Gobernar o mantenerse con el "poder de las bayonetas"

Es cierto, no se puede gobernar una nación sin estar en el poder; he allí, porque el "Presidente Encargado" no ha podido gobernar al país; sino en algunas áreas muy específicas, donde se cuenta con el "poder político y económico" brindado por el apoyo internacional; pero también pudiéramos decir, que se puede estar en el poder, sin que, necesariamente se gobierne plenamente, como le ocurre al Presidente Maduro, a consecuencia de su ilegitimidad de origen y desarrollo, además de una pérdida progresiva y acelerada de su credibilidad al interior de Venezuela y de gran parte del llamado concierto internacional.

Se dice que un mandatario gobierna plenamente, cuando tiene la fuerza e influencia necesaria y suficiente, para imponer con éxito la mayoría de las políticas públicas en el plano económico, social, cultural y político, que favorezcan a la mayoría de su pueblo. Entre los años 2013 al 2019, el Presidente Maduro vaticinó, al final de cada uno de esos años o al principio de estos, que el año siguiente sería el mejor en materia de crecimiento y desarrollo económico; pues, nadie podrá negar, que cada año fue peor que el anterior, por la aplicación fallida o inexistencias de políticas públicas; demostrado entre otros indicadores en la caídas del PIB, por debajo de "0"; entre otras cifras, podríamos citar a Wikipedia: donde se indica dicha caída, -15.7 %( 2017), -18,0 % (2018), -35,0 % (2019) y para el 2020, una caída o menos del 10%. ¿Alguien medianamente racional e inteligente podrá creerle algo al Presidente, sin decir que todo es obra de TRUMP?

Por otra parte, se registra la reducción del tamaño de la economía en 62,2%, descriptor propio de países en guerra; es decir, hace seis años, con la misma población, del 100% teníamos un 60%; hoy de ese 100%, tenemos un 30%, lo cual implica por ende una considerable reducción de la producción de riqueza.

Según la CEPAL, la economía se contrajo por quinto año consecutivo en 15%. El consumo de desplomó en un 80%, con todas las consecuencias de su significación en hambre y desnutrición. Crisis brutal en la producción gasolina, que mantiene de rodillas al soberano que aún puede mantener operativo su vehículo, sobre todo en los estados fronterizos, coincidiendo con la debacle del transporte terrestre, aéreo y marítimo. La producción petrolera cayó en 44% en el año 2019, pero entre septiembre del 2013 a septiembre del 2019, se redujo en 67. El salario real se redujo en 55% y más de 5 millones de venezolanos se han ido al exterior.

En el mismo orden de ideas, ya hoy poco o nada se menciona sobre los 15 motores del desarrollo económico; ni de la fabula de los precios acordados; tampoco sobre los ahorros en Petros y Lingoticos de Oro; quizás fueron buenas intenciones del Presidente, que pudo haber impuesto si estaría gobernando, pero se impuso el gobierno del gran empresariado nacional que fue el gran beneficiario. ¿Qué hombre trabajador, entre los más de 12 millones de seres humanos que conforman la masa laboral venezolana, con un salario de medio Petro, podía ahorrar en Petros o comprar Lingoticos de Oro? ¿Y qué del 33% de desempleados a finales del 2018? ¿Por qué NO se pudo imponer ni uno solo de los precios acordados?, sencillamente porque no se estaba, ni se está gobernando.

La mayoría de las políticas económicas diseñadas en un "gabinete económico", por cierto, sin ningún economista, inadecuadas e inoportunas propias de quien no está gobernando, al final, provocaron en el papel muerte de variables económicas y en la realidad cotidiana de la gente, la muerte, hambre y desnutrición de seres humanos.

¿Ahora bien, cómo se mantiene un gobierno con tan pobres productos terminales, creciente desprestigio y pérdida del apoyo de la mayoría de los venezolanos, así como de los gobiernos de la región?

En primer lugar, el desarrollo de una estrategia mediática de manipulación bien orquestada, en parte con asesoramiento ruso, destinada lograr que la población asuma la tragedia como algo normal, además de una burda utilización del discurso de Chávez, en donde ocultan sus principales errores: incapacidad para construir las bases materiales de la revolución, falta de una fuerza moral y ética en el ejercicio del gobierno( burocracia y corrupción), utilización del PSUV y los aliados para ocultar descaradamente los errores en la gestión pública nacional, regional y local; tal como se sabe, quienes dirigen al partido, son los mismos que dirigen la gestión pública a todos los niveles; es decir, presidente de la república, alcaldes y gobernadores.

En segundo lugar, una acertada relación sincrónica entre la ANC, el TSJ, las Fuerzas Armadas Bolivarianas y los órganos de inteligencia del gobierno, todos a favor del Presidente y en detrimento del estado de derecho; fenómeno digno de estudiar para la construcción de nuevas categorías sobre las dictaduras modernas.

Los órganos de inteligencia, bajo la égida del G-2 Cubano; desataron una férrea persecución y torturas a opositores y disidentes Chavistas, tanto civiles como militares descontentos( actualmente hay, según algunas fuentes 136 efectivos militares detenidos de todos los rangos y componentes); lograron con estas acciones que un gran número de dirigentes y diputados opositores tuviera que salir de país, en resguardo de su integridad física; los que se quedaron, fueron sembrados con pruebas falsas, y matrices de opinión en su contra, para que entre la ANC y el TSJ les allanara la inmunidad parlamentaria, de esta forma y con los constantes errores de la derecha fueron minando el único poder que no estaba bajo la dirección de dos presidentes con los pies de barro, Nicolas Maduro(Poder Ejecutivo) y Diosdado Cabello( ANC).

En el cuarteto que mantiene aún en pie al presidente Maduro, el factor clave lo constituyen las FANB, principalmente los altos mandos, que tienen varios negocios importantes y mucho que perder: contrabando de extracción de combustibles, alimentos, explotación de Oro y petróleo; por eso al Presidente Maduro lo mantienen en el poder las bayonetas, en esta nueva taxonomía de dictadura del Siglo XXI.

Y en tercer lugar, el apoyo militar de Rusia, así como, la solidaridad de China y Turquía, principalmente por sus intereses geopolíticos en la región e intereses económicos, naciones con las que estamos bastante endeudados. Entre el 2009 y 2014, la deuda con Rusia ascendía a 10.000 Millones de Dólares y con la de China, según algunos informes sumando la deuda con China se llega a unos 31.000 Millones de Dólares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 453 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a286330.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO