Crítica ácida

Con impudicia violan los diez mandamientos y más

Impúdico es sinónimo de deshonesto, obsceno, lujurioso, escabroso, libidinoso y otros términos que pueden aplicarse sin equivocación a la caótica política de dirigentes apátridas, entregados a vicios que dan pie a esta opinión ácida, con el propósito de continuar acreditándole a su enloquecido radicalismo contrarrevolucionario, ejemplos de por qué no levantan simpatías.

Su desempeño errático insoportable, terrorista y escatológico, viola uno por uno los diez mandamientos de la Ley de Dios.

1ro. Amar a Dios sobre todas las cosas sin idolatrías ni supersticiones. El grupo ladrón de recursos venezolanos en el exterior, ama la avaricia y tiene por ser supremo el capital del que se apropia, aman al mercantilismo salvaje

2do. No jurar su santo nombre en vano. La inutilidad del autojuramentado y pérfidos "representantes" de Venezuela sin autoridad para nada que no sea, conformar un imaginario gobierno "interino", es lo que "juran" en el exterior como mandaderos de un tipejo ausente de votos presidenciales.

3ro. Santificar las fiestas, que implica ir a misa a las que no son asistentes políticos de ninguna tendencia, salvo por intereses, y comulgar menos…, ausente la moral republicana, crematísticos de desempeño mafioso en lupanares, los han detenido en el extranjero, ebrios o drogados.

4to. Honrar a padre y madre. Si venden su patria, deshonran sus progenitores, a quienes han involucrado en negocios turbios, que caracterizan su falaz vida diaria.

5to. No matar ni incitar a ofender a nadie. Apoyar y participar en el terrorismo de guarimbas, los condena a las pailas del averno por asesinos, pirómanos, destructores, culpables de luto masivo, y de heridos, entre ellos discapacitados unos temporales y otros de por vida.

6to. No cometer ni obligar a otros a cometer actos impuros. Han sido grabados y filmados en proposiciones y acciones deshonestas, porque a fin de cuentas en sus "salidas" politiqueras, la violación de derechos humanos es ley opositora.

7mo. No robar ni mandar a apropiarse de lo ajeno. Su conducta disfrazada de "oposición en manifestaciones pacíficas", los delata al mezclarse en delitos de toda índole, escudándose en la protesta política para el asalto a propiedades públicas y privadas.

8vo. No levantar falsos testimonios ni mentir a nadie. Los "fake news" o noticias falsas, las fotos y videos de hechos no sucedidos en Venezuela, expuestos como violaciones de los DD HH por la revolución socialista venezolana, los dejan en el esterero de la personalidad perversa.

9no. No consentir pensamientos ni deseos impuros. Comprobados numerosos actos lascivos cometidos con dinero robado al estado, baste recordar testimonios de proposiciones destinadas a planes o acciones cumplidas, al negarle al pueblo medicinas y alimentos importados, aceptando coacción y medidas coercitivas impuestas.

Y décimo mandamiento, no desear ni destruir los bienes ajenos. En este punto le pido evoque las acciones violentas bendecidas por fachos políticos ensotanados, entre ellos uno que le dio vivas al cáncer sufrido por el Comandante Chávez, y que hoy estará alegre si el Covid 19 afecta chavistas. Un retrato imborrable de lo que representan (son representativos), y en qué manos caeríamos si volvieran al poder.

Quienes aceptaron resultados de las elecciones parlamentarias 2015 ganadas por la oposición, con un CNE designado por el mismo Tribunal Supremo de Justicia que está hoy, tildan de inconstitucional al recién nombrado. Son irresponsbles en sus demandas y argumentos, Maduro venció en jornada donde hubo 9 millones de votantes, sufragios auditados y firmados por representantes de los partidos de oposición, que hoy violan más mandamientos que los Diez de la Ley de DIOS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 506 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: