Monte y culebra

—Compita, usted se acuerda cuando se decía Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra.

—Sí, me acuerdo.

Algo muy propio de los centrales, esa actitud arrogante y despectiva.

Que a su vez, soñaban con el extranjero. Y allí Caracas era entonces el monte y la culebra.

—Pero ahora la cosa debe estar mas dura.

—Dura y media.

Porque con el gobierno chavista ahora Caracas es Venezuela.

Lo demás es un estero. Crece el desierto decía un bigotón que se volvió loco.

Usted sale de Caracas y ya eso no es ni monte ni culebra. Eso es un peladero de chivo, sin chivos por supuesto.

Además, le dijo, la gente en los demás estados está esperando que en Caracas la gente haga algo.

Están de ilusos, los pobres.

Esperando que desde Caracas les den la solución política.

—Y aquí en Caracas la gente haciendo fiesta con los dólares que aparecen por todos lados.

—Ni pendiente de lo que pasa en el resto de la República, esa es la verdad.

Porque mientras en Caracas haya o haiga luz, gas domestico, gasolina, agua, dólares y pare usted de contar, a éstos le sabe a mermelada el resto.

Esa es la situación.

Y si están esperando que Guaidó les resuelva sus problemas están caídos de la mata.

Porque como diría el catire Teodoro ese es un bolsa, pasó un mes por fuera haciendo campaña presidencial.

Y acá adentro la gente pelando y no son mandarinas.

Buscando la libertad por fuera, cuando aquí adentro es que está la situación ruda.

—Así son todos estos políticos, cortados con el mismo patrón.

Les gusta mirar para fuera para ganar tribuna, mientras la población está como está.

—Si el resto de la República está esperando que desde Caracas le den la solución o que Guaidó los salve están bien desencaminados.

O se buscan la solución ellos mismos o se los termina de llevar el tren por delante, que ya los lleva arrastrados.

En Caracas hay fiesta y allá eso es un velorio.

O la gente se pone jaipe o están fritos.

La gente no puede estar esperando que les resuelvan sus problemas, hasta cuando. O se alzan o se quedan callados.

Pero que no estén en ese guabineo.

—Así mismo es.

Hablan mucho, pero no hacen nada.

Diagnosticadores es lo que son.

Pero le pregunto ¿eso no es responsabilidad y función del gobierno?

—¿De cuál gobierno?

Usted ve que aquí haya algún gobierno.

Gobierno político no hay, y eso que hay dos presidentes y tres asamblea nacional.

Alguien gobierna, pero es la gente que suministra los dólares. Esos son los que tienen el coroto bien agarrado.

A esos nadie ni los mienta ni nadie los conoce.

—Así como usted lo dice es cierto.

Políticamente esto va a la deriva.

—En ese peladero de chivo que es la República.

Si no van a hacer nada, lo mejor es que todo el mundo se venga a vivir a Caracas.

Para ver si así resuelven la precariedad en que viven.

Porque si no se quieren mover nadie los va a obligar.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 372 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a287080.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO