Degradación salarial-laboral en Venezuela. La neoesclavitud al máximo

La grave crisis socioeconómica que vive Venezuela desde hace varios años, debido a diversos factores externos e internos, ha tenido como lamentable consecuencia, entre otras, la progresiva degradación laboral-salarial de millones de ciudadanos, al extremo de que hoy día el salario mínimo no llega a los 2 dólares mensuales, siendo el más bajo del planeta, y quizá el más bajo en la historia republicana de Venezuela, al menos desde la regulación de las relaciones patrono-trabajador. Ciertamente los trabajadores siempre han sido explotados tanto por el sector privado como por el sector público en el mundo entero, en especial durante la prevalencia del nefasto capitalismo, pero el "obrerista" Gobierno de Maduro ha llevado al extremo negativo la situación salarial-laboral en Venezuela, superando en este sentido y por mucho a Gobiernos claramente derechistas y abiertamente contrarios a los intereses de los trabajadores, como el de Carlos Andrés Pérez en su segundo mandato.

De manera que a la drástica caída del salario mínimo en los últimos años, se une la pérdida de ciertos beneficios limitados con los que contaban los trabajadores de la administración pública y de las empresas privadas, particularmente los de la primera. Es decir que el Gobierno entreguista y de corte neoliberal de Maduro, disfrazado como socialista, eliminó de forma progresiva y sutil beneficios en materia médica, alimentaria, crediticia, y otros incluidos históricamente en el ámbito salarial-laboral. El colmo acá es que las autoridades políticas, de derecha y de "izquierda", violan la mismísima constitución de Venezuela cuando se hacen de la vista gorda respecto al incumplimiento en el pago de un sueldo mínimo digno por el sector público y el sector privado, ordenado por el artículo 91 de dicha constitución.

Si bien hay que reconocer, por ejemplo, que las sanciones y los bloqueos internacionales-criminales en una nación mega dependiente como Venezuela han tenido sus terribles efectos socioeconómicos, como igual ha ocurrido en otros Estados a lo largo de la historia, también es cierto que hay una minoría que vive injusta, ilegal e inmoralmente en la opulencia a pesar de la tremenda crisis y la cada vez menor disposición de recursos financieros, mientras que el resto somos prácticamente unos neoesclavos, trabajando para obtener un mísero ingreso que no alcanza ni para comer decentemente. En realidad estamos peor que los esclavos, considerando que éstos al menos tenían asegurada la comida, la vestimenta, un lugar donde pernoctar y cierta atención médica rudimentaria en caso de enfermar; siendo mercancía o mano de obra debían ser "protegidos" de alguna manera. En la actualidad el asalariado venezolano promedio necesitaría de unos 200 sueldos como el que percibe para medio satisfacer sus necesidades básicas, en un país con inmensas riquezas energéticas y minerales, pero saqueado a placer por las élites globales y administrado de forma oscura y nefasta por su dirigencia política de derecha y de "izquierda".

Aún no tocamos fondo en Venezuela, y no obstante la neoesclavitud se manifiesta claramente desde hace largo rato en este pobre país rico, calificativo usado por el médico Felipe Carrera Damas para titular uno de sus libros sobre la nación caribeña.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 992 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: