De ídolos y dioses

A ciertas personas hoy día les ha dado la manía de despreciar a los Dioses y alabar a los Pueblos. Bueno, a Luisa y al Ilustre crítico Patricio les debe pasar lo mismo. Y es que, cuando algo está en su peor memento y en extrema decadencia, es cuando más lo ensalzan sus incondicionales. En el fondo de la cuestión, no es tanto a los Dioses, en los que hoy algunos ya no quieren creer, o a los que odian y desprecian, los sacerdotes y levitas, pues les hacen competencia desleal, sino a los Creadores de los Dioses, o sea, a los sacerdotes y profetas que los Crearon.La Creación es Auto creación, el Espíritu se limita a darse cuenta de las Presencias Luminosas que se acercan a su Alma. En base a esa Percepción Interna, diseña Ídolos, Soportes Sígnicos de esas Presencias. Los Ídolos funcionan.

Basta con pedirles o encargarles algo para comprobarlo en persona.

Pero,

¿ qué ocurre en la mente de un impío que se niega a creer, sin tener pruebas de la realidad de la Presencia Luminosa en cualquier ídolo ?

Que se Bloquea Automáticamente, y ya le es totalmente imposible orar devotamente al ídolo para comprobar si está está Vivo o no.

La vida es inefable. No se puede definir con una retahíla de verbos biológicos. Precisamente lo que caracteriza a la Vida es su Diversidad, el Ser Diferente a la vez que el Ser Semejante a Todo. Decía el poeta .

El ojo al que tú miras no es ojo porque tú le veas

Es ojo porque él te ve.

¿ Qué pensará un ídolo de sus visitantes ?

Afirmar que un ídolo no piensa en nada es tan imbécil como afirmar que una persona no está pensando, sólo porque está en silencio.

Hombre, dicen ellos, a un ídolo se le tira al fuego y no chilla; a Patricio o al cretino de nick se les tira al fuego pues no vean los chillidos que dan.

Porque tienen diferentes sensibilidades y costumbres

Los ídolos no acostumbran a chillar porque no sienten dolores físicos, ni acostumbran a moverse porque no lo necesitan; ni a jugar al ajedrez, ni acostumbran a hacer críticas de lo que no entienden y escribimos los demás, ni a salir los sábados por la tarde; pero en cambio, a lo que no estamos acostumbrados nosotros los humanos a que nos tallen en madera, nos pinten, adornen o nos modelen en barro, ni a que nos recen, ni nos enciendan velas, ni mucho menos, a hacer milagros como hacen los ídolos.

Debido a que la Humanidad de los humanos es tonta ya teníamos pruebas a millares, pero esta manía blasfema de algunos iconoclastas

Los Dioses son como son, y no se parecen más que a los Dioses.

¡Hombre!, no se van a parecer a Patricio que ahora en carnaval se ahorra mucha plata porque no necesita disfraz ni careta.

Su vida, la que a los Dioses es tan diferente a la Vida Humana como ésta es diferente respecto a la Vida Vegetal.

¿ En qué se parece un humano a un árbol ?

En poquísimo; sólo en las uñas y el cabello, y no por eso vamos a negar que los humanos existen y tienen vida propia. Pues aplíquese este ejemplo...

Bastante han hecho los Dioses en Haberse Revelado a Nuestras conciencias personales Nuestro y en Nuestra Imaginación. Ellos al menos han venido a Nosotros. Y no como nosotros, que estamos como árboles, clavados en sus posiciones mentales fijas.

Los Dioses son Espíritus, elevados, por Razones de Estado de Su Mundo, al rango supremo de las Jerarquías Espirituales, o sea, que reinan y gobiernan tanto en el Espacio tiempo Interior como en el de Afuera.

Dios no es equivalente a Ídolo, porque hay muchos ídolos de Demonios y de Monstruos, e incluso de Fantasmas y gentes de rango inferior.

Los ídolos son imágenes, fotografías, estatuas, recordatorios, de seres luminosos de muy diversas clases, entre los que, como es natural, están también los Dioses Verdaderos.

Pero, claro, el Mundo Luminoso está en gran parte a millones de millones de años luz de distancia en el Futuro de este Mundo, que se las da de Moderno, y sus Ídolos, o como quiera llamársele, están Vivos y Conscientes, pues la Tecnología Espiritual de los Dioses de ese Imperio está infinitamente más avanzada y es operativa desde este Extremo Futuro, pudiendo así alcanzar hasta el Extremo Pasado y todas las épocas intermedias.

Más quisiera Patricio, o el resto de nosotros humanos de ahora hacerse una estatua y seguir viviendo en ella después de que se les muera el cuerpo, pero nuestra Ciencia y Tecnología no llegan ni en sueños a tanto.

Seguro que dicen.

Es que eso no es posible.

Ya, ya.

Posible es absolutamente todo.

Lo único que hace falta es saber cómo hacerlo en la práctica.

Si en vez de Meternos por el Lado del Ojo, que es por el que los científicos humanos entran en la Fenomenología, lo Hacemos por el otro Lado, que es el de la Mente, el conocimiento y la Tecnología que resultan serán Espirituales pero completamente Fácticos en el espacio y el Tiempo, son Psicológicos, Incluso cuando Nos Hacemos la Ilusión de medirlos la operación que Efectuamos es Mental. Y lo mental es sumamente Plástico y Elástico. Se estira y encoge a nuestro gusto.

Capricho y manera, según las circunstancias del momento. Entre Hombres y dioses siempre triunfan los dioses.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 576 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor