Crítica ácida

Si desaparecen los chavistas ¿quiénes quedamos?

He procurado mencionar muy poco a un politiquero "venezolano", monigote sirviente del capitalismo extranjero, Juanito Alimaña le llaman, lo menciono obligado para efectos de este escrito. Una información indicó el 26 de Marzo que "Guaidó admitió por escrito favorecer decisiones de Donald Trump, porque están bien fundamentadas, Juaniquillo, el que baila al son de La Casa Blanca, apoya barbaridades contra su país.

No protesta porque EE UU ofrezca 15 millones por la captura del Presidente Constitucional de Venezuela y recompensa de 10 millones a quien aprese otros altos funcionarios. Redivivo el viejo oeste vaquero, contra el gobierno venezolano al que Alimaña llama "usurpador", aunque a él nadie le reconoce su papelucho "autojuramentado" para fotos internacionales.

Madurado cual aguacate con carburo envuelto en papel periódico, le encanta que venezolanos aparezcan en la lista de los más buscados por el Scheriff, el gendarme a quien le halan mecate y así poder seguir disfrutando el dineral robado a Venezuela. Verlo me indujo a decirles el chiste cruel que circula por internet, en el que un opositor le pregunta a su hijo menor de edad ¿si matamos a todos los chavistas quiénes quedamos?, el niño le responde de inmediato con sinceridad e inocencia, "los asesinos papi, nos quedamos con los asesinos…".

Venezuela sabe que oportunistas arribistas, sinvergüenzas vendidos al extranjero, acompañan a Juanito y su parranda de pillos, babeándose ante la ayuda otorgada por los miserables que día a día nos asesinan mediante medidas coercitivas de bloqueo y asfixia financiera. Provocan el hambre y piden que nos rindamos.

Alimaña, Trump, varios ex presidentes derechistas tipo Berlusconi en Italia, Zarkosy y otros en Francia, el español Aznar, el colombiano Uribe y electos recientes, no han sabido enfrentar al coronavirus y les da por asesinar a inocentes abuelos y bisabuelos, porque primero están los negocios de barbarie mercantilista y luego el humanitarismo.

Lo indignante es comprobar la desinformación de televisoras privadas nacionales, en atroz práctica contraria al buen ejercicio del periodismo ético y profesional, encargados de deformar, manipular, confundir, minimizar y hasta ocultar necesarias informaciones de defensa a la patria, empeñados desde hace 21 años, en dar al traste con el gobierno socialista revolucionario bolivariano antimperialista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1274 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: