Mano abierta y mano cerrada

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo, entre la mano abierta y la mano cerrada. Pero Grullo, decíanos que: Tanto, "El tercio incluso aristotélico profundo evidente es certeza clara, llevado por el punto crucial decisivo entre la mano abierta y la mano cerrada", que no de otra suerte que como cuando, seguía Pero Grullo, asina asín así, Penélope, tejía y destejía, en similaricadencia tautológica repetitiva platónica, en que pasaba siempre por el punto medio, de la teoría de la borrosidad, esa la de los aviones invisibles y cazabombarderos rusos Su-34 y Su-24MR, que revolucionara el arte de la guerra suntzuiana.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo, entre la mano abierta y la mano cerrada. Decir mano abierta y mano cerrada, es decir exceso y defecto, en que necesariamente en que forzosamente, ha de haber un medio, ese medio es el tercio incluso aristotélico profundo de los aspectos límbico anfibológicos, tercio excluso aristotélico y tercio incluso estagirita. Pero grullo, remitíanos a juntar una mano con la otra, en sentidos contrarios, al través de los pulgares siameses, y expresábanos, que cierra una y deja abierta la otra, en la juntura de los pulgares en sentido contrarios, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. En la juntura de los pulgares siameses en sentido contrarios en sentido contrario, raudo respondía, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo. El punto crucial decisivo por donde pasa el slash, la tangente entre los dos pulgares siameses. Tangente de todos los casos límite contradictorios borrosos. Tangente que ha de revolucionar y complementar la idea y concepto de límite matemático, en el punto inflexivo topológico borroso de equilibrio dinámico dialéctico difuso, en que una de las perspectivas tiende y la otra trasciende, en donde un universo expándese y el otro universo contráese, principio complementario gamowiano einsteiniano, el lugar en que la onda es partícula y partícula es onda, principio complementario bohriano, en el trecho estrecho arrecho, de la difuminación continua espectral, en donde no habrá saltos de talanquera ni voladuras de gallera, a según, Pedro Gallo de la gallera del Chuchango de San Carlos, en que, Pero Grullo, vendría a complementar el principio de Heisenberg sin saltos cuánticos, pues, tanto es lo más cómo lo menos, tanto es el todo como la parte, tonto es la posición como la velocidad, tanto es Aquiles como la tortuga, sí, ahí, en la juntura del seis con el nueve, del contradictorio borroso 69 cojedeño, tanto es el sí como el no, tanto es la verdad como la falsedad, tanto es lo visible como lo invisible, tanto ces la certidumbre como la incertidumbre, tanto es la convicción como la no convicción, tanto es la esperanza como la desesperanza, tanto es la onda como la partícula, tanto es el universo en expansión como el universo en contracción, tanto es el tejer y como el destejer penelopeiano, de los aviones invisibles y cazabombarderos rusos Su-34 y Su-24MR, que revolucionaran el arte de la guerra suntzuiana, en equilibrio dinámico dialéctico difuso, en difuminación continua espectral, de la unidad de contrarios de la tercera ley de la dialéctica de Hegel y de Marx, sin saltos de talanquera y mucho menos de gallera, a según Pedro Gallo, el juez de riña, en que uno de los gallo tendía a la muerte y el otro trascendía de la muerte, como punto crucial decisivo de la gallera, lo que revolucionaría el concepto moderno de límite matemático de Newton y de Leibnis, en el tercio incluso aristotélico profundo, oculto por mas y más de tres mil años, y descubierto y encontrado en la gallera de Pedro Grullo, después de la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, el 11/09/2001, día de La Virgen de La Coromoto, Patrona de Venezuela.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. La grafía de la mano abierta y de la mano cerrada en la juntura de los dos pulgares en sentido contrarios, asina asín así, el contradictorio borroso 69 cojedeño, eche a andar el slash, y verá, que a la tangente en las bocas de los guarismos, ahí, sí ahí, es donde está la borrosidad, de todos los casos límite contradictorios, de la forma ser y noser, del lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. En la juntura de los pulgares siameses, raudo respondía, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo, presente. En la grafía de los casos límite contradictorios de lo consciente y de lo inconsciente, del torbellino de ideas contradictorias einsteinianas, de la Dinámica de Grupo de villaverdecirigliano, en cuyo cuadrángulo rectángulo socrático, inscríbense dos pirámides pareadas paradójicas kelsenianas, y dos triángulos rectángulos pitagóricos, en la diagonal socrática contrarrecíproca y en la hipotenusa, esto es, en optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho tanto del dicho y del hecho como del teorema directo y del teorema indirecto.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. En la juntura de los pulgares siameses, raudo respondía, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo de la grafía esquemática básica retroalimentaria cibernética, en medio de la diagonal del cuadrángulo rectángulo socrático, de las entradas y de las salidas, de estímulo y de reacción, de insumos y de resultados, de preguntas y de respuestas, de acciones y de reacciones, de medios y de fines, de métodos y de resultados, de los mejores resultados precisos equilibrados seguros, en la verdad socrática profunda, la verdad cortazariana profunda, en la verdad andarina peregrina golondrina ramossucreiana, la verdad hebrea profunda, en el centro universal unificado teilhardiano einsteiniano de la teoría holística unificada.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. En la juntura de los pulgares siameses, raudo respondía, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo. La grafía del método lógico y del método didáctico del Compendio de Didáctica General de Luiz A de Mattos, cuadrángulo rectángulo socrático, cuya diagonal de los casos límbico antagónicos, está el equilibrio lógico sextoempiricoiano, tercio incluso aristotélico profundo, de la teoría de los criterio y de la teoría de las pruebas.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. En la jefatura juntura de los pulgares siameses, raudo respondía, ahí, sí ahí, encontrábase el tercio incluso aristotélico profundo evidente, el punto crucial decisivo certero claro. La grafía de un cuadrángulo rectángulo socrático, en que inscríbense dos pirámides pareadas paradójicas kelsenianas, y dos triángulos rectángulos pitagóricos, de todos los casos límite contradictorios borrosos, a saber, el teorema directo y el teorema indirecto, y, de todos los casos límite contradictorios borrosos de la forma ser y noser, de la nueva orientación conceptual einsteiniana de la modernidad ilustrada originaria, de lo consciente y de lo inconsciente.

Mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada. Pero Grullo, preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. De la sentencia de Antonio Gramsci: "Lo que tiene que morir y no termina de morir. Lo que tiene que nacer y no termina de nacer". En donde la conjunción inclusiva, "Y", muestra la borrosidad, que es equilibrio dinámico dialéctico difuso. A lo que no hay que insistir en romper el equilibrio, y, endespués, caer en el nefando discurso antihistórico georgebushiano: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", del 11/09/2001, en que surge el tercio incluso estagirita, contrap eso al discurso excluyente, tercio excluso aristotélico, y, entre los tercios, tercio excluso y tercio incluso, el tercio incluso aristotélico profundo del filósofo de Estagira de La Gran Moral. En el día de La Virgen de La Coromoto, en que sacúdese el mundo del reinado de la exclusión, por mas y más de tres mil años, y la preponderancia de la conjunción exclusiva, "O", y, la duda hamletiana del ser o noser, principio del tercio excluso, en que dase el cambio y paso transformador funcional, ser y noser, al mismo tiempo de la forma significativa conmovedora dialéctica de la unidad de contrarios, tercer principio de la dialéctica de Hegel y Marx, ser y noser. Principio del tercio incluso, del equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, ante el tercio excluso aristotélico. La conjunción inclusiva gramatical, ahí, sí ahí, está la borrosidad de los aviones invisibles y cazabombarderos rusos Su-34 y Su-24MR, que revolucionaran el arte de la guerra suntzuiana, en la oportuna conjunción inclusiva profunda, similaricadencia tautológica repetitiva platónica, en el oportuno tercio incluso aristotélico profundo del tejer y del destejer penelopeiano.

Si mano abierta y mano cerrada, hermosa perogrullada frase buscada de Pero Grullo, que preguntábase a menudo, en dónde estaba el tercio incluso aristotélico profundo de la evidente perogrullada, entre la mano abierta y la mano cerrada. Entonces sea dicho que Pero Grullo, afirmaba que el tercio incluso aristotélico profundo estaba en la juntura y en la unión de los pulgares siameses en sentido contrarios de los puños, como decir la perogrullada de las manos abiertas y las manos cerradas. Ergo vergo sea dicho que la borrosidad está tanto en el slash tangencial del punto inflexivo topológico difuso del contradictorio borroso 69 cojedeño como en la juntura y unidad de pulgares vulgares sexuales de los puños cerrados y las manos abiertas y alternas abiertas y cerradas y cerradas y abiertas. Ergo vergo sea dicho, hermosa perogrullada explicativa para el tercio incluso aristotélico profundo de Perogrullo de la mano abierta y el puño.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 573 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor