Algunas consideraciones sobre las derechas venezolanas

El conjunto social que hemos denominado como "derechas" es profundamente variado, contravenido, ideológicamente diverso, socialmente conflictivo a lo interno del propio conjunto, asimétrico en todas sus formas, pragmático en sectores y fuertemente ideologizado en otros, formado por grupos sociales muy diversos y en permanente conflicto en el marco ideológico de la lucha de clases, con muy serias limitaciones conceptuales, en ciertos casos, por lo que sus discursos, cuando se expresan en amplio abanico "democrático", son incomprensibles, inaceptables y profundamente reaccionarios rayando los paradigmas (episteme) del fascismo.

Lo inmediato anterior nos lleva a precisar sobre los diferentes intereses socio-económicos que se expresan en el seno de los diferentes sub-grupos de las derechas. Pero es de acercamiento hacia una objetividad histórico-venezolana tratar de reflexionar en el cercano-histórico sobre la aparición del concepto "derechas" en su presencia en el discurso político-venezolano cuando, según nuestras apreciaciones y a pesar de realidades objetivas político-ideológicas que se expusieron en los avatares de la "generación del 28", cuando las influencias ideológicas provenientes desde el exterior se ejercían; es decir, aquellas expresiones en política provenientes desde las realidades en curso en el continente americano, fundamentalmente, sería un concepto (derechas) que se incorpora a ese discurso político-nacional venezolano tardíamente, en nuestro criterio a partir del "4 de febrero" en el inconsciente colectivo para así convertirse en consciente social, probablemente, a partir de la juramentación del Comandante Chávez Frías en su primer triunfo electoral.

Podríamos flexiblemente aceptar que con la aparición del Movimiento al Socialismo (MAS) se hayan podido dar expresiones de "derechas e izquierdas" buscando superar aquel "sticker" (se diría hoy) de "comunistas" cuando aquel vocablo conceptual estaba impreso en la siquis social en contrario a la no manifestación del concepto "derechas" precisando que en sectores adeptos al MAS-Europa ambos conceptos estaban en sus discursos al mejor estilo eurocéntrico.

Es fácilmente demostrable que el triunfo de Hugo Rafael Chávez Frías se enmarcó en aquello que expresó E.H.Carr en su texto: ¿Qué es la Historia? Es decir, aquel triunfo significó, en toda la extensión comprensible de la "Objetividad", un "hecho histórico" de tal magnitud histórico-filosófico como sería aquel "11 de Abril" cual marcó un antes y un después de los avatares de la Historia de Venezuela por muy osado se pudiera entender y comprender.

Con Chávez Frías se entra en el zaguán real de profundos cambios históricos con fuertes y sólidas consecuencias en el lenguaje político-ideológico del discurso político venezolano siendo el momento cuando entra con solidez ambos conceptos: derechas e izquierdas lo cual significó e incidió en "nuevas actitudes y comportamientos" de los factores políticos permeando hacia toda la realidad social con las lógicas consecuencias significadas en la "lucha de clases".

En el proceso del desarrollo político-ideológico cual podríamos expresarlo con la frase: "dinámica socio-política chavista", en considerando que sea necesario tomar en cuenta los contenidos del discurso bolivariano-chavista, se expresaron las primeras reacciones de clase procedentes de un conjunto social adverso al propio proceso de "cambios profundos", con praxis pragmáticas, en su discurso externo, dirigido a sus adeptos, ideologízado burdamente pero contradictorio en sus interioridades socio-ideológico-políticas, cuando se manifestaron, claramente, dos grupos opositores, bien definidos, unos a favor de las tesis de Washington mientras que el contrario adscrito a las tesis social-cristiano-eurocéntricas "al estilo latinoamericano".

Ambas expresiones políticas se adscribieron a las propias contradicciones ideológicas de sus tradicionales discursos político-filosóficos en tanto nos referimos al concepto burgués de "Democracia", es decir, en su contradicción más flagrante con el "Golpe de Estado del 11 de Abril".

La segunda etapa del "nuevo hecho histórico venezolano", es decir, como lo expusimos más arriba, el "hecho histórico chavista", está en "pleno desarrollo" con la Presidencia de Nicolás Maduro Moros que conllevó equivocados pensares en los sectores de oposición al proceso revolucionario bolivariano-chavista con lo cual se comenzó a profundizar el desarrollo político-ideológico de aquel sector social-político adscrito a contravenir lo significado implícito en el proceso revolucionario con lo cual, al tiempo, se profundizaron las contradicciones sociales en todo su conjunto y manifestaciones entre ellas el propio discurso político en ambos lados de las aceras en perfecta y, podríamos ya definir, como permanente confrontación real y violenta. Es decir, el Gobierno de Maduro Moros se vio inmerso en un radical proceso violento de los sectores contrarrevolucionarios, probablemente, de aquellos sectores más cercanos de Washington que del concepto eurocéntrico-cristiano sin negar la participación de este sector en tanto y cuanto en lo conceptual político-filosófico sistémico-capitalista.

Al tiempo que se radicalizaron las acciones violentas contrarrevolucionarias, se profundizaron los lenguajes seudo-ideologizados en ambos conjuntos políticos en pugna con lo cual se ha convertido en una normalidad calificar al conjunto social que se opone tanto a la reforma profunda del Estado rentista-petrolero como a las políticas sociales-socializadas impulsadas por el Gobierno de Maduro Moros con el calificativo de "derechas". Es decir es normal que en el lenguaje popular como el de los políticos se ha pasado de vocablos soeces a expresiones de "chavista", "maduristas" ´procedentes desde el sector opositor mientras que se ha implantado el vocablo "derechas" como casi un único vocablo político desde el sector adscrito al proceso revolucionario. En ese orden de ideas, los conceptos expresados en vocablos como "socialistas", "comunistas", "contrarrevolucionarios", "fascistas", etc., han pasado a un segundo plano del discurso político venezolano.

Ahora, ambos conjuntos políticos, aparentemente, han comenzado a transitar por "nuevas vías" en sus políticas como en las praxis de las mismas. El gobierno de Maduro Moros ha tomado drásticas y profundas decisiones estructurales que afectarán, positivamente, a toda la estructura social socializándola en sus componentes fundamentales cuando lo económico irá incidiendo en las actitudes y quehaceres de las praxis sociales en la transversalidad del conjunto social, con lo cual lo super-estructural-ideológico se verá afectado en lo conceptual lo que requerirá desde los sectores revolucionarios cambiar los contenidos del discurso en lo necesario-dialéctico de sus contenidos obligantes.

En el campo de la oposición en su variadas expresiones, las derechas, en última instancia, se han manifestado, públicamente, en los tiempos actuales, en sus realidades y contradicciones, aparentemente, contradicciones no-ideológico-filosóficas sino de un brutal pragmatismo-ontológico, por decirlo en sencillez conceptual. Ello nos obliga a mirar con detenimiento cercano a la objetividad y de manera conceptual-político-sistémica.

Nos consideramos que las derechas venezolanas, en considerando su adscripción al conjunto de las derechas globales, en el marco de las defensas del sistema capitalista, aceptando que dichas derechas no están aceptando ni un nacionalismo sano, objetivo y realista, por necesario, no están aceptando una reforma de las variables referidas a lo social, a lo económico, a un sencillo pero nada profundo de la propia ideología que rige lo sistémico capitalista en tanto en sus análisis subjetivos pero sustentados en los paradigmas marxistas, consideran que cualesquiera sean los cambios en lo económico que vayan a ser motivo de incidencias en lo social, afectarían, directamente, a la super-estructura en tanto es, además de necesaria, unas necesarias y nuevas leyes que enmarquen lo epistemológico de obligante significado en la praxis legales de esos necesarios cambios en cuanto la necesidad de horizontalizar la distribución de las riquezas nacionales.

Esas realidades en sus conclusiones son radicalmente rechazadas y negadas por las derechas en cuanto sus necesidades de mantener las permanencias del sistema capitalista más en las actuales circunstancias del proceso de reingeniería en desarrollo desde los paradigmas dictados por Washington como "primus inter pares", es decir, en lo obligante y obligado de los contenidos dictados por en Imperialismo yanqui a "sus socios y aliados". (Se sugiere escuchr el discurso de Donald Trump en Davos).

Esa realidad está objetivamente afectando al proceso revolucionario venezolano cuando la dialéctica de las "relaciones" supuestamente "bilaterales" entre las derechas con las sociedades adscritas a la Revolución Bolivariana y Chavista bajo las directrices de Maduro Moros, están y son profundamente asimétricas. Ello obliga a precisar a ese conjunto de las derechas venezolanas y sus adscripciones, informar a sus congéneres internacionales.

En ese orden de ideas, en primera fase analítica de las derechas, se perciben, fundamentalmente, en lo político-público, dos sectores: aquellos seguidores de las propuestas impuestas desde Washington y "los nuevos" quienes tratar de mostrar una "cierta independencia" de "nuevo cuño" a quienes podríamos definir como "nacionalistas de derechas" adscritos a las tesis del diálogo en contrario a la inmediata anterior vulgarmente definidas como "guaildonadas". Pero, en esa misma línea de adscripción contrarrevolucionaria, nos consideramos incluir el "sector eclesial" liderando públicamente a un importante sector social de los cristiano-católicos en la figura de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV).

En ese orden de nuestra línea del presente discurso, es extremadamente curioso que estando la democracia-cristiana criolla, actualmente en decadencia, junto con toda la oposición contrarrevolucionaria, las derechas, no contengan en sus discursos referencias cristiano-católicas ni aún en lo subliminal como si sucede, a título de referencia, por su hermandad con las derechas venezolanas, los discursos de las derechas hispanas-borbónicas. Es en los cenáculos eclesiales donde los discursos cristiano-católicos se vienen expresando subliminalmente desde los púlpitos cuales son bien aceptados por una feligresía temerosa en lo consciente de un supuesto socialismo violador de sus derechos conjuntamente, en adición, con las añoranzas de "tiempos pasados". Es decir, esa feligresía, en sus refugios consoladores, convierten una teológica antropológica en una "adición enfermiza" contrarrevolucionaria adobada, reiteramos, por los discursos subliminales sustentados en las "virtudes humanas" con referencias catequéticas. Es ese sector social el más importante grupo de la oposición en cuanto consideramos las realidades por venir en lo referido a las elecciones de la "nueva Asamblea Nacional".

¿qué hacer?

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



 



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 660 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: