Stiglitz, el liberalismo y el socialismo

…"Si no bastó la crisis financiera de 2008 para darnos cuenta de que la desregulación de los mercados no funciona, debería bastarnos la crisis climática: el neoliberalismo provocará literalmente el fin de la civilización. Pero también está claro que los demagogos que quieren que demos la espalda a la ciencia y a la tolerancia sólo empeorarán las cosas"…. "La única salida, el único modo de salvar el planeta y la civilización, es un renacimiento de la historia. Debemos revivir la Ilustración y volver a comprometernos con honrar sus valores de libertad, respeto al conocimiento y democracia." El fin del neoliberalismo y el renacimiento de la historia, Joseph Stiglitz …¡Muchos prejuicios!, ¡nada de socialismo!

¿Qué parece no comprender Joseph Stiglitz que sin embargo pudieron comprender mentes como las de Einstein y Oscar Wild, cada uno dentro de su ámbito de conocimiento particular, el de la física y el del arte? Qué el carácter del capitalismo es despiadado, es inhumano y atenta en contra de la vida a través de la misma naturaleza humana, o de lo que la humanidad tiene mucho de animal depredador, y más allá, de suicida.

Hace unos cuantos años Al Gore dejó claro que en este sistema no es posible salvar el planeta de su forma actual – es decir, de salvar la humanidad, porque el planeta siempre estará ahí más tiempo. Al Gore, quien recibió el premio Nobel de la Paz en 2007, citó también una frase del papa Francisco I: "los países más pobres siempre son los que más sufren las desventajas", y agregó: "la justicia social y la justicia climática están íntimamente conectadas", e hizo un llamado a la sociedad y a los gobiernos para recobrar la responsabilidad moral que tenemos de cuidar a las próximas generaciones, en otros palabras asumir esa justicia social y climática, lo que es imposible hacer dentro de la lógica del capital.

El científico documentalista David Attenborough (es un científico británico, uno de los divulgadores naturalistas más conocidos de la televisión y defensor de la vida en el planeta). En su última declaración pública se expresó de esta manera: "El futuro de la vida en la Tierra depende de nuestra capacidad para tomar medidas. Muchas personas están haciendo lo que pueden, pero el verdadero éxito sólo puede venir si hay un cambio en nuestras sociedades, nuestra economía y en nuestra política. He sido afortunado en mi vida por ver algunos de los mayores espectáculos naturales que el mundo ofrece. Sin duda, tenemos la responsabilidad de dejar para las generaciones futuras un planeta que sea saludable, habitable para todas las especies"

No hay salida para la humanidad dentro del capitalismo y su lógica de conspirar siempre contra la vida y el planeta por razones fútiles. Estos señores sí saben que el capitalismo no tiene rostro humano, que bajo este sistema de explotación estamos perdidos.

Marx y Engels intentaron explicar históricamente el origen de la propiedad privada, para demostrar que el capitalismo, la expresión más irracional de la hegemonía patriarcal, la base del sistema capitalista, no es natural, es histórica y susceptible de revertirse a través de igualar de hecho y derecho a toda la sociedad.

Sin embargo también Einstein, que es físico, entendió esto, apostó a esa igualdad porque ve en el conocimiento el destino de la especie, en la educación de todos sus miembros, en el desarrollo espiritual de la humanidad, su salvación, su grandeza, ve más allá de la propiedad, de la mezquindad capitalista y burguesa…

"El hombre está hecho para algo mejor que recoger la basura". Oscar Wild piensa que una sociedad que cultiva el egoísmo como un valor en sí mismo, el individualismo falso y gregario de los que defienden la propiedad privada sin ni siquiera disfrutar de ella, a la vez planta la miseria, la pobreza, la fealdad, la ignorancia, en ella, en la sociedad; muy pocos viven como seres dignos mientras el resto de las personas se pudre en las calles, y en las ciudades, el hombre humillando a su propia especie, lo coloca al ras de los animales.

Los humanos en esas condiciones miserables somos capaces de provocarnos la muerte, como colectivo, como humanidad. Una raza que puede ser la obra más perfecta de la vida, bajo el capitalismo y la estupidez de la propiedad privada, llega a degradar su inteligencia hasta acabar con ella misma y parte de la vida natural que le da el sustento, echando a un lado la creación humana más importante que es el conocimiento, el camino hacia su perfección a través de él. "Las máquinas, deberían recoger la basura"… dice Wild. El socialismo es eso, el camino hacia nuestra propia perfección.

El capitalismo, al contrario, es el espíritu gregario, el egoísmo animalizado, que en nosotros se traduce como mezquindad y degradación, la propiedad privada convertida en doctrina, en teología, en ideología, en un sin sentido. ¿Para qué necesita un individuo mortal acumular tantas cosas la mayoría de las cuales nunca va utilizar, ni siquiera ver, en su vida? ¡Y a eso llaman civilización!

Ya no hay tiempo para regresar a los sueños de la ilustración, como dice Stiglitz, lo que fue ayer un arrebato del espíritu hoy es una pesadilla, la libertad es hoy la excusa de los poderosos para soltar sus demonios, hechos de insatisfacciones, sed de sangre, muerte y destrucción en nombre de la libertad. La democracia es imposición, el trabajo explotación, y la igualdad de los liberales es una promesa, una quimera, para motivar y arrastras a la explotación a los más pobres. El pensamiento liberal de la ilustración devino en el capitalismo más consumado, más perfecto; animalizado él y animalizado el capitalista, preso de sus propósitos por poseer, acumular, aumentar sus inútiles ganancias, indiferentes al resto de la sociedad y los designios del ser humano de perdurar en el tempo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1275 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor