¡No te rindas frente al cáncer!

Mente positiva y lucha por tu vida. La vida es bella, y, además merece la pena vivirla con intensidad. Tu vida, la mía y la de todos, es un regalo de Dios. Eso lo digo, como un mensaje a quienes sufren de cáncer, como yo. Luché contra este mal en Venezuela, concretamente en Puerto Ordaz, hoy día, lucho contra él, en México. Mi lucha es titánica y estoy seguro que venceré. Me acompaña una frase de Chen Jen, que reza: "Cuando trates una enfermedad, trata primero tu mente". En efecto, he dominado mis miedos, en primer lugar. Y en segundo término, tomar conciencia acerca de la vida y la muerte. Eso te ayudará a mantener un equilibrio que te tranquilizará y no expondrás las células de tu cuerpo a disposición de este flagelo. Estoy consciente que la vida no volverá a ser igual, pero me reconforta el hecho de respirar y vivir lo que antes no pude vivir.

Es cierto que la mente positiva ayuda, pero no basta. Hay que ponerse en acción: leer, escribir y disfrutar de la vida, como si fuéramos a vivir eternamente. No es fácil enfrentar los momentos de tristeza, la depresión, entre otros; pero si alimentamos nuestra mente con pensamientos positivos, eso es determinante para frenar el cáncer. No le podemos dejar todo a los médicos y a los medicamentos. Tenemos que asumir que la curación es el resultado de un equipo que incluye a médicos, medicamentos, familiares y, en especial y determinante, la actitud que asumimos los que padecemos cáncer.

Leí una opinión de una paciente de cáncer, y esto decía: "A pesar de esta lúgubre realidad, aún tengo la opción de enfrentarlo con una actitud positiva. De pronto se me ocurrió que sentir lástima por mí no me ayudaría a sentirme mejor. Como psicóloga sabía que las emociones positivas como la felicidad pueden ayudar el sistema inmunológico y contribuir a sanar…". Concuerdo totalmente con esta opinión, ya que es lo he hecho, en gran parte. No es correcto esperar las circunstancias ideales para ser feliz. Hay que hacerlo ahora. No queda otra opción que ser feliz, y luchar a la par, contra el enemigo.

Hay veces me entristece encontrarme lejos de mi país, el cual adoro. No poder ver y hablar con mis familiares, con mis vecinos, amigos y amigas, de siempre. Por ejemplo, hace poco murió un buen vecino y amigo, y lloré por no tener la posibilidad de estar dándoles aliento a los familiares. Sin embargo, la vida sigue. Tenemos que mantener lo pies sobre la tierra, y celebrar a cada instante que estamos vivos, y podemos agradecer a Dios por todas las cosas que nos ha dado. Me despido con una frase con la cual me tope un día de estos: "El espíritu humano es más fuerte que cualquiera cosa que nos pueda pasar",



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1420 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a284839.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO