Discurso, el mal manejo de los mensajes públicos que ofenden al pueblo como base del voto

El manejo del discurso es crucial para lograr la simpatía de nuestros seguidores en el campo filosófico y político. Y cualquier persona debe conocer su estructura y formas que la consagran y desarrollan porque nos llevan al manejo de la oratoria, en el año 1979- 82 dicte varios seminarios sobre oratoria y desarrollo de la personalidad, una síntesis de mis horas de docencia. Así que, bajo este cuadro, debemos entender que son las diadas como las hippias en la estructuración y desarrollo del mismo. Este segundo término induce al engaño: Lo mismo es a la vez falso y verdadero, además considera que el que obra mal voluntariamente es el mejor y, llega a esta postura por inducción.

De modo que el discurso debe ser manejado como unidad en extensión verbal que busca ubicarnos de una manera simétrica a la realidad de un asunto, el cual resulta básico para nuestros criterios existenciales. De modo que el mensaje debe ser exacto por la identificación y el dibujo de ese hecho o acto que nos da una argumentación válida sobre ese acontecer cotidiano en que nos envolvemos de una manera frecuencial.

La vida es perfecta y el hombre con su actuación la deforma y sobre todo con el manejo de su discurso porque sus niveles de angustia determinan niveles de asperezas. A la hora del dialogo con las demás partes o segmentaciones de la república. Necesitamos manejar la democracia en su profundidad y por lo tanto debe prevalecer la reinstitucionalización de la acción republicana.

Las costumbres democráticas conservan la democracia, así como las costumbres oligárquicas conservan los mecanismos oligárquicos., de modo que todo genero humano debe aprender a manejar el discurso público y ser preciso en el juego político. La diada es la formulación de los titúlales en que se esboza el discurso y, en su manejo cuando nos dirigimos al Estado- Nación no es para ofender a otro presidente, por cada personaje tiene sus defectos y estar expuesto a ser sancionado por sus semejantes, en nuestro caso, La Asamblea Nacional a elegir no es para principiantes porque nos resulta costoso para mantener a ciudadanos que desconocen la política como ejercicio público.

Solo queremos eficiencia y garantía en el movimiento económico del país, no comerciantes que tienen sus locales en los mercados y van a sus oficinas solo a tomar café, porque desconocen el campo ideológico y los términos matemáticos y dialecticos para llevar al país hacia un buen fin.

Aristóteles destacó que el Estado se divide en dos partes, los ricos y pobres. Y para lograr el equilibrio político, debe aplicarse las máximas del derecho público para fundar responsabilidades y prevalecer el orden comercial en un ámbito humano.

En consecuencia, nuestro discurso no debe ser de ofensa, sino de acercamiento para fortalecer a los débiles. No engañarlos, diciendo que hay producción y los alimentos tienen un costo muy alto, más allá que un salario mínimo.

La virtud del Estado, menos la inteligencia del hombre, es una condición para actuar en público y en privado discutir y aprobar las leyes que regirán la república. Cultivemos la virtud como factor de crecimiento social.

Tenemos que fustigar al utopismo doctrinario y entender que nuestro discurso sea racional para tener oportunidad de definirnos en un campo político que toma en cuenta el plano astrológico y espiritual, no me refiero al oscurantismo, sino que un presidente debe ser inteligente en el uso del campo oratorio y cumplir con los protocolos que marca la ley.. Cuando nos dirigimos al pueblo como base popular, debemos saber manejar las teorías metafísicas para justificar la importancia de la patria y el manejo de su economía.

Venezuela, el futuro no dependerán tanto de China, sino de Rusia, es el lugar del nuevo nacimiento progresista de manera racional, donde la Iglesia tiene su parcela y lo político que es el Estado, la otra. Así que no es una ambigüedad política, sino de crecimiento geopolítico y territorial, Es saber administrar las riquezas de una nación para ir a una ruta de crecimiento con una base popular conocida, no extraña a su comunidad, hay que ser racional y no estimular a las almas pérdidas, a llamar a una abstención, debemos ir a un proceso electoral para recibir una respuesta, es reconstruir el país, donde su estructura esta fragmentada y deteriorada.

En nuestro país, ¿peca quien se sirve a sí mismo para los demás en beneficio propio? ¿Quién acapara alimentos y constituye roscas? ¿Quién maneja a su antojo los precios? Sin duda, el hombre moderno se encuentra anestesiado y tiene como soporte el discurso populista de carácter presidencial. Hemos abandonado el cumplimiento de los mandamientos de Dios, de la Iglesia y de las obligaciones del propio Estado, porque el actual gobierno controla todos los poderes.

Por esto, tenemos que proclamar que el pecado es una realidad actuante en el mundo. Misterio de iniquidad lo llama San Pablo, (2Ts 2,7) y este misterio actúa cada vez que el hombre peca.

Ni la Biblia ni la filosofía griega conocen el término persona. La Biblia cuando se refiere al hombre, lo caracteriza en su triple relación, de superioridad frente a la naturaleza, de igualdad respecto al tú humano y, como base de esas dos relaciones y fundamento de su conciencia como sujeto, la relación de dependencia. La filosofía griega no conoce tampoco ni el término ni el concepto de persona, obsesionada como estaba por la idea de naturaleza y de las notas distintivas de todo ser real: la inmutabilidad, intemporalidad y universalidad.

De modo que el hombre que se crea un líder, no lo es. Su conciencia obvia su propia esencia y visión y jamás puede relacionarse con la porque no desea que los demás disfruten lo que él posee y cree como suyo.

Debido a esto, el origen de toda cultura no se encuentra nunca una ideología o sistema de vida, sino al hombre en su totalidad material y espiritual, que vive dentro de esa ideología o sistema de vida, y que los acepta o que intenta cambiarlos, por eso, en toda cultura aparece siempre una espiritualización de la materia y una materialización del espíritu, o una como encarnación de lo que hay de espiritual en el hombre. Por eso, la cultura es la expresión del hombre integral y, tenemos gobernantes y presidentes que desconocen esta relación y América Latina tiene o ha tenido dos ejemplos.

Ahora resurge una cultura religiosa apoyando al comunismo, una contradicción de principios doctrinarios. El pentecostalismo es un movimiento aculturado que persigue fines económicos y constituyen el Caballo de Troya del presente siglo en cuanto al tema salvitico.

Desean incorporarse a la política llamándose apósteles y son poseedores de un proyecto de interacción en la modernidad llamada cristiana. Ese discurso es plenamente falso y esta atomatizado en una buena cantidad de ciudadanos y, actualmente en vez de actuar con libre albedrio, son agentes de control social en sus distintos niveles de actuación pública., esto, ha dado a una cooptación de religiosos al comunismo porque como dije al principio utilizan un lenguaje falso que al transformarlo en discurso se traduce en una verdad.

Es una especie de sinfonía, la religión constituye un soporte fundamental en la reconstrucción de una conciencia nacional latina. Pero, Evo Morales Ayma prosiguió con sus ideales y rituales indígenas y ya sabemos los resultados, cuando todo se tradujo en una posición critica hacia Evo, más allá del Golpe Militar y los cristianos que en un comienzo le apoyaron, le quitaron ese apoyo, dando un resultado inesperado. Por otro lado, tenemos el islam que ha penetrado profundamente en este lado del continente.

Hay una descomposición política por el mal manejo del discurso y los aportes del modernismo a las ideologías, ya Carl Marx es el pasado. Si las economías del mundo buscan un camino común con sus vínculos naturales,, Los agentes del socialismo buscan fragmentarlas y mediante la Teoría del Caos instrumentalizar a través de la religión y control social de las masas su declive y armar bajo un grupo definido una torre económica, de dominio total al universo de las finanzas y, las organizaciones clínicas entraron en un juego doble que fue denunciado por el farmaceuta Eduardo Samán para darle mayor fuerza a los genéricos ante el ataque feroz de los laboratorios que querían eliminarlos y elevar sus costos, como hoy. Al igual que el sistema sanitario privado, Samán un estratega en lo sanitario fue cesanteado y aislado por los cuentos de farras y vemos hoy que sus planteamientos tenían y tienen razón, sus soportes es la racionalidad de recursos a favor del pueblo. Chávez, no le comprendió que lo importante es la base organizacional del voto desde una visión de la farmacología, sanitario, finanzas y alimentación

Hoy, el colapso es total por la ineficacia de un tren gerencial que poco piensa en la estructura del poder y movimiento popular y donde el Legado de Chávez duerme en un armario, es solo utilizado por su nombre y no por su historia, al igual que Carlos Andrés. Ambos son los pioneros en la reforma del Estado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 595 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: