No sólo es el Covid-19

¿Cómo vamos hacer cuando se agote el abastecimiento que queda en la existencia de un sistema de alimentación que está colapsando? y lo poco que produce empieze a mermar, provocando angustia en un PUEBLO pacíficado que espera pase la cuarentena y conciente que aún pasando seguirá los riesgoso de ser contagiados por el COVID-19.

Una cantidad de contradicciones direccionadas por factores que no le importa en lo más mínimo soluciones colectivas; están llevando la especulación hacia lo inevitable y pareciera que el propósito es que reviente por completo la desesperación, para pasar por encima de la emergencia a riesgo que lo que salga sea una revuelta, donde no quede sino dolores; si llegara a reventar, quedará la muestra visible del daño y al parecer quien provoca la tensión no mide los coletazos y no tiene idea de lo que el conflicto ocasionaría.

Por todos lados se está mostrando el ataque: los golpistas dueños de las cadenas comerciales, están arreciando y aprovechando porque creen que llegó el momento de finiquitar el golpe que en veinte años no han podido y usan la escasez de combustible, porque saben que afecta la cadena de alimentación de forma contundente y traslada al consumidor el efecto especulativo que los mercenarios le imponen, agregado a la especulación diaria del dólar y que no es sostenible por un PUEBLO, que además de estar en cuarentena, tiene mucho miedo, porque en casos puntuales desconoce los esfuerzos que hay que hacer cuando se está siendo atacado por criminales de guerra como es el caso y este PUEBLO lo está conociendo desde hace mucho tiempo y los coletazo están creando en este momento más tensión que el propio COVID-19.

Probablemente se tienen las inteciones claras para evitar que la pandemia se extienda en el territorio, pero la ambición de estar haciendo efectos mediáticos, buscando mantener cuotas de poder, le resta valor al ataque del capitalismo, que es el mismo y está causando más desastre que el virus; le quitan atención a los efectos de la guerra y a medida que pasa el tiempo el flagelo de la debilidad se nota y sin visualizar soluciones en el plazo previsto.

Entendiendo que la mejor manera de evitar que se multiplique el contagio es separando el amor y en cuarentena se disipa el contacto, que se necesita para la LUCHA, porque el encierro detiene la pandemia, pero sede espacios para que la alienación siga devorando todo y meter en sumisión a un PUEBLO que si no lo mata el virus; lo matará el hambre que está proliferando, por el desmadre de unos comerciantes que no quieren cooperar, pero hay que encontrar la forma de meterlos en razón, para que no se detenga el avance humanista y que sigan acabando con la fe que queda para reafirmar la LUCHA revolucionaria y seguir construyendo, PATRIA SOCIALISTA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 846 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Coronavirus

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Coronavirus