El control gerencial, es el gran problema de Venezuela

Dentro de los problemas que aquejan a nuestro país y muchos otros , uno de los más protuberantes es la falta de un eficaz control y supervisión gerencial, en tal sentido el control se define como una fase de la Gerencia Administrativa esencial para lograr los objetivos, por tanto no se obtendrán los resultados planificados en cualquier actividad cuando haya falencias en la supervisión, control del proceso y su correcta ejecución , ello es aplicable a cualquier país del mundo.. Hay algunos "revolucionarios" que desdeñan todo aquello que se refiera a la gerencia y a las técnicas administrativas, considerándolo algo propio del capitalismo, sin EVALUAR que las técnicas gerenciales son métodos o procedimientos neutrales, son instrumentos y medios que pueden ser utilizados para el beneficio particular de un grupo de personas, empresas o para el beneficio de las sociedades o colectividades. Considero que no hay diferencias entre una eficaz gerencia socialista y una capitalista, ya que el éxito de ambas estriba en alcanzar los objetivos propuestos, es decir, el uso que se le dará a los beneficios o réditos aportados por la correcta aplicación de los instrumentos o artificios gerenciales, verbigracia : la GERENCIA CAPITALISTA CONSISTE EN APLICAR LOS MENORES COSTOS POSIBLES, PARA OBTENER LA MAYOR CANTIDAD DE UTILIDAD O GANANCIA, QUE SE EXPRESE EN DINERO O EN ESPECIES, QUE ES SU OBJETIVO Y BENEFICIA A UNA PERSONA O A UN GRUPO ÍNFIMO ; EN CAMBIO EN LA GERENCIA SOCIALISTA SE BUSCA CON LOS MENORES RECURSOS OBTENER LOS MÁXIMOS BENEFICIOS PARA LA SOCIEDAD. Entonces acá desentrañamos la madeja y llegamos a la verdad que nos refleja la diferencia entre los dos sistemas: el Socialista y el Capitalista, que simplemente se manifiesta en el objetivo teleológico o final, que en el primer caso es el bienestar de la Sociedad en general , en cambio en el sistema capitalista el beneficio va a magnificar las arcas o el capital de unos pocos. Mantengo la tesis, avalada científicamente por la mayoría de de los estudiosos del tema, que sostiene que la sociedad se entiende como un conjunto de individuos que conviven y cooperan para obtener como objetivo el bien común, luego el socialismo es inmanente a esa definición , pues ésta no puede entenderse como un grupito de individuos que por poseer bienes o factores de producción ( tierra, capital, trabajo, equipos, etc.),se valgan de esa condición para explotar, esquilmar a sus semejantes o en otras palabras robar al colectivo, que es lo que normalmente sucede en la sociedades capitalistas que dominan gran parte del universo.

Venezuela, clama y le es imprescindible una reingeniería de la Administración Pública, eso es una deuda del Estado venezolano, y del proceso Bolivariano, aún cuando parezca una tarea titánica es plausible de realizar, tomando en cuenta los amplios dividendos que aportaría a la Patria, ya que tenemos una administración anquilosada, que copia los mismos paradigmas aplicados durante más de 100 años y que se retroalimenta constantemente. La transformación profunda y estructural de la Administración es un compromiso no saldado de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, y que se mantendrá en la actual, instalada en el 2.017; esta carencia más temprano que tarde debe ser honrada , lamentablemente, en nuestro país hay un cáncer histórico heredado desde la fundación de la República, que consiste en no valorar la gestión administrativa y el área pública ha sido un bastión para el proselitismo político, es lógico que cualquier gobierno trabaje con personas que aprueben su gestión, pero en general se requieren condiciones y requisitos, es decir un perfil para poder ocupar los cargos y los candidatos a los mismos debieran aprobar test y exámenes necesarios para ser designados en una función determinada. En nuestra Patria ha campeado aquello de que "cualquiera sirve para cualquier cargo, siempre y cuando sea nuestro amigo", desdeñándose los conocimientos específicos y académicos que cada función exige. En este sentido, hay dos factores que deben estar presentes en cualquier funcionario público, independientemente de su nivel jerárquíco y que deben ser indisolubles y concurrentes en el sentido de que estén imbricados ambos, uno es la LEALTAD y el compromiso con la gestión de gobierno y el otro son las condiciones y formación necesarias para ejercer el cargo, cumplir con el perfil, lo que implica cubrir todas las exigencias, expectativas y requisitos para el ejercicio de la función. Desafortunadamente, ha predominado el amiguismo y el compadrazgo en la asignación de los cargos. En principio sería contraproducente para el gobierno contratar personas opositoras a su gestión que se transformarían en detractores internos , lo inteligente es contratar personas comprometidos con la gestión del gobierno, pero que concursen para obtener los cargos, y ello no implica que ciudadanos opositores no puedan trabajar en la administración y realizar una buena gestíon en base a su ética y convicciones personales; en todo caso el control y supervisión permanente de la ejecución del personal será la mayor garantía para determinar el cumplimiento de las funciones de los trabajadores de la Administración Pública.

La Administración en estos últimos veintiun (21) años de proceso se ha mantenido prácticamente intacta con sus vicios congénitos, ya que el Comandante Chávez, por su magnanimidad mantuvo a la mayoría de los funcionarios en sus cargos, incluso se despidió a muy pocos funcionarios de los partidos AD-COPEI, que habían obstentado el poder durante 42 años y que plenaron la administración en la IV República, que era un sistema muy sectario que negaba la posibilidad de laboral a personas que no perteneciesen a esas toldas o sectas, las cuales llegaron a exigir el carnet de esos partidos. Por tanto, las prácticas de corrupción se mantuvieron y se trasladaron a los nuevos funcionarios que ingresaron; luego por un razonamiento sencillo y elemental podemos concluir: "SI LABORAS CON EL MISMO MATERIAL HUMANO LOS RESULTADOS SERÁN IDÉNTICOS"

El compadrazgo y el tráfico de influencias, ha sido un problema crónico en nuestra gerencia pública, se supone que los Jefes, Gerentes, Directores, Ministros, etc sean expertos en la materia que corresponde a su área de operación, luego cuando se colocan legos, incapaces o personas que desconocen la materia en cargos gerenciales , opera la autoridad técnica, pués los " especialistas asesores" que "conocen la materia" terminan tomando las decisiones y no precisamente el funcionario que detenta la autoridad formal, además el gerente que desconoce el área no tiene elementos o rudimentos para determinar o evaluar a sus colaboradores, por razones obvias, por tanto puede ser engañado por cualquier "pico de plata o fantoche" que desconozca la materia tanto como él.

Otra fase de los controles se refiere a la responsabilidad en las instituciones, la cual debe estar bien definida y delimitada, luego en toda ente debe establecerse distintos niveles de autoridad, responsabilidad y supervisión, desde la cúspide de la pirámide administrativa, hasta su base, pues sucede que se da el caso de que hay delitos, pero no hay delincuentes, ello ha sucedido en instituciones desfalcadas, donde al final nadie es responsable, lo que favorece que los hechos delictivos se sigan repitiendo constantemente. Una forma de evitar fraudes es la aplicación estricta de Sistemas y Procedimientos Administrativos idóneos, reforzados por una ferrea revisión de las Contralorías Internas, que deben ser las garantes del cumplimiento de las leyes que rigen la materia en general y de la pulcra gestión en las instituciones.

Un hecho notable en cuanto a la revisión de los compromisos presupuestarios en la Administración Pública fue que a finales de los noventa se eliminó el Control Previo de las transacciones y compromisos y solo se dejó el Posterior, cuando es evidente, que el primero es preventivo y por tanto evita la consumación de delitos, en cambio, el segundo por razones lógicas se enfrenta a hechos cumplidos, luego es necesario la instauración de controles previos eficaces que hagan muy difícil la comisión de delitos contra la cosa pública.

Cuando abordamos el control, en mi concepto la severa aplicación de la ley es esencial, ya que considero que las sanciones civiles, penales y administrativas constituyen la mejor forma de control; valdría la pena señalar un hecho muy notorio en Venezuela y fue cuando el dirigente del partido político Acción Democrática Gonzalo Barrios declaró, que: "en Venezuela se podía robar por que no había ninguna razón para no hacerlo", que quería significar con esa sentencia?, muy sencillo, que se permitía el robo y la corrupción por falta de aplicación de las sanciones establecidas en las leyes; ésta llegó a su climax cuando, los partidos AD-COPEI, acordaron el 20 de mayo de 1993, enjuiciar, destituir y llevar a prisión por corrupción al Presidente, militante del partido Acción Democrática CARLOS ANDRES PÉREZ.

Hay personas que son muy pesimistas en cuanto a la reducción de la corrupción y lo consideran un imposible, mi posición es que el hecho como fenómeno social existe en todas partes, pero con audaces controles administrativos y aplicación muy severa de la ley se pueden reducir a su mínima expresión, incluso, puedo afirmar en base al conocimiento que tengo del comportamiento del venezolano, que el aplicar duras sanciones a los transgresores de la ley, serviría como escarmiento o ejemplo para que aquellos que pudieren cometer los mismos delitos se abstuviesen de perpetrarlos al saber de los castigos a los cuales se expondrían.

En Venezuela en los 21 años del proceso bolivariano se han obtenido grandes logros sociales, entre muchos otros pudiésemos señalar la existencia de una educación pública y gratuita en todos los niveles, a tal punto que es el quinto país en matrícula educativa en el mundo y segundo en la América Latina después de la República de Cuba, ello según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), igualmente la gratuidad de la salud es ejemplo en esta parte del hemisferio, además se le ha otorgado el beneficio de la jubilación a más de 3.000.000.oo de personas, cuando en los 42 años bajo la égida de AD y COPEI, sólo se les otorgó a 300.000.oo, igualmente, se han construido más de 3.000.000.oo de viviendas para las personas más humildes, no obstante la reingeniería de la Administración Pública está pendiente, ya que contribuiría de manera decisiva en el logro de un mayor bienestar para pueblo venezolano.

Como todo sistema es perfectible, las ideas acá expuestas tienen por finalidad aportar soluciones a un problema endémico que vivimos y como ciudadanos estamos obligados por nuestra Constitución a brindar nuestro aporte, no obstante, las ideas delineadas deben discutirse, mejorarse y complementarse para concretar un macro plan nacional para la reforma de la Administración Pública. Igualmente, pueden desplegarse campañas mediáticas tendientes a orientar la conducta de los ciudadanos hacia valores éticos y morales que son los que edifican una mejor sociedad.

''ARAR NUNCA ES MALO, AUNQUE SEA EN EL MAR"

 


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 586 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter