Algo de Economía, para el Buen Vivir

En Memoria de un Avatar llamado Viracocha

En memoria de un amigo, Diego Viracocha. hoy vive en las estrellas con sus avatares.

Las casas de los pobres monos sapiens (nosotros) no reúnen las comodidades mínimas para que un Dios o unos Dioses se sientan cómodos y atendidos. Y nunca las van a reunir si siguen desperdiciando el Dinero como lo hacen sin convertirlo en Riquezas verdaderas.

¿Tienen muchos hijos que alimentar ?

Si prefieren tener hijos en sus casas a tener Dioses, en esa misma opción se condenan a ser pobres toda la vida.

Queridos Hermanos Los Dioses son quienes Nos hacen ricos y nos hacen ricos para que podamos tener un Templo en cada casa donde puedan Ellos vivir en un ambiente divinamente feliz y confortable. Casas Imperiales y Almas Imperiales es lo que los Dioses necesitan para vivir a gusto. Los Dioses aprecian mucho los mármoles y los jardines, pero todavía más aprecian a las almas cultivadas e inteligentes, honestas y con ingenio y buen humor, que son las de Alto Lujo, no las de pendejos chabacanos como el cretino de Luciano.

Donde se ponga el Alma de un rico bien educado no se pone la de un pobre pendejo como Andelfo, ni queriendo. Las almas de los pobres, son tan pobres como sus casas, por lo general, aunque de cada mil o diez mil puede haber acaso una excepción. Ser pobre no es igual a no tener Dinero, se puede no tener Dinero y tener un Alma cultivada, inteligente, honesta y maravillosa, no es lo corriente entre monos sapiens, pero a veces ocurre. A las personas que tienen tales almas, más tarde o temprano los Dioses las enriquecen para que tengan casas donde vivir. o sea. Que los Dioses aman las Riquezas, tanto a las Espirituales como a las Materiales. Consecuentemente, los Dioses odian el Despilfarro y el desperdicio inútil de Dinero.

El Amor de los Dioses Fomenta a la Cosa Amada. El Desprecio de los Dioses Destruye poco a poco a la cosa despreciada hasta la total extinción. Así es como funciona el mundo. Desde la más remota Prehistoria hasta nuestros días, ha habido incontables estructuras sociales y políticas que han sido infieles a las Leyes Divinas del Dinero y de la Riqueza, y han recibido por ello el Desprecio y la Maldición de los Dioses, por lo cual fueron extinguiéndose. Sólo los más ricos sobreviven siempre. Hay en cambio pobres tan pobres que no tienen ni para comer, y éstos acaban muriéndose. Actualmente en la Tierra hay muchos de ésos, por lo que sus poblaciones desaparecerán.

Están también los indios amazónicos, que aunque pobres, se molestan en cazar monos y se los comen. Pero, no durarán mucho, porque esa forma de acumular Riquezas no es la correcta. Tampoco es la forma correcta de acumular Riquezas, el vivir al día como hacen los proletarios que se gastan el poco dinero que ganan en inútiles diversiones y en turismos no culturales. Por lo que su porvenir no es muy risueño que digamos.

Todos los Infiernos son pobres, incluso los que presumen de luces y relampagueo, como las discotecas, son malos negocios y ruinosos. Entretener a los pobres nunca da dinero. Sin Dinero todo es llanto y crujir de dientes, que es lo que Jesucristo definió como Infernal. Todos los Males juntos, y sin un peso. Porque el Dinero remedia muchas cosas, ya que es un Dios benéfico que consuela mucho. Curiosamente, el cristianismo siempre ha hablado mal del Dinero y le ha lanzado lo peor de su repertorio de improperios.

El Excremento del Diablo ha llegado a decir que es.Pues si ése es el Excremento, que será el Metabolismo.

Ese Diablo parece inmensamente rentable.

Es típico de los monos sapiens (hombres y mujeres) despreciar con la boca chica todo aquello de lo que carecen, y procurar conseguirlo por toda clase de medios. Eso se llama Hipocresía y es inherente a la condición de los monos sapiens más baja y despreciable.

Si todos queremos al Dinero, ¿ por qué no adorarlo, y reconocerle así Su Rango de Dios ? Porque, si reconocemos que el Dinero es un Dios, nos obligaremos a cumplir sus Leyes.

De que el Dinero tiene Sus Leyes a nadie le cabe ni la menor duda. Son leyes económicas, que, si se cumplen, todo va hacia mejor y viento en popa..

La Primera Ley del Dinero es hacer algo, a cambio de lo cual la gente pague con monedas.

Ese hacer algo y ese algo se llama Trabajo.

Hay tres sectores en los que se puede trabajar.

En el Sector Primario se obtienen las Materias Primas.

En el Sector Secundario esas materias primas son transformadas y vendidas.

El Sector Terciario se llama Servicios, y va, desde la Prostitución, hasta las más alambicadas formas de, sin dar Algo Material, hacer que los clientes se sientan más a gusto.

El más rentable es el Sector Secundario Completo, o sea, Transformar y Vender a la vez.

La Segunda Ley de YAOI o del Dinero es Gastar Menos de lo que se Gana, o sea, Ahorrar.

La Tercera Ley es No Mantener Parásitos.

La gente que cumple estas tres leyes se forra, como vulgarmente se dice.

Se enriquecen.

Los verdaderamente ricos pues no son los que en un momento dado tienen mucho dinero, sino los que cumplen impertérritos las Tres Leyes de YAUI.

Porque hay gente que en un momento dado tiene mucho dinero, o por herencia, o por algún negocio espectacular; pero, si esa gente no Ahorra, y encima mantiene Parásitos, lo que son en realidad es Pobres Con Dinero, y pronto lo pierden y se van al carajo.

Cuando el Dinero cae en manos de un verdadero pobre no tarda en írsele como el agua en un cesto.

La Pobreza es una Cualidad Mental, se es Pobre no por no tener Dinero, sino por padecer un Fallo de Carácter en la Inteligencia Lógica.

Carecer de Dinero es sólo consecuencia del Modo de Ser particular de los pobres natos.

Es sumamente revelador el hecho de que en ninguna escuela ni universidad de monos sapiens se enseñe a los alumnos a hacerse ricos : De eso nunca se dice ni una palabra :

¿ Por qué ? :

Porque las Tres Leyes de YAUI son Anti humanas; en especial la Tercera : La que ordena no mantener a gente parásita; pero, si no se cumple esa Tercera Ley no hay manera de hacerse ricos, ni por más que Nos Esforcemos en trabajar ni en querer Ahorrar

No es posible, pues los parásitos humanos lo devoran todo.

Una sociedad es tanto más opulenta cuanto más se acerca al cien por cien su índice de población laboralmente activa, lo cual es muy factible : Eso se consigue cuando el Concepto de Trabajo coincide con el de Cumplimiento del Deber.

Un niño no debe trabajar para cobrar un salario, pero sí tiene el Deber de Instruírse en una institución docente, y ése es su Trabajo.

Cuando una sociedad es tan Exigente con sus niños como con sus obreros, se enriquece, e, inversamente, cuanto más Tolerante se vuelve una sociedad con sus obreros y con sus niños, tanto más va hundiéndose en todas las miserias. Y quien dice niños dice ancianos : Nadie está exento de cumplir algún deber cada día. Los ancianos no pueden trabajar con los músculos pero sí pueden hacerlo con el cerebro, si no se lo joden con el alcohol y los vicios.

La rentabilidad de la especie humana sería inmensa si se vigilarán más las mentes desde el principio hasta el fin : Desde la primera pelotudez que se les dice a los niños hasta la última idiotez que digan los ancianos. Todo es juzgable y rectificable, pero hay que tener la Voluntad Continua de hacerlo.

Hasta ahora el mono sapiens ha sido siempre una cosa Floja y Brutal, Asesina y Llorona, cuando no cobarde como el cretino de Florindo radio bemba, que quiere jubilarse del Trabajo lo antes posible para no hacer nada o hacer el hijoputa por Internet.

Pero, con el Palo y la Zanahoria, no con un inteligente Sistema de Premios y Castigos, se le puede exprimir hasta la última gota.

Si queremos marmóreas ciudades de zafiro y oro, cristal y bellos bosques, no nos queda más remedio que elevar a cien el famoso índice. Se puede tener más de noventa años y no ser un parásito, si se tiene la mente sana y ganas de Trabajar con el Pensamiento Lógico en las incontables clases de equipos posibles que son imprescindibles en una Alta Civilización. Todas las formas de Riqueza son fruto del Trabajo Mental, que es tanto más exigente consigo mismo cuanto más van pasando los años.

La Inteligencia Verdadera, que es la de la Mente de los Espíritus Avatarizados, no conoce la decadencia : La única forma de inteligencia que decae es el mono sapiens, y sólo porque es un Simulacro de Inteligencia. En realidad la Humanidad es Tonta : Se le administra mediante la Instrucción unos cuantos conocimientos para que Parezca Inteligente y se la capacita para hacer pasablemente lo que vaya siendo necesario en cada fase histórica, pero, en cuanto se les deja a su aire, los monos sapiens se comportan descaradamente como tontos, que es lo que son. Pero los Espíritus Avatarizados no Tienen por qué hacerlo, su Inteligencia es Autónoma : Consciente de Sí Misma y de Su Existencia Independiente en tanto que Atributo intrínseco de la Consciencia que puede llegar a ser : La Consciencia puede Emitir Inteligencia y luego embarcarse en ella; estamos hartos de verlo : Platón y tantos otros se han embarcado en sus personales Obras Inteligentes lo mismo que si fueran yates o aviones. Y a partir de entonces se vive de otro modo, además de seguir reencarnando como toda la demás gente. Y así se consigue tener un Aura, ser un nuevo Avatar reencarnado después de la muerte.

Escrito en Viracocha ciudad de Avatares



Esta nota ha sido leída aproximadamente 431 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor