Entre el Pescuezo Ahorcado del Pueblo y el Ensanchamiento de la Cintura de los Boliburgueses y la Aristocracia Obrera

Definitivamente estos "jodios" se las fumaron verde. Siguen subestimando el pueblo y sobreestimando la capacidad de aguante de las Fuerzas Armadas. Existe por la vía de facto un paquetazo neoliberal embadurnado con un discurso patriotero que no da para más. Se apela a artilugios jurídicos, ahora se apela a una fulana ley antibloqueo, antes una contra el odio, cuyo fin único es acabar con cualquier tipo de oposición al madurismo, fortalecer el secreto para el despojo de las riquezas del país y continuar con el enriquecimiento ilícito de los corruptos. Los números cada vez le dan menos. Pensaron que robándole las tarjetas a sus aliados tratados como condones les era suficiente; resulta que no, y que ni dividiendo a la oposición podrán lograr una victoria en las elecciones a la Asamblea Nacional.

Sólo tienen como norte conservar el poder. Para qué… eso es lo de menos. Lo importante es mantener el poder. Siempre andan ligando que pase algo alrededor para justificar su ineptitud en el manejo de la crisis. Siempre la culpa es de la vaca. Primero fue el dólar criminal que no los dejaba arrancar los no sé cuántos motores, AHORA son sus "panas burda". Luego que ese cuento del el lobo no les dio más resultado, apareció la pandemia. Y de nuevo el binomio de oro de los hermanitos Rodríguez se suben en la escena con sus anuncios y sus brillantes disertaciones siempre trajeados a la mejor usanza parisense.

No tienen límites para sus desatinos. Piensan que la imagen de Chávez es como un amuleto al que se le puede pedir milagros. No entienden estos grandes carajos que el pueblo es pendejo pero cuando quiere; no obstante, cuando no quiere los pendejos son otros. Han desdibujado todo lo que pudo ser un referente, un horizonte a seguir; y piensan en su ignorancia supina que pueden seguir conteniendo al pueblo a punta de bonos, mortadelas y represión.

Con el cuentico que la burguesía revolucionaria nos van a sacar de la crisis, quieren entregarle todas las riquezas, previo porcentaje que se cobran a unos pranes que no pagan impuestos, que reciben dólares, que pagan a los obreros en bolívares innombrables, que tienen escoltas pagados por el Estado, en fin a una minoría que se enriquece con las miserias que sufre el pueblo. Suponen que con solo sacar un videíto de Chávez, una consigna, un programa en VTV, unas cuñas en las radios y televisoras, además de robots mandando mensaje en las redes, con eso van a contener al pueblo.

Subestiman estos grandes carajos la capacidad de discernir de las clases subalternas; la de los verdaderos obreros, no del adeco WILLS RANGEL, ahora trocado en Ché Guevara claro con algo de grasa: la de las amas de casa, la de los vendedores informales que no han podido trabajar, la de los campesinos, la de los estudiantes, la de los artesanos, etc.

Seleccionan unos candidatos producto de su disputa interna que son unos bates quebrados; unos los pone un gobernador, otros los pone un ministro, otros nico, otros cilita, otros Diosdado, otros los Chávez, otros los Rodríguez; en fin una fila variopinta de cuotas de poder que no producen otra cosa que un mortadelazo. Coño pana por qué tanta torpeza. Ahora luego que sacan esos adefesios es que le van a dar un curso intensivo de cómo ser candidatos y no morir en el intento.

En estos momentos en donde se vienen sucediendo protestas a lo largo y ancho del país es tarea de los intelectuales orgánicos orientar y acompañar estas luchas. Si esto no sucede se corre el riesgo que la espontaneidad de las protestas sea utilizada para más represión o para propiciar una salida violenta, entiéndase una guerra civil, o una invasión que sólo traerán más sufrimientos para el ya sufrido pueblo venezolano. Es hora de la unidad, no una unidad impuesta sino entre iguales respetando la diversidad y pluralidad de pensamiento dentro de las fuerza revolucionarias.

No se trata entonces de reforzar el estado burocrático sino alcanzar la consolidación de un bloque de poder contrahegemónico que le otorgue el ejercicio directo del poder al pueblo organizado. No se trata de reforzar las prácticas capitalistas en el ejercicio del poder. Eso es lo que ha venido ocurriendo, independientemente que se utilice la figura de Chávez para avalarlo. Cada acuerdo con la burguesía "revolucionaria" significa otra vuelta de tuerca en el pescuezo del pueblo y un ensanchamiento de la cintura de los boliburgueses y la aristocracia obrera. Los intelectuales orgánicos debemos decidir en cual bloque de poder nos ubicamos sin medias tintas. O estamos en el bloque de los que tienen el pescuezo estrangulado o nos ubicamos del lado de la cintura ancha de la burguesía "revolucionaria".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1266 veces.



Isidro Camacho

Isidro Osvalinoc Camacho Manzano Docente Universitario, Profesor a dedicación exclusiva UNELLEZ-VPDS Barinas.

 osvalinoc@gmail.com

Visite el perfil de Isidro Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas