Manifiesto de los participantes del PNFA en Historia de Falcón-Lara

Razones para no celebrar la fundación de ciudades coloniales en Venezuela

Los cursantes del PNFA en Historia, maestrantes y doctorantes, abajo firmantes, ante las actividades planificadas por algunas autoridades, gobernantes regionales y locales, actores políticos e intelectuales; para las celebraciones sobre la fundación de pueblos, ejecutadas por los españoles en nuestro territorio, queremos manifestar lo siguiente:

  1. Europa para finales del siglo XV y principios del XVI, vivió un proceso caracterizado por guerras entre países, desplazamiento del pensamiento teológico por la razón moderna, nacimiento del enciclopedismo, la ciencia, la técnica y el maquinismo; debilitamiento del Estado feudal y auge del Estado Moderno, pérdida de poder de los Reyes y fortalecimiento de los mercaderes con la expansión del comercio. Nacía el capitalismo en un contexto de una Europa desigual, en la que España estaba debilitada por las guerras con otros países y una crisis interna. La economía española se levantaba sobre los pilares de la tierra y la plata; la agricultura castellana y la minería americana. América era colonizada, expoliada sus riquezas y su gente exterminada.

  2. En Venezuela, con el inicio de la Revolución Bolivariana y de la mano de nuestro comandante Hugo Rafael Chávez Frías y actual presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, se planteó descolonizar la memoria del pueblo venezolano del imaginario social impuesto a nuestros nativos ancestrales y sus descendientes con la invasión europea. Entre sus objetivos están: reconstruir otra consciencia histórica, con elevado sentido nacionalista, soportada en valores de solidaridad, unión, respeto y tolerancia y defensora del legados de dignidad, colectivismo, autodeterminación, valentía, irreverencia y luchadores ante las adversidades, como herencia histórica de las naciones originarias. Para ello, el pasado año se creó por decisión presidencial, el Instituto de Altos Estudios para la Descolonización del Pensamiento como parte del movimiento de intelectuales de nuestro continente quienes impulsan con sus investigaciones un repensar y mirar desde América y no desde los llamados imperios europeos y norteamericanos. Si hay un objetivo político dirigido a descolonizar la memoria del pueblo venezolano y se crea un Instituto para ello, ¿no entendemos por qué hay que celebrar las fundaciones de pueblos coloniales cuando dichos pueblos fueron fundados, a sangre y fuego y bajo un régimen de esclavización de los nativos ancestrales, y ya habían sido fundados por sus pobladores hacía más de 14000 años?

  3. Por ello es necesario develar algunos aspectos de nuestro proceso histórico que sirvieron y sirven aún para profundizar la dependencia política- cultural y la sujeción de nuestra nación a los grandes centros de poder mundial. Desde donde, tanto Europa y España especialmente, nos vieron como pueblos bárbaros, sin cultura, que requeríamos ser civilizados para parecernos a ese continente europeo; civilización que significó el exterminio de la mayor parte de los pueblos originarios en todo el territorio Nuestro americano y caribeño y, particularmente, en Venezuela.

  4. Para ello, se aplicó el plan genocida de evangelizar y suplantar la cultura originaria, creencias, formas de curar, de vida y de relacionamiento con la naturaleza y, en general, por la imposición de una cultura construida en Europa difundida como cultura universal sobre los demás pueblos del mundo, desconociendo las distintas formas de vida de éstos. Ayer hubo el saqueo de nuestras riquezas humanas, minerales, perlas, productos agrícolas, artesanía, con lo que Europa logró ser lo que es hoy; mientras que hoy el gobierno de los Estados Unidos, junto con los gobernantes acólitos del continente, actuando como imperialismo colectivo delincuencial, aplica la doctrina Monroe de 1823 –hoy reinterpretada y ajustada a estos tiempos- pretenden que sigamos siendo su "patio trasero"; han robado nuestro dinero en el exterior y quieren arrebatarnos el petróleo; buscan apropiarse de minerales que necesita la élite dirigente mundial para, entre otras cosas, viabilizar condiciones de vida en otros planetas en momentos en que la tierra la están haciendo invivible.

  5. Entre las implicaciones nefastas de la invasión y colonización española desde finales del siglo XV, se menciona como herencia –por decir las menos- el cuadro de enfermedades psicóticas y neuróticas, fundamentadas en investigaciones científicas e históricas las cuales refieren que los hombres que acompañaron a Colón, muchos de ellos fueron sacados de Centros de presidios y manicomios, eran portadores de patologías psicopáticas que al invadir nuestro territorio, cometieron desmanes y asesinatos contra la población nativa ancestral; pero además, el cruce violento con nuestras mujeres, nos hizo herederos de muchas de esas patologías que trajeron de su continente. Esto lo reafirma el Psiquiatra venezolano Francisco Herrera Luque, quien para elaborar sus obras: viajeros de Indias [1] y La Huella Perenne [2], hubo de visitar algunos Centros Psiquiátricos y Centros Carcelarios en España, tratando de acercarse a la explicación de la personalidad de la gente que acompañó a Colón y algunos reyes, como es el caso de los rasgos paranoides de Pedro el Cruel, considerado, además, como altanero, rencoroso, cruel y lúbrico. ¿Acaso esto es causal para que en pleno siglo XXI, celebremos el despojo, la expropiación, invasión, imposición cultural e inoculación de enfermedades psicopáticas a los pueblos ancestrales?

  6. Por ello, Francisco Herrera Luque, señaló que Venezuela tiene una sobrecarga psicopática y el inmigrante español expresa una doble morbilidad, no es difícil inferir que la tasa de personalidades psicopáticas dentro de las poblaciones migratorias es muy alta: tan así como para dejar una huella genética como herencia que se transmite de generación en generación. En consecuencia, si en las poblaciones migratorias hubo una sobrecarga mental y ellas son hereditarias, es factible suponer que las naciones procedentes de la inmigración, han de tener una sobrecarga de anomalías como las antes señaladas.

  7. En arreglo con lo anterior, las colonias las asumió Europa como territorios que servían además, como castigo. Muchos las veían como reservorio donde iba a parar todo lo impuro. Era tan así que los hijos de españoles que no tenían buen comportamiento, los padres los amenazaban con enviarlos a las colonias.

  8. Asimismo, la historiografía tradicional conservadora aún hegemónica con su enseñanza en los distintos niveles del sistema educativo venezolano, ha ocultado la existencia de las distintas naciones de pueblos originarios establecidas en el territorio venezolano. Fueron más de catorce mil años de presencia de diversas etnias que convivieron cada una como naciones autónomas y construyeron, en su vida social, culturas, organizaciones sociales, políticas, formas de producir y la respectiva organización militar. Estas naciones antes de la invasión europea, se caracterizaban, entre otras cosas, por tener una visión integral de vida con la que concibieron que naturaleza, ser y cosmos formaban parte de un todo articulado e interrelacionado. Igualmente, la producción de su vida material y espiritual, organización social, creencias, división social del trabajo, normas de convivencia y cultura, estaban determinadas por esa cosmovisión.

  9. Igualmente, entendieron la idea de nación como fundamento para la organización social, poblamiento del territorio, su relacionamiento con otras naciones y para la defensa, basada –en la mayoría de los casos- en una existencia armónica de respeto entre pueblos diversos. Pueblos que respetaron y respetan la preservación de la naturaleza y la tierra como medio de sustento; con adoraciones a los fenómenos naturales como la lluvia, estrellas y astros como el sol, la luna por los beneficios que éstos les brindaban y abrazaron siempre un sentido de trascendencia.

  10. Con estas conexiones mantuvieron viva su religiosidad como divinidad politeísta mágica conjugada en el tiempo, llevada a un elevado respeto ante lo sagrado a la preeminencia de la espiritualidad cósmica que le confiere el papel jugado por los proveedores que esta naturaleza les ofreció para la sobrevivencia digna en sus territorios. Preguntamos, ¿se va a celebrar que se haya satanizado la espiritualidad mágico-religioso de nuestras naciones originarias, que se haya impuesto un pensamiento único el cual desde otra mirada filosófica pretendemos hoy romper?

  11. A lo ya señalado se suma la empresa de la inquisición que practicó torturas, masacres y exterminio humano. Este máximo tribunal eclesiástico resultó ser la salida más convincente para imponer, por la vía violenta y la evangelización a nuestros nativos ancestrales, el proyecto eurocéntrico. Hoy por hoy, esa misma élite eclesiástica se reacomoda al lado del gran capital, legitima la quema de humanos, aprueban y celebran las guerras e invasiones militares a países que luchan por su autodeterminación. ¿Acaso también esto es razón histórica de celebración?.

  12. Las encomiendas significaron: la enseñanza de la fe católica en la población nativa y éstos debían, como retribución, "servir a los españoles". En las Ordenanzas de Granada de 1526, el objeto de las encomiendas era: "apartar a los indios de sus vicios, instruirlos en los buenos usos y costumbres, enseñarles la religión cristiana y obligarlos a servir a los españoles". Este proceso se hizo simultáneamente con la fundación de los pueblos de doctrinas con una dinámica diversa y heterogénea en el territorio. El régimen de encomienda promulgado a través de decretos reales, aceleró e intensificó una mayor resistencia y renuencia de las llamadas poblaciones indígenas a ser sometidas y explotadas económicamente pero también a desaparecer gran parte de esta población, asumida como mercancía por parte de los mercaderes españoles. Además, cumplieron el papel de acumulación de bienes de los conquistadores y de la Corona. Esta empresa no estuvo dirigida al desarrollo agrícola de la colonia. Su producción se limitó a las demandas que exigía el Estado Monárquico español para su usufructúo y para beneficio del conquistador.

  13. Al respecto, Nieves Avellán sostiene que: "En el proceso del régimen de encomienda se manejó la idea de impartir asistencia espiritual, tanto, que ya en 1596, por la Real Cédula, obligaban a los sacerdotes a enseñar el idioma y el adoctrinamiento" [3]. Como medida adoptada obligatoriamente por el gobierno español, le dio potestad a la iglesia para fundar y refundar a comienzos del siglo XVII nuevos pueblos y, con ello, el crecimiento de centros poblados pero sostenidos por la fe católica.

  14. Durante los siglos XVII y XVIII se produjo un aceleramiento de la reducción de la mano de obra nativa en calidad de esclavización, lo cual propició la conformación de los denominados resguardos indígenas como medida jurídica necesaria para garantizar el uso y administración de los terrenos en el que -se presume- se pudo garantizar la idiosincrasia de las poblaciones originarias. La institucionalidad española cedió a las élites de España y Tierra Firme el despojo de la propiedad comunal, germen de los posteriores latifundios del siglo XIX prolongados hasta la actualidad. ¿Es una razón de peso celebrar el robo de tierras con la aplicación de legislaciones delictivas?

  15. Para colonizar el alma, pensamiento y el ser, e imponer costumbres y un idioma ajenos y desconocidos para la población nativa, se produjo el traslado de pueblos completos; pero especialmente cuando los pueblos nativos se resistían a ser evangelizados. Esta resistencia fue tal que en 1515 los Caribes quemaron un templo evangelizador de los sacerdotes franciscanos en el pueblo de doctrina de Chirivichí, hoy Santa fe estado Sucre.

  16. Pero también en el siglo XVII, se escenificaron resistencia en algunos territorios como es el caso del pueblo del Cerrito de Santa Rosa, estado Lara, el cual no le fue fácil ser controlado por los misioneros debido a las expresiones de rebeldía de las naciones Gayonas, a tal punto que, de acuerdo a investigaciones históricas inéditas[4], la iglesia se vio obligada a colocar rostro de la mujer gayona en la imagen de la virgen de Nuestra Chiquinquirá de Aregue, en la población de Aregue, Jurisdicción de Barquisimeto con la simbología de un pájaro Cardenal propio de la zona, como mecanismo de persuasión, sumisión, manipulación, control y sometimiento de la población gayona en rebeldía.

  17. Otra estrategia ejecutada por la Corona de España para conformar pueblos de doctrina fue hacer decretos "para que trasladaran a los hijos de los indios reducidos y separarlos de sus padres a otros pueblos y así educarlos de manera de que no aprendiesen los vicios de aquellos". Esta política produjo una ruptura con la continuidad de formación cultural de dichos niños en sus respectivas naciones de origen; lo cual originó una colonización mental en las creencias, concepción del mundo y, en general, un cambio drástico en su cosmovisión. ¿Es la transculturación y la desterritorialización mental, lo que se quiere celebrar?

  18. El adoctrinamiento de la etnia gayona que quedó ubicada en el pueblo de Santa Rosa, hoy estado Lara, se prolongó un poco más de 25 años cuando entra la implantación del movimiento Mariano como salida, también "pacífica" al impulsar el culto a la imagen de la Divina Pastora quien pasó a recibir, a través de los representantes de la alta jerarquía eclesiástica, como tributo obligado, la posesión de las tierras de la nación gayona y que la ubican, después de la virgen de Nuestra Señora de Guadalupe de México, como la propietaria mayoritaria de la propiedad comunal y de los resguardos indígenas. De esta manera, con la utilización de la simbología religiosa y la política de división territorial con la conformación de Vicarías, Curatos, la iglesia pasó a tener papel preponderante dentro del proyecto civilizador-colonizador. Acumuló poder pero también grandes extensiones de tierras. ¿No nos dice nada el Vaticano con relación a los bienes que posee y la duche vita que lleva la alta jerarquía eclesiástica venezolana?

  19. Otras de las implicaciones históricas que se derivan de la aplicación de las políticas de pacificación y adoctrinamiento de los pueblos nativos, fue el problema de la propiedad territorial, lo cual reflejó las distintas situaciones de índole político-administrativa que se presentaron en los pueblos de doctrinas ante la forma y los mecanismos de expropiación de la tierra, adjudicación de terrenos como parte del proyecto civilizador- colonizador.

  20. La propiedad territorial y su apropiación por parte de los representantes de la Corona española y de la alta jerarquía eclesiástica, se intensificó a finales del siglo XVIII, fundamentada jurídicamente. Estuvo bajo su dominio desde el momento en que cambiaban los nombres de los pueblos originarios por el de un santo, que en lo sucesivo pasaba a ser el patrono del pueblo, Villa o Ciudad, generalmente con influencia mariana.

  21. En pocas palabras, el plan civilizador-colonizador combinó, por una parte, el exterminio de la población existente conformada por naciones diversas de: Jirahara, Axagua, Gayones, Caquetíos, Caribes, Caracas, Arawacos entre otros, para imponer inicialmente su voluntad y dominio territorial al invadir el territorio, desplegarse por el mismo y destruir lo autóctono y genuino que estuvo presente en este espacio social por más de quince mil años en convivencia armónica con la naturaleza como una unidad indisoluble; pero también, por otra parte, la conquista persuasiva y altamente peligrosa del alma, la mente, el espíritu, la voluntad, para de esta forma anular, inmovilizar y neutralizar en algunos pobladores, su acción de rebeldía y defensa de su territorio. ¿Es la colonización de nuestra espiritualidad la que también celebramos?

  22. Ante este cuadro dantesco vivido por los habitantes de nuestro territorio desde el mismo momento de la invasión de España hasta la refundación por ellos de unos pueblos que ya se habían fundado hacía más de 14.000 años, nos preguntamos ¿qué se quiere celebrar?. Si es esto lo que se celebra ¿cómo queda la memoria de los jefes militares de nuestras etnias que como: Guaicaipuro, Aramaipuro, Catia, Mamacuri, Guaicamacuto, Naiguatá, Chacao Paramaconi, Mara, Baruta, Maraguei, Arichuna, Guaratarí, Cayaurima, Chicuramay, Cuaicurián, entre otros, desde el mismo momento de la invasión española, ofrecieron férrea resistencia al invasor?, ¿qué dirían las mujeres nativas de las etnias Caribes, Jirahara, Axagua, Gayones, Caquetíos, Caracas, Arawacos, Cumanagotos, Timotocuicas, entre otras, abusadas por el invasor pero que también le arrebataban sus hijos para cambiarle sus creencias y costumbres?. Más cercano en el tiempo, ¿qué expresarían Bolívar, Antonio José de Sucre, Jacinto Lara, Rafael Urdaneta y demás héroes de nuestra lucha contra el invasor español, quienes impulsaron políticas indigenistas para salvaguardar a la población nativa? y ¿qué diría nuestro Comandante Supremo, Hugo Chávez quien, consciente del significado de la invasión española y la aplicación del proyecto civilizador-colonizador en nuestro territorio, suplantó el mal llamado "Día de la Raza" por "Día de la Resistencia Indígena"?, en honor a la memoria de nuestros primeros próceres mártires.

  23. No se confunda lo que aquí decimos con dogmatismo, posiciones románticas o ideas de trasnochados. Chávez nos enseñó que en la vida hay patrimonios tan valiosos como la patria, que no se negocian. Nuestra historia y nuestra dignidad, como herencia de nuestros próceres construida desde 1498 hasta nuestros días y como parte de un continuo histórico, son innegociables; y tampoco la historia se puede dejar en manos de improvisados, en apologetas de la colonización o en quienes renunciaron sus visitas a los archivos históricos hace tiempo porque no investigan y se alimentan de la historiografía escrita por las élites dominantes, aún hegemónica, que reproduce el sistema de dominación imperante en el mundo. No es lo mismo repetir en el siglo XXI el fundamentalismo liberal construido en el siglo XVIII y remozado en estos tiempos como neo-liberalismo, a la reinterpretación de nuestra historia desde otros referentes teórico-epistemológicos que intenta develar las claves de nuestra dominación ayer subyacentes en el fenómeno de la recolonización, en el presente. Como dice Marc Bloch: "la incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado; pero nada vale forzarse en conocer el pasado si no se sabe nada del presente". Con ello, entre otras cosas, queremos abrir un debate franco y abierto sobre esta temática. ¡Estamos en los archivos y la academia, pero también estamos en la calle construyendo patria junto al pueblo!.

En rechazo al etno-genocidio cometido contra nuestros ancestros y en honor a todos los caídos en esa gesta histórica, rechazamos este tipo de celebraciones e instamos a quienes están frente a la organización de las mismas a investigar y estudiar nuestra historia, para que no sigamos cometiendo este tipo de error que avergüenza al gentilicio venezolano y sienta un mal precedente para las generaciones venideras de cara a las amenazas de invadir a nuestro país que viene haciendo el imperialismo colectivo delincuencial norteamericano con fines similares –o peores- a los del invasor español; que como dijo Alí Primera "(…) que después se volvió gringo y hasta el español jodió".

Es auténtico

Ángel Custodio Velásquez

63 Firmas en depósito

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 724 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter