¿Se acaba la cuerda Manolo? ¿Y la del presidente qué?

He tomado prestado un subtítulo de la extraordinaria obra, "La Casa de la Bahía", del gran escritor y poeta Zuliano Alexis Fernández; biografía ilustrada de Manuel Trujillo Duran (1871-1933), según el Prólogo – "narrada como pretexto para describir e interpretar la ciudad –puerto de Maracaibo desde su interioridad". Quien lea esta obra de Alexis, corre el riesgo de quedar atrapado entre parajes, vivencias, historias y experiencias a mediados del siglo XVIII, que te obligaran una y otra vez, tocar la puerta de "La Casa de la Bahía".

Pretendo en estas líneas, hacer visible un contraste entre dos realidades, en épocas distintas, con dos personajes insertados en estas, también muy diferentes y con roles, nada cercanos el del uno, del otro, Manuel Trujillo Duran (1871-1933) y el Presidente Maduro (2020). ¿Se acaba la cuerda Presidente?

Y es que, Manuel Trujillo Duran, en una oportunidad, ante tantas adversidades, por la muerte de sus más cercanos amigos; Aniceto, Rafael Yépez Serrano, José Ramón Yépez, Octavio Hernández, Udón Pérez, Serbio Tulio Baralt y el suicidio del poeta Ismael; aunado esto a serios problemas en los negocios y quebrantos de salud, un día expresó: ¡lo único que falta es que me pegue un tiro!, ¡esto parece un luto colectivo!; pero luego, se auto increpó, ¿Qué es eso Manuel? ¿Se acaba la cuerda Manolin? Al final de la extraordinaria historia novelada, termina suicidándose Manuel Trujillo Duran.

Para infortunio de la patria de Bolívar y de Chávez, la traición por parte del Presidente Maduro, a los legados de estos, en su deslizamiento progresivo a la derecha, y de acuerdo al curso de las tendencias sociales, políticas y económicas de la realidad hoy, perfilan su suicidio político y el de la Revolución Bolivariana.

Si los errores detectados y expresados por el Comandante Chávez en el "Golpe de Timón", se hubiesen evaluado y corregido, hoy tendríamos un pueblo mayoritariamente "rodilla en tierra" dispuesto a emular las glorias de nuestros libertadores en la defensa de la patria.

Pero un pueblo engañado una y otra vez, con precios acordados, ahorro en Petros y Lingoticos de Oro, sin salud, sin agua, sin electricidad, sin alimentos, con hiperinflación, destruidas sus industrias básicas, PDVSA y todo el aparato productivo nacional; y ahora con el COVID 19; es un pueblo, que no está "rodilla en tierra", sino arrodillado e impotente ante la mentira y la manipulación. No saldrá este pueblo a defender a un gobierno, que se cree que es la patria, que lejos de preservar los adelantos en defensa de la soberanía, la entrega al gran capital, como pretender hacer en el caso de PDVSA.

El Presidente y su equipo de gobierno, deberían hacer un alto para la reflexión; permitir unas elecciones libres, con CNE de mutuo acuerdo; si pierden, como ellos lo saben, seguirían en la lucha política y podrían reivindicarse y hasta retomar el poder; no obstante, si se empeñan en tensar la cuerda para mantenerse en el gobierno, a costa del sacrificio del pueblo, abonan irremediablemente a dos de los tres posibles escenarios, fuera de su control, en los cuales no tendrían ninguna posibilidad de regresar en el futuro, una vez que la sangre llegue al río: explosión social e intervención militar extranjera.

¿Patria, socialismo o muerte? ¿Y la Economía?

Señor Presidente, el 28-04-2020, debí verificar varias veces un extracto de una de sus alocuciones en la televisión, mis oídos se negaban a transmitir al cerebro, para que este le encontrara alguna lógica de lo que Ud. expresaba; quien no crea, que verifique en los medios del estado: "Es tiempo de prepararse para sanar la economía venezolana a fondo, le pido apoyo a la clase obrera, los CPT, a los empresarios honestos y trabajadores, no se dejen chantajear por los golpistas".

Presidente, su equipo económico, inoculó varios virus al cuerpo económico, social y político de la patria, estos causaron enfermedades severas hasta llevar ese organismo y su institucionalidad a una fase terminal. ¿Cómo sanar a fondo, ese cuerpo con los mismos "médicos" que lo enfermaron? ¿Patria es gobierno? ¿Socialismo es autoritarismo anti humanista? ¿Muerte de quién Presidente? Si es a traidores del pueblo, es suicidio.

A quienes presumen de gran valentía, que repiten frases que no sienten sobre la guerra, que nunca han estado en un campo de batalla, que dicen, "entrarán, pero no saldrán" y otras frases muy de moda en esta coyuntura, les quiero recordar un extracto de la carta de un joven voluntario de la República social fascista de 1943-1945 (Pavone, 1991, p.431):

"¡Morir por la patria, por una idea!...No, eso es una simpleza. Incluso en el frente, de lo que se trata es de matar…Morir no es nada, no existe. Nadie puede imaginar su propia muerte. Matar es la cuestión. Esa es la frontera que hay que atravesar. Sí, es un acto concreto de voluntad, porque con él das vida a tu voluntad en otro hombre"

¿Se le acaba la cuerda Presidente?

Se le acaba la cuerda al Presidente, a pesar del apoyo Internacional de China, Rusia, Irán, Turquía, circunstancial del COVID 19 y otros; así como, el apoyo de un sector del estamento militar, bajo férrea represión; al igual que ocurre con sector minoritario del pueblo, producto de la represión y control social, no se perfilan condiciones objetivas y subjetivas, que le permitan salir airoso en un explosión social o intervención militar extranjera.

Los detenidos, perseguidos y torturados, civiles y militares, forman parte de un cuerpo social y político, que está seriamente resentido; los millones de familias que vieron partir sus parientes del país, fueron un alivio para un gobierno que no ha estado en capacidad de ofrecer servicios de salud, educación, agua, electricidad y comunicaciones; pero fueron a la vez, una daga clavada en el corazón a la familia venezolana, que debió acostumbrase a celebrar el fin de año y los cumpleaños por Wassap, Twitter y otras herramientas.

Los que nos quedamos en el país muchos perecieron por hambre, falta de medicamentos y servicios de salud, entre otros, y el resto, seriamente lesionados por las políticas gubernamentales, principalmente en el área económica.

En las angustias que azotaron a Manuel Trujillo Duran, en su época, el Dr. Montiel Villasmil, le recomendó reposo; lo que, por cierto, no evito el suicidio en marzo de 1933; a Ud. Presidente, le recomendamos reflexión, sabiduría y auténtica valentía para asumir una salida en el marco del civismo, democrática y rechazando la violencia política y social que afecta hoy a todos los venezolanos.

En aras de proteger al pueblo, asumiendo una estatura ética, política y de verdadero estadista, bien vale la pena recordar a Vladimir Ilich Ulianov: "Un paso adelante, dos pasos atrás"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 676 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: