La Tecla Fértil

La Asamblea Nacional debe ser girada para tener parlamentarios responsables

La política de la maña sin ideas y sin visión debe de terminar. Debajo de la mesa, las manos tienen que estar limpias y guardar la estrategia para la acción. La corrupción y las tretas de bandidos se combate con personas honestas, con personas que quieren trabajar para el bien común y no para los asuntos personales.

Como consecuencia de la crisis política nuevamente asistiremos a un proceso electoral en enero próximo. Tal vez las que vienen sean las elecciones más aburridas y una frustración más y de la más baja expectativa porque el Parlamento realmente se ha convertido en una instancia para solo defender a los dirigentes criminales y a los grandes grupos de poder. Porque los representantes que llegan a ese escenario no tienen ni idea de cómo ayudar a construir un país. Y Venezuela es un país que estaría destinado a no salir de su crisis mientras no se produzca una revolución en la mente de su gente. La política venezolana se ha deteriorado y degradado tanto que la presencia de algunos sujetos se ha convertido en algo tan "natural". Por ejemplo, muchos haciéndose nombrar, y la permisividad de los partidarios para tolerarlos ya no nos sorprende, sino que esos bribones se aprovechan de la inercia y de la anomia de nuestra sociedad, que permite que, a conocidos ciudadanos, y tantos otros, volvamos a tenerlos en frente, además de aceptar que roten por partidos. Pero esos bribones no tienen la culpa; preocupa que la gente no se tenga respeto y permite ser utilizada.

Nuestros referentes políticos han claudicado y es deber de los ciudadanos expresarlo y denunciarlos. No podemos ser cómplices de sus latrocinios solo por lealtad partidaria, y vemos a diario a sujetos fanáticos que no tienen vergüenza de defenderlos en las redes, pero son los primeros en anatemizar al rival político, mientras miran a otro lado para pretender esconder los crímenes de sus líderes. No sorprendería que estos fanáticos sean personas sin formación ni cultura, pero ¡horror de horrores!, los más fanáticos, vulgares y procaces son del grupo de los ´profesionales´. Estos profesionales, difamadores y procaces, tienen poca inteligencia emocional que reaccionan con violencia.

Sin ser políticos, se dicen profesionales.

Muchas personas no saben aún por quién votará en estas elecciones a la Asamblea. Es como si las elecciones fueran una evaluación del costo-beneficio. Se preguntan el qué ganarán si Agapito, por ejemplo, se convierte en congresista progresista. "¿En qué fundamento me beneficiará si Pepito es nuestro representante? En primer lugar, nunca me rendirá cuentas; también, no va defender mi propuesta; me prometerá "luchar" por una nueva Constitución" pero terminará defendiendo el ´modelo económico’ que nos ha dejado un país con una anemia espantosa y nunca me contestará el teléfono. Porque una vez elegidos se convierten en unos jijunas. Y todos son iguales".

Entendido que el poder político ya tiene una hoja de ruta en donde tienen que guiarse. A la luz de las estadísticas que el representante del gobierno regional reiteró, a los gobiernos locales y las unidades ejecutoras como Salud, Educación y Agricultura, los productores agropecuarios y los medios de comunicación deben estar a favor del pueblo.

Como resultado de las exposiciones y la participación de los presentes se enriqueció el debate para llegar a reflexiones que nos permitirá abordar el problema desde las causas. Pero, de pronto, todo se desvaneció.

Los partidos políticos en América Latina mueven sus piezas políticas, acorde con nuevos escenarios y se esconden en cada espacio para esconder sus intenciones, sus medias verdades y mentiras, deseamos en el caso Venezuela, un nuevo escenario político, pero, que no sea la gente de Guaido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 466 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: