés Quintero

Lic. en Comunicación Social. Productor radial

 atodacapacidad@gmail.com

Visite el perfil de Moisés Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Moisés Quintero

Moisés Quintero

Más artículos de este autor