Nuevamente: Rafael Simón Jiménez es libre al renunciar al CNE

Para vivir padeciendo de inquietudes como en un infierno que no te quieran en el gobierno ni tampoco en la oposición: se hace necesario tomar una decisión y don Rafael Simón Jímenez la tomó y como otro "don Rafael" de la novela pasada habló y habló claro, no más pesadillas, pues sus síntomas internos lo estaban matando por dentro y, eso de sufrir para que no te entiendan ni te apoyen, lo mejor, era decir, me voy, renuncio no puedo permanecer más tiempo en este laberinto electoral que son escasos quienes lo quieren y él ni nació para eso, ni se iba quedar de ejemplo toda una eternidad contra su gusto. ¿Merece o no, consolarlo, darle aliento, para que recupere su tiempo perdido, su largo tiempo?

Eran días cortos y noches largas de mucha cavilación que le dejaron ojeras negras nada florecientes que paso a paso ira despejando sus desordenadas intrigas en el plano vivencial y el tiempo pasaba y él pensaba, pensaba y el tiempo seguía pasando y, pensaba, ¿lo hago o no lo hago? Y en ese meditar y en ese padecer se estaba envejeciendo prematuramente y, después de un largo tiempo, muy largo, que nos ha costado trabajo contarlos una y otra vez, pero, aunque cuesta creerlo se mantuvo como un Cid Campeador luchando tras de las sombras y viendo cada día sus ojeras crecer de trasnochos pudo, tomar la más larga, profunda y agitada decisión después de permanecer en el CNE por ese largo tiempo de 25 días, toda una vida quizás, sin esperanzas como la que tuvo Tibisay Lucena para jubilarse como la mejor presidenta de ese organismo, pero con su malograda fuerza de convicción bien inaudita: se quitó ese pesado peso de encima el pasado seis de julio sin lágrimas, pero con mucha paciencia de devoción soltó: Renunció. No aguanto más se escoró y, dijo: no quiero permanecer más tiempo en este recinto como un esclavo antiguo que está acabando con mi paz, con mis sueños, con mis tributos, con mi moral y con mis alegrías, soy libre y libre quedó. ¿El que lucha vence y RSJ, luchó y venció y sus enseñanzas quedarán, o no?

Hay que hacer notar y resaltar dentro del juego de la democracia participativa que hace a los políticos como lo es Rafael Simón Jímenez, como un ducho luchador que le estaba causando escozor partidista su permanencia en el ente electoral que, con solo su presencia desequilibraba al gobierno como a la oposición y para no estar mal con dios y con el diablo renunció, renuncia inoportuna, que se va a llevar sus varios días para que el pueblo venezolano se alivie y vuelva a la calma por las embestidas de hombres importantes dentro del juego político que, no todos los días se renuncia y menos él que casi dedicó parte de su vida a velar por los intereses de los electores que desde el 12 de junio des este año llegó al CNE -una eternidad- con una furia que ahora lo mantiene libre y no estaría mal si lo eligieran para ser diputado que con su remolino político de voluntad defendería en el parlamento venezolano en el caso que, consiguiera que un grupo de inversores mediáticos lo tomaran en cuenta para servirles a brazos partidos con el mérito de que no estaría ni con el gobierno ni con la oposición y así haría feliz a todo aquel que quisiera ser feliz con su línea recta de servidor por una causa que es su causa que hasta posible es, moriría por ella. ¿Vale o no vale la pena seleccionarlo y darle el voto? Opción maravillosa en puerta.

La Patria necesita a hombres preocupados que luchen por los interéses del Estado que cargo que ocupen dediquen su vida por el porvenir de los demás como lo ha hecho don Rafael Simón Jímenez quien, después de pensarlo por largo tiempo jamás, padecerá de depresión como la sufre actualmente Michelle Obama, cuidado por ti don Rafael, que cada paso que des en lo adelante, sea tan inteligente como lo acabas de demostrar que para no jugar con malos entendidos, renunciaste. ¡Bravo! Se repondrá el CNE de tan duro golpe que si la comunidad internacional no lo quería, ahora menos, por la terrible renuncia de un hombre que pasó su mayor tiempo de vida en pensar cómo renunciar como rector impuesto.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 939 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: