La oposición podría ganar, si…

"Cuando a un hombre sabio le avisan de sus errores, reflexionará y mejorará su conducta. Cuando a un hombre bobo le señalan su mal comportamiento, no solo no hará caso del consejo sino que más bien repetirá el mismo error" BUDA.

Cada vez que se acerca una elección en nuestro país, se produce desconfianza en ciertos grupos políticos opositores que los lleva a dudar de los resultados que emitiría el CNE. Sin embargo, ante esto es preciso hacerse la siguiente pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que la oposición venezolana intentó construir su propia expectativa de éxito electoral? ¿Por qué tuvieron que dejar en manos de los Estados Unidos, la posibilidad de intentar de hacerse del poder, por la violencia? De hecho, el que aun esté Guaidó fingiendo ser presidente de Venezuela, es una muestra de que la oposición se dejó conducir al principio, sin embargo, tarde se dieron cuenta que el autoaclamado lo que ha hecho es retardar a la oposición democrática, su necesidad de incorporarse a la verdadera lucha por el poder.

En efecto, la oposición se debilitó de tal manera, que en vez de plantearse alternativas para competir en el juego democrático y fortalecerse con miras a triunfar en eventos eleccionarios, desde ya ha comenzado a equivocar nuevamente su estrategia, al dar a conocer que no participarán con la excusa de que el nuevo CNE, "es más de lo mismo"; pero, claro, muchos sabemos que esa no es la razón.

¿Cómo podría fortalecerse la oposición, si sus movilizaciones sociales han desaparecido, y cuando se realizan, la asistencia es mínima? ¿Cómo puede percibir un elector la oportunidad de vencer, si sus líderes ya no se ven entre la gente, saludando o haciendo campaña?

¿Será posible saber de qué manera impacta una movilización social, si prácticamente no ocurren? ¿En qué zona geográfica del país, hay más simpatía por determinado líder? Eso tampoco es posible determinarlo, eso se lo dejaron al dedo índice, el que a la larga decide por encima del liderazgo local.

Desde hace mucho tiempo los líderes opositores no saben cuál es su índice de movilización electoral, y eso es difícil saberlo, si no mantienen contacto con el elector. En realidad, no saben cómo son percibidos por los electores, porque no tienen un discurso que les avale su liderazgo, y en cuanto a su presencia, la misma depende de la frecuencia con que visita a su región o la región en donde piensa hacer política. Donde son unas fieras, es en las redes sociales y es así como mantienen a algunos seguidores.

¿Cómo puede pensar un líder opositor ser electo, si nadie lo conoce?, sin embargo, muchos de los que están en la AN surgieron sin que nadie los conociera, y el colmo fue que se olvidaron de sus responsabilidades con sus electores y como lo refiere Bertold Brecht, se convirtieron "…en políticos aprovechadores, embaucadores y corrompidos, lacayos de las empresas nacionales y multinacionales" Tal es el caso de Guaidó que con el apoyo de los estados unidos ocupó durante un año y pretende seguir ocupando una posición política que solo ha servido para amenazar y tener al país en ascua, como un vulgar títere antinacional que se ha valido del engaño, la trampa y su disposición a ser un servil recadero de los estados unidos para mantenernos en zozobra en todos los aspectos de la vida social, económica y política del país.

¿Cuál sería el discurso que tendría que dar la oposición para ser percibida como una opción electoral? No debe ser el mismo que han dado hasta ahora. Si pretenden fortalecerse deben comenzar a preocuparse por sus seguidores y mostrarles la realidad tal como es, sin necesidad de tenerlos emocionados con aventuras golpistas creyendo que es la forma de tomar el poder. Deben eliminar de su mente, esa subcultura del fraude electoral que les niega la posibilidad de adecentarse en política y les alimenta, influenciados por los Estados unidos, el deseo de hacerse del poder de cualquier forma, menos electoral. Debe quedar claro que quien no trabaja por la victoria, siempre se excusará y vivirá acusando a la institución electoral de fraude, así sea una institución renovada.

¿En verdad, lucha la oposición para lograr una victoria electoral clara? Según lo dicho, No. No lo hace. Son incapaces de hacer ofertas políticas a sus electores porque saben que están lejos del triunfo. ¿Por qué dicen que no participaran en las elecciones parlamentarias? Simplemente, porque no movilizan a nadie, a pesar de la situación que padece el país. Además, porque sus candidaturas son débiles, poco atractivas, sin trascendencia. Si la oposición se fortaleciera en el contacto y actualización con su electorado, hablarían menos de fraudes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1181 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor