¡Avanzar en la reconstrucción nacional y hacer justicia es lo que falta!

A partir de este 06 de enero 2021, a Venezuela se le abre una oportunidad histórica para revertir la política de "caos constructivo", que impulsó -con mucha fuerza- el imperialismo de EEUU, en estrecha alianza con Europa y sus países satélites del sur, cartelizados en el Grupo de Lima. Una poderosa fuerza retrógrada, que intentó destruir el Estado-Nación, denominado como República Bolivariana de Venezuela, la obra magna del Padre Libertador Simón Bolívar, y porción territorial que le engendró como el Hombre que venció las dificultades, y venció al gran imperio de su época, España. Venezuela, su pueblo, gobierno, instituciones democráticas, policía nacional y Fuerza Armada Nacional Bolivariana, han librado juntos, como un solo cuerpo, una gesta de nueva independencia nacional, inédita, derrotando al imperio más bárbaro y poderoso de toda la historia de la humanidad. Los daños, han sido cuantiosos y dolorosos para una nación que se resiente de las profundas cicatrices causadas al alma nacional. "Cuantificar todas y cada una de las afectaciones de la guerra que el imperialismo ha declarado al pueblo venezolano es imposible", afirma la Dra. Pascualina Curcio Curcio, no solo se trata de afectaciones económicas, sino que al tratarse de una agresión imperialista multiforme, sus daños han cruzado los límites permisibles y llegaron al extremismo de la máxima criminalidad y perversidad, verdaderos crímenes de lesa humanidad, se han cometido en –absolutamente- todos los aspectos hasta ahora conocidos e incluso, desconocidos por la Organización de Naciones Unidas. Crímenes de guerra, no hay otra manera para definir la política impulsada contra Venezuela de parte de los imperialismos de EEUU, Europa y los gobiernos satélites del grupo de Lima, que acompañaron este intento de genocidio en contra del pueblo venezolano. En sus rigurosas investigaciones, la Dra. Curcio Curcio, cuantifica las pérdidas económicas para la nación venezolana, en el período 2016-2019, en 194 mil millones de dólares estadounidenses. Y agrega más: "Para los venezolanos, US$ 194 mil millones equivalen a aproximadamente 16 meses de producción nacional. Con ese dinero hubiésemos podido pagar la deuda externa completa que según el BCV es de US$ 110 mil millones. O tendríamos suficientes recursos para importar alimentos y medicamentos durante 45 años. Estas pérdidas, están desagregadas de la siguiente manera: US$ 25 mil millones corresponden al dinero y activos que nos han sido saqueados, mientras que los otros US$ 169 mil millones representan lo que hemos dejado de producir desde el 2016 hasta el 2019 como consecuencia del ataque contra PDVSA (US$ 64 mil millones) y del ataque al bolívar (US$ 105 mil millones)". (Impacto de la guerra económica en Venezuela: 194 mil millones en cuatro años, Pascualina Curcio, 09-07-2020).

PDVSA, la principal industria de la nación venezolana, ha sido epicentro del más brutal ataque imperialista que la ha llevado a niveles del colapso, como lo ha confesado el criminal de guerra y ex Asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, quien confesó sus crímenes en enero de 2019: "Congelamos todos los bienes de la empresa estatal Pdvsa en territorio estadounidense [Citgo], bloqueamos US$ 7 mil millones en activos más US$ 11 mil millones en ingresos estimados por exportaciones durante el próximo año". La moneda nacional, el Bolívar, igualmente, ha sido agredida –brutalmente- por las fuerzas imperialistas. Desde el 2013, se ha inducido –criminalmente- la depreciación del bolívar en 241.657 millones por ciento, lo que ha derivado en un aumento generalizado de precios de 11.500 millones por ciento desde ese año y hasta la fecha (cifras de la Dra. Curcio Curcio). Que cada quien saque sus propias conclusiones de lo que estas pérdidas económicas por US$ 194 mil millones representan en angustia, indignación, calidad de vida y vidas de venezolanos y venezolanas, y asuma su responsabilidad en la migración promovida por la banda de delincuencia organizada, que se instaló en la Asamblea Nacional, en el período 2015-2019, que en conjunción con la Administración Trump, saqueó a la República de importantes activos en el exterior (Citgo, Monómeros, entre otros), además de millonarios recursos, en divisas y oro, colocados en la banca internacional, bajo control del gobierno de EEUU. Toda esta agresión imperialista, de rapiña y saqueo de los bienes materiales de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo objetivo más allá de la apropiación de las riquezas del pueblo venezolano, era destruir el ejemplo y la dignidad del modelo bolivariano de ejercicio de nueva ciudadanía, el Estado Constitucional Democrático de Derecho y de Justicia Social, tal como lo confesara el criminal de guerra, Elliot Abrams, quien dijo: "Esto de atacar al chavismo es sencillamente para nosotros una guerra de sobrevivencia y la imposición de una razón que debe prevalecer sobre las demás, porque de otro modo estaremos admitiendo y dando campo para que se nos destruya. ¿Imagínense, señores representantes, por un segundo que nosotros dejáramos gobernar a los chavistas sin ponerles trabas, sin hacerles la guerra, permitiéndoles hacer sus proyectos sociales sin tomar en cuenta nuestras empresas y socios, siendo que los valores nuestros han sido los suyos por casi dos siglos?" (Declaraciones de Elliott Abrams ante la cámara de Representantes de EEUU, 20 junio de 2019). En la misma tónica, se pronunciaba el jefe del Comando Sur, Almirante Craig Faller, en su propósito de minar el apoyo popular al Gobierno Bolivariano del Presidente Maduro, develaba sus planes: "Incrementar la infracapitalización del país, la fuga de divisas y el deterioro de su base monetaria, causando la aplicación de nuevas medidas de inflación que aumenten su deterioro y a la vez provoquen que los ciudadanos con menos recursos (los que apoyan a los actuales dirigentes) y aquellos que disfrutan de mejor posición vean su estatus social amenazado o afectado… Hacer uso de la corrupción generalizada y de los beneficios originados de sus operaciones con drogas prohibidas, para aniquilar su imagen ante el mundo y ante sus seguidores domésticos… Estructurar un plan para conseguir la deserción en masa de los profesionales más cualificados del país, para "dejarlo totalmente sin profesionales", lo cual agravará aún más la situación interna, y junto a todo ello culpar siempre al Gobierno." (Comando Sur de los EEUU, 23-02-2018. Plan para derrocar la dictadura venezolana "Masterstroke" ("Golpe Maestro") Máximo Secreto/ 20180223).

Siendo, como lo son, los autores intelectuales de tamaña guerra contra una nación libre, soberana, independiente y de amplia vocación pacifista, como lo es Venezuela, los ex presidentes Barack Obama y Donald Trump, como autores de las Órdenes Ejecutivas que, una vez que declararon a Venezuela como una "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad interna de los EEUU", abrieron las compuertas para las centenares de medidas coercitivas unilaterales asumidas por ambas Administraciones, más de 450 Órdenes Ejecutivas, en contra del pueblo y la nación venezolana, convertidas en castigo colectivo a toda la población. A Obama y Trump, el pueblo venezolano, debe considerarlos tan igual, como la humanidad considera a los nazis y su holocausto judío; tan igual, como el pueblo palestino considera hoy a los sionistas y su holocausto del pueblo palestino. Como moraleja, tenemos que decirles a ambos ex presidentes, por igual, que: "Cuando un hombre, en la vida, tiene su mente enferma y su alma contaminada –difícilmente- vuelva a la realidad y pueda encontrar el camino por el cual se perdió, en cuerpo y alma". ¡Brutales criminales de guerra, eso es lo que son ambos! Asesinos, que justifican sus crímenes en el "objetivo superior" de destruir a la Revolución Bolivariana y el ejemplo de dignidad, soberanía e independencia, que ella representa para los pueblos del mundo y para la humanidad toda. Decía Fidel: «(...) de Venezuela podemos aprender mucho, especialmente de su historia y de su ejemplo, porque fue la primera en comenzar la lucha por la Independencia y tiene dos veces más historia que Cuba. Lo que más vengo a aprender aquí es del sentimiento unitario de los venezolanos, de la historia admirable de Bolívar y de un pueblo que es todo un símbolo para nuestro continente, y al cual amamos profundamente desde que éramos una simple colonia…» (Comandante Fidel Castro Ruz, Rueda de Prensa, Centro Internacional de Prensa Simón Bolívar, Ministerio de Relaciones Exteriores, Caracas, Venezuela, 30 de octubre de 2000). Y Chávez, lo reafirmaba: «Un nuevo pensamiento articulador de nuestras culturas profundas, un socialismo "Nuestroamericano", martiano, bolivariano, tenemos que construir, porque el capitalismo destroza las sociedades. El capitalismo, siembra los antivalores del individualismo, del egoísmo, de la destrucción de unos contra otros y es la causa de las guerras, de la miseria, del hambre, de las grandes desigualdades sociales que azotan a nuestros pueblos. (...) Gran pensador presocialista, decía Simón Bolívar, que la base fundamental de nuestro sistema político debe ser la igualdad, la igualdad pregonada y practicada en Venezuela» (Comandante Hugo Chávez, Acto de masas, La Integración es Nuestra Bandera Antiimperialista, Universidad Nacional Córdoba, Argentina, 21 de julio 2006). He allí, las ideas, que causan tanto temor a la élite imperialista mundial, EEUU y Europa, las causas por las cuales procuran destruirnos. ¡No pasarán!

Toda esta guerra, de destrucción y rapiña imperialista, no hubiera sido posible sin la colaboración de traidores a la Patria como Henry Ramos Allup, Julio Borges, Omar Barboza y Juan Guaidó, desde la presidencia de la Asamblea Nacional, 2015-2019, quienes se aliaron a las potencias enemigas para colaborarles en el intento de destrucción de la República Bolivariana de Venezuela. Absolutamente, todo el articulado del Código Penal venezolano, les es aplicable a estos delincuentes, y justificaría su detención y aprehensión. Si Obama y Trump, cometieron expresos crímenes de lesa humanidad, en contra de la población venezolana, no es menos cierto que tanto Allup, Borges, Barboza y Guaidó, están exentos de tal denominación, son Criminales de Guerra, y como tales deben ser tratados por la justicia nacional. El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, se abre como una posibilidad internacional de hacer justicia a quienes cometieron crímenes de guerra. Art. 8 (2) (a) (i): El homicidio intencional. Art. 8 (2) (a) (iii): El hecho de causar deliberadamente grandes sufrimientos o de atentar gravemente contra la integridad física o la salud. Art. 8 (2) (a) (iv): La destrucción y la apropiación de bienes, no justificadas por necesidades militares, y efectuadas a gran escala, ilícita y arbitrariamente. Art. 8 (2) (b) (i): Dirigir intencionalmente ataques contra la población civil en cuanto tal o contra personas civiles que no participen directamente en las hostilidades. Art. 8 (2) (b) (ii): Dirigir intencionalmente ataques contra bienes civiles, es decir, bienes que no son objetivos militares. Art. 8 (2) (b) (iv): Lanzar un ataque intencionalmente, a sabiendas de que causará pérdidas incidentales de vidas, lesiones a civiles o daños a bienes de carácter civil o daños extensos, duraderos y graves al medio ambiente natural que serían manifiestamente excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa de conjunto que se prevea. Art. 8 (2) (b) (xxv): Hacer padecer intencionalmente hambre a la población civil como método de hacer la guerra, privándola de los objetos indispensables para su supervivencia, incluido el hecho de obstaculizar intencionalmente los suministros de socorro de conformidad con los Convenios de Ginebra. Art. 8 (2) (e) (x): Declarar que no se dará cuartel. El propio Estatuto, más el Código Penal venezolano y la Ley Contra la Corrupción, dan el suficiente sustento legal para privar de libertad y someter a juicio, a toda esta banda de delincuencia organizada y crimen transnacional. Es un sentimiento nacional, que obliga hacer justicia y se luche por la recuperación de los dineros hurtados al Patrimonio Público. Permitir la huida de Juan Guaidó, solo haría cómplice de sus crímenes al Ministerio Público, por no haber actuado con la suficiente celeridad. Y este, es un paso fundamental para iniciar con buen pie, el proceso de Reconstrucción Nacional en 2021.

La Ley Antibloqueo para el Desarrollo Nacional y la Garantía de los Derechos Humanos, jugará un rol estelar en la búsqueda de alternativas de reparación del gran daño causado por estos crimínales de guerra. Tan solo basta leer sus propósitos y fines para comprender lo necesario que era su aprobación como Ley Marco, Constitucional de la República (Destino de los Recursos Generados, Artículo 16). Por eso, acusamos de cómplices del imperialismo a quienes se opusieron, y aún al día de hoy lo hacen, a la aprobación de esta Ley Marco. Tocará a la nueva Asamblea Nacional, desarrollar -a plenitud- con leyes particulares, los fines y propósitos que se buscan alcanzar en el objetivo de baipasear el bloqueo imperialista que, sin duda, seguirá como siguió una vez que Obama, restableció relaciones diplomáticas con la Cuba revolucionaria. Las sanciones, son un arma de guerra, a las que el imperialismo no renunciará aplicar contra aquellos países libres y soberanos, que no se les sometan a sus directrices de dominación. Creer lo contrario, sería como creer que el alacrán no te va a picar porque ahora hable y te prometa que no lo va hacer más. Venezuela, debe prepararse para un gran cambio de nuevos paradigmas, en la misma ruta trazada por el Comandante Hugo Chávez Frías y su visión del Socialismo Bolivariano, inentendible para quienes desde la vieja izquierda, se quedaron en el siglo XIX y aún, no logran entender que el mundo trascendió y evolucionó. Una economía mixta, incluyente, así fue proclamada por Chávez y ese será, el rumbo trazado para la reconstrucción del Socialismo Bolivariano, cuyo epicentro revolucionario-transformador serán las Comunas, el Poder Comunal: "…tiene que haber un gobierno en la comuna, electo allí por los consejos comunales, en las asambleas comunales." (Discurso del Comandante Presidente Hugo Chávez durante I Taller Ideológico Práctico "El Socialismo y el III Período de la Revolución Bolivariana". 07/12/2008. Teatro de la Academia Militar, Fuerte Tiuna, Parroquia El Valle, Municipio Libertador, Caracas, Distrito Capital, Venezuela). Venezuela, hoy, puede anunciar al mundo que en lo económico, ha dejado atrás al modelo de capitalismo rentístico que rigió la economía nacional por más de un siglo, una muestra de ello es empresas Polar, de la familia Mendoza, que recibió del Estado venezolano, entre 2000-2012, la estrambótica suma de 3.022.465.869,00 dólares subsidiados a tasas preferenciales para sus actividades productivas. Toca al pueblo venezolano, juzgar en qué benefició a su calidad de vida, su prosperidad, esa mala inversión del Estado venezolano. Recuérdese, que cada vez que sube el dólar y, por ende, los precios, ese monopolio familiar tiene mucho que ver con esas subidas –desestabilizadoras- de la paz ciudadana y del consiguiente empobrecimiento de la familia venezolana. Chávez, estimaba, que la unidad básica de la República es la comuna: "…el núcleo básico e indivisible del Estado Socialista venezolano, donde los ciudadanos y las ciudadanas comunes, tendrán el poder de construir su propia geografía y su propia historia." (Discurso del Presidente Chávez en ocasión de entregar la propuesta de Reforma Constitucional en la Asamblea Nacional, 15 de agosto de 2007). Con las comunas, sigue en deuda la Revolución Bolivariana, por eso, saludamos y aspiramos, se concrete esa propuesta del Presidente Maduro, de hacer realidad la Ley del Parlamento Comunal, para que termine de nacer el nuevo Estado Bolivariano y termine de morir el viejo Estado burgués. Aprovechar, este nuevo proceso en que se incorporará la nación venezolana, para desarrollar nuevas formas de propiedad en el ámbito económico, procurar el nacimiento de la nueva economía que deberá emerger para superar con creces esta crisis inducida por el imperialismo, y una derecha que –nuevamente- ha demostrado que no sabe gobernar, allí los vemos, con los ejemplos de la empresa nacional Monómeros, quebrada por la corrupción; Citgo, que por primera vez en toda su historia, arroja pérdidas por el orden de los 500 millones de dólares. Corruptelas, que adosaban al chavismo, pero, quién refugia a Rafael Ramírez y a quién apoya políticamente este nefasto personaje? Las corruptelas de Leopoldo López y posteriormente Juan Guaidó y los hijos de Ramos Allup, delincuentes de cuello blanco, que hicieron fortuna del erario nacional, que en mala hora, Donald Trump, puso en sus manos, bajo su resguardo. Corrupción es sinónimo de Oposición, esto enseña, al menos, esta corta historia de este último decenio venezolano, que antes acuñábamos -en exclusiva- a los adecos…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1496 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: