¿Qué le hará el malvado Maduro al buenazo de Juan Guaidó?

Ya estamos tan acostumbrados a movernos en el esquema de los buenos y los malos que el común de la gente comienza a identificar, en el caso a considerar, la existencia de dos personajes representativos del Bien y el Mal: Uno bueno víctima de las circunstancias y el otro Malo, poderoso y opresor. El Juanito Alimaña del que nos habla Diosdado Cabello, aparece como la víctima de un gobierno dirigido por un dictador llamado Nicolás Maduro, algo así como un Carlos Puebla en Chile, perseguido por el gobierno de Pinochet. Esa imagen sembrada en el inconsciente colectivo hará que pronto veamos pintas en las calles que digan “Maduro, con mi Guaidó no te metas” o “Con nuestro Juanito Alimaña no te metas”.

Muy poca gente asimila la cara e imagen de Juan Guaidó con la maldad y lo perverso del contenido del contrato que firmó en contra del país que lo vió nacer. El pela nalgas parece una pobre victima usado por el malvado de Trump y utilizado por el tirano de Maduro para justificar su permanencia en el poder. Todo el esfuerzo de los hermanos Rodríguez (Jorge y Daisy) por presentar a Juan Guaidó como responsable del contenido del Contrato firmado por éste, donde se justifica el asesinato de los líderes del chavismo y se instituye la entrega de nuestro país al gobierno norteamericano, está perdido. Es un ejemplo del mundo al revés, del que nos habló Galeano.

No esta demás recordar que en las cláusulas de ese Contrato firmado por Guaidó y otros venezolanos de la oposición, lo que contiene son las practicas sistemáticas llevadas a cabo durante la IV República contra el país, los líderes de la izquierda y comunistas. Lo mismo que allí se describe es lo que sucedió aquí durante 40 años. Los mercenarios no recibían entrenamiento en Rio Hacha Colombia, sino en la Escuela de las Américas en Panamá.

¿A quién se le vende la idea que fue durante el gobierno del Dr. Raul Leoni y su adorable esposa Doña Menca que hubo el mayor número de jóvenes asesinados y desaparecidos en la Venezuela de la IV República? . ¿A quién se le ocurre pensar que fue durante el gobierno del primer presidente Negro, que ha tenido USA (Barack Obama), haya habido más negros asesinados en las calles estadounidenses por los cuerpos policiales, que durante los gobiernos de George Bush? .

Además, los juanes son sinónimos de gente buena, Juan Bimba es un caso típico, Juanito, Juan Cuchara, el bobo del pueblo lleva el nombre de Juan. el más malo de los juanes que hemos tenido en el siglo pasado no se le conoce por su nombre, sino por su apellido: JUAN VICENTE GOMEZ, todo el mundo habla es de Gómez. A los juanes que vinieron cuando la conquista española, no se les recuerda por las crueldades que les hicieron a nuestros antepasados aborígenes, sino por las fundaciones de las ciudades y pueblos que hoy tenemos.

Presentar a Leopoldo López como un monstruo, asesino, capaz de ordenar quemar negros en las calles y asesinar chavistas no es difícil, pues su imagen y comportamiento dan para eso, pero decir lo mismo de Juan Guiadó y hacerlo creer es más difícil, no solo por el nombre, sino por la cara de estúpido y las carencias verbales que posee. Nadie puede pensar que una persona, la cual durante una manifestación política, se baje los pantalones para mostrar sus nalgas en señal de protesta, pueda ser capaz de ordenar o hacer cosas como por ejemplo pudiera hacer Leopoldo López.

Es bueno también recordar que los crímenes, persecuciones y la entrega del país de nuestra soberanía y riquezas a los españoles y después a los gringos, nunca fueron castigados legalmente con juicios en los cuales a los culpables se les condenaran a tantos años de reclusión en nuestras cárceles. Si así fuera tendríamos todavía presos a muchos adecos y copeyanos por crímenes, como por ejemplo el cometido contra la humanidad del profesor Lovera, cuyo cadáver apareció en las playas de Lechería del Estado Anzoátegui después de haber sido torturado y arrojado al mar desde un helicóptero.

El caso de Maduro y Guaidó está como cuando un joven casa una pelea con un anciano, si él le gana al anciano la gente dirá “le ganaste a un pobre viejo” y si es el viejo quien gana, le dirán al joven “te dejaste joder por un pobre viejo”. Así que esas son peleas perdidas de antemano y no vale la pena casarlas. Yo le aconsejaría al presidente Maduro no involucrarse para nada en ese asunto y que sea el Fiscal poeta quien cargue con ese muerto.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1140 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: