"La libertad de los otros termina donde empiezan mis privilegios" (I)

"La libertad de los otros termina donde empiezan mis privilegios" (I)

(Rebelión) Iñaki & Frenchy

Así es realmente el capitalismo; un sistema que busca acumular riqueza para pocos, lo que produce pobreza para muchos. GANAR—GANAR, ADEMAS DE UNA MENTIRA, ES UNA INFAMIA: Unos ganan y otros pierden. Los que producen la riqueza, viven en la pobreza. Es un sistema absolutamente excluyente. El capital no conoce de justicia social ni de humanidad, NI DE DEMOCRACIA, ni de derechos humanos. Acumular, acumular fortuna, sin miramientos, ética ni humanidad, es su lógica. En este empeño, se llevan por delante a la naturaleza: al ambiente. La pandemia que hoy nos azota, es parte de su hechura. La tendencia a la acumulación, es opuesta a la tendencia a la justicia. Cuando la ciencia logre dominar al virus letal, aflorará la inmensa quiebra de capitales medios y modestos; los grandes, los protege el Estado. Veamos los descomunales "PAQUETES DE RESCATES" que en Europa y los Estados Unidos, se le está otorgando a poderosas empresas; esto es, a sus dueños. Monedas buscadas hoy, rodarán en cascada. El colofón del desastre del capitalismo, será el despliegue planetario de las fuerzas telúricas de la naturaleza, como respuesta a la destrucción ambiental del capital. Seremos severamente castigados: O el capital o nosotros. Nos esperan años difíciles. Oportunidades que en la izquierda no aprovechamos. "Lo terrible no es la caída, lo terrible es la pendiente" F Nietzsche.

Deseo llamar la atención de lo que nos puede venir. Pretender conducir el país, por la desgastada y fracasada (a no ser en provecho del capital), vía "desarrollista" industrial en manos del capital nacional tan débil, sumiso, periférico y parasitario, más que equivocación, es complicidad. Los progresistas no entienden que el imperialismo está mutando sus maneras de accionar. Sus guerras convencionales, casi son obsoletas, ahora son hibridas no convencionales. La naturaleza del capital, es contraria a la naturaleza humana. El progresismo no se cansa de equivocarse. De nuevo busca oxigenar al capital, cuando éste está en profunda CRISIS ESTRUCTURAL. Los progresistas, apelan a sofismas y engaños demagógicos, que la realidad pone al desnudo. El chantaje del desempleo, ahora que los impuestos son sostenedores del gasto público, asustan a los gobernantes progresistas. Piensan en los votos y se persignan. No quieren otro modelo social distinto, son prisioneros del que cultivan y se adhieren: tienen gríngolas.

El capitalismo es CREACIÓN HUMANA TEMPORAL. LA HISTORIA ES DIALÉCTICA NO LÓGICA. Volver a la normalidad, es lo que desea el capital, lo que le viene al pelo a sus intereses, también es, la misma paz que clama el gobierno. El orden del capital, es el orden y dominación del mercado; es la legitimación y naturalización de la explotación humana y destrucción de la natura. Para el capital, normalidad es acumulación de riqueza, con feroces consecuencias para el pueblo. La normalidad le conviene al capital; son los espacios de sus privilegios. "Sin tensiones sociales no hay revolución", y sin revolución no hay justicia social.

Lo que es de su interés, el capitalismo se lo apropia. El capitalismo es más, mucho más que su ambición económica. Para transformarlo todo en mercancía, penetra, crea y se apropia de todos los espacios culturales posibles. Reproduce sus características sin descanso, precisamente para tener seguridad de los controles sociales. "El desarrollo de las fuerzas productivas" marxista, no es el "desarrollismo capitalista", es su opuesto, pues debe generar consciencia clasista y ser antagónico al capital. Nos han acostumbrado a cumplir y defender los intereses del capital, como si fueran nuestros intereses; el esclavo defendiendo sus cadenas. Las "sombras" de la "Cueva de Platón" nos onubla. Sócrates prefirió la Cicuta por defender la verdad. Bolívar se desprendió de todo, menos de su honor. Chávez se "consumió" conscientemente. El Che nos recuerda que con el capitalismo "ni tantico así". La pobreza mata más personas que la pandemia. ¿Hacia dónde nos llevan?

Sin la teoría y la práctica anti capitalista, no habrá socialismo. Sólo el socialismo puede superar al capitalismo. El capital tiene identidades propias, el socialismo también. En tiempos de crisis, la burguesía se defiende y ataca; devalúa salarios, aumenta precios y se fagocita todo lo que pueda del Estado. Exige de él, exoneraciones, desgravámenes, todas las libertades económicas y créditos que pocas veces pagan. No admiten restricciones ambientales, acumulan riqueza a cualquier precio, exigen flexibilizaciones laborales y económicas. En Europa y los Estados Unidos, hay cero intereses bancarios, PARA FAVORECER AL GRAN CAPITAL. Con dinero público, se multiplican fortunas privadas. Es falso que el destino del capital, sea el destino de los pueblos. El capital no tiene ética, no puede tenerla, son negocios.

En trabajos anteriores, hemos explorado el IMPORTANTÍSISMO PAPEL QUE TIENE LA CULTURA EN LA DOMINACIÓN CAPITALISTA. Se trata de hábitos, costumbres, creencias, mitos, prácticas, lenguajes, símbolos, comidas, músicas, cines, espectáculos, prensa, libros, medios de comunicación, ropas, modas, estudios, grados, posgrados, normas, valores, teorías, prácticas, etc., etc., que además de servir al interés del mercado, pueden alienar al sujeto. El fetichismo oscurece la verdad: la ideologiza. Necesitamos construir una CONTRA CULTURA, que enfrente, confronte, desnude, denuncie y venza a la cultura dominante: una CULTURA REVOLUCIONARIA. Es la construcción y vivencia en un mundo, no solo distinto al capital, sino opuesto a él. No se puede crear una cultura revolucionaria a espaldas de los pueblos. Son ellos los creadores de todo lo nuevo y deben ser sus beneficiarios. El dilema entre "tránsito" y "ruptura" es clave. Cierto, no hay una historia universal, cada sociedad tiene la suya, pero las características del capital son universales, con mayor o menor incidencia de acuerdo a las condiciones territoriales y temporales.

La rodilla que oprime el cuello del trabajador lleva siglos oprimiéndolo. Claro, la represión se ejerce en nombre del orden, de la ley, de la paz social. El Estado, no representa al pueblo, es el cuartel central del capital. El Estado tiene el monopolio de la violencia. "El Contrato Social" tiene que ser entre los explotados. La costumbre parece tener más efecto que el látigo. Las esperanzas en un mañana mejor son oprobiosas mentiras. Los micro derechos de los pobres, terminan donde se inician los ofensivos "privilegios" de los ricos. ¿Cuál es la etiología de la riqueza? ¿Cómo se hacen fortunas grotescas, vulgares, inhumanas, bárbaras? Más que privilegios, son diferencias que increpan a la condición humana. Una persona con más de cien mil millones de dólares: BÁRBARO, SALVAJE, MISERABLE, en un planeta con más de 3000 millones de personas pasando hambre pareja. CRISTO, CRISTO-HOMBRE, VENID CON TU LÁTIGO A LA TIERRA. Hasta cuándo se manipula en tu nombre…"Si existen los dioses, no se ocupan de nosotros" (Como "veía" este genial ciego llamado Homero), se preocupan y ocupan de los otros: los pocos. CONTINUARÁ…HASTA EL PROXIMO SÁBADO.

EN LA IZQUIERDA, DEBATE HACIA ADENTRO, COMBATE HACIA AFUERA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 514 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: