Auditórium

La "izquierda" exquisita cínica e hipócrita

"Una izquierda hipócrita que permitía el triunfo del depredador sobre el emprendedor". Nicolás Sarkozy.

Para que en un país exista desarrollo hace falta acceso libre a la información, la información requiere de muchos conocimientos, y los conocimientos dependen medularmente de la educación. "En Venezuela no hay revolución, lo que hay es involución",

Venezuela vive hoy en el abismo de la pobreza con niveles decrecientes de educación por la deserción de maestros y profesores en los tres niveles de educación. Con 6 millones de emigrantes del suelo patrio, miles de niños sin maestros en la escuela, y miles que abandonan sus estudios en la primaria y secundaria acosados por el hambre.

La estabilidad política, los logros democráticos y el bienestar económico del pueblo venezolano no se sostendrán sin un acceso con calidad de vida de la población a la educación.

No puede haber desarrollo económico cuando más del 50 por ciento de los venezolanos en edad escolar abandonan los estudios debido a esta espantosa crisis económica. ¿Puede haber crecimiento del desarrollo cuando un educador sólo gana 6 dólares mensuales?

Ningún proyecto de desarrollo nacional prosperará, sin la escuela, maestros, sin alumnos, y menos con la perversa ideología totalitaria estalinista.

Por esto que sucede en mis país Venezuela considero necesario e interesante traer a colación conceptos de un discurso del año 2007 del para entonces presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, que se asimila mucho al ejercicio de gobierno de los directivos de la revolución bolivariana, cuyo discurso pareciera que fuera en la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela este año 2019. Sarkozy en su discurso sostuvo: "Hoy, hemos derrotado la frivolidad y la hipocresía de los intelectuales progresistas. De esos que el pensamiento único es el de que lo sabe todo. Desde hoy no permitiremos mercantilizar un mundo en el que no quede lugar para la cultura. Desde 1968 no se podía hablar de moral. Nos impusieron el relativismo: la idea de que todo es igual, lo verdadero y lo falso, lo bello y lo feo, que el alumno vale tanto como el maestro, que no hay que poner notas para no traumatizar a los malos estudiantes. Nos hicieron creer que la víctima cuenta menos que el delincuente. Que la autoridad estaba muerta, que las buenas maneras habían terminado, que no había nada sagrado, nada admirable. "El eslogan era vivir sin obligaciones y gozar sin trabas". Quisieron terminar con la escuela de excelencia y del civismo. Asesinaron los escrúpulos y la ética. Una izquierda hipócrita que permitía el triunfo del depredador sobre el emprendedor. Esa izquierda está en la política, en los medios de comunicación, en la economía. Le ha tomado el gusto al poder. La crisis de la cultura del trabajo es una crisis moral. Hay que rehabilitar la cultura del trabajo. Dejaron sin poder a las fuerzas del orden y crearon una frase: se ha abierto una fosa entre la policía y la juventud. Los vándalos son buenos y la policía es mala. Como si la sociedad fuera siempre culpable y el delincuente inocente. Defienden los servicios públicos, pero jamás usan transporte colectivo. Aman mucho a la escuela pública, pero mandan a sus hijos a colegios privados. Adoran la periferia, pero jamás viven en ella. Firman peticiones cuando se expulsa a algún invasor, pero no aceptan que se instalen en su casa. Son esos que han renunciado al mérito y al esfuerzo, y que atizan el odio a la familia, a la sociedad y a la república."Hoy debemos volver a los antiguos valores del respeto, de la educación, de la cultura y de las obligaciones antes que los derechos. Estos se ganan haciendo valer y respetar los anteriores". Fin de la cita. Letras negritas del articulista.

¿Y en la Venezuela del siglo XXI, año 2019 qué diría Simón Bolívar si viviera en esta época? ¿El libertador volverá a libertarnos? : Bolívar combatió duramente por sus ideas sin dar ni pedir tregua. Muchos historiadores le achacan errores y arbitrariedades, e injusticias, pero quienes critican su epopeya tal cuya magnitud es difícil de tergiversar, deben tener en cuenta que el Libertador fue un sereno interprete de la realidad de su tiempo, además de un luchador: "un formidable soldado de la batalla intelectual". ¿Cuáles fueron los propósitos fundamentales de sus batallas para que Venezuela fuera un país de dicha, progreso y paz? Como lo es el progreso, la civilidad, una república democrática, a la manera del sueño americano y, sobre todo, una educación popular y de calidad como los títulos otorgados por las universidades públicas y privadas venezolanas. Otros aspectos de sus ideas se prestan más fácilmente a la polémica, por los altos niveles de corrupción, dolarización de hecho, narcotráfico, fronteras abiertas para el delito, y legitimación de capitales que vive la Venezuela de hoy día. El eje de su liberación no fue que se le entregara la patria a los árabes, chinos, rusos, cubanos, y que esclavizaran al venezolano trabajador, esa no fue su noción elemental, destinada a todos los venezolanos que hoy emigran poniendo en deshonra la sangre de nuestros libertadores. Hoy nos resulta aberrante que así sea, pero a finales de este año 2019 del siglo XXI, la enorme mayoría de la población venezolana, esta en contra de esta tragedia. Casi nadie acepta esta impaciencia de hambre y miseria nacional.

Aquí todos sufrimos por estas cuestiones de la ruina nacional, asignándole una importancia mayor, por ejemplo, cuando se pierden los hábitos de trabajo, por la dadiva o la limosna. La educación sin ideología era el medio indispensable para desarrollar al ciudadano. En los Estados Unidos: la educación lo es todo y por eso hay democracia. En Cuba la educación gira en torno al culto a la personalidad de Fidel y Raúl Castro, por ello allí no hay democracia.

Esta hiperinflación miserable venezolana, profundamente antiprogresista en el peor sentido del término, que produjo por muchos años un país pujante, con una solida clase media y una movilidad social que ubicaba a Venezuela entre las naciones más avanzadas del mundo tiene a la nación de luto.

Venezuela con su clase profesional era adalid de esas ideas del Libertador, por las que se bregó, enseñando, creando métodos de lecturas graduales, estudiando los sistemas educativos en Europa y en los Estados Unidos, fundando escuelas, trazando planes de enseñanza e impulsando la educación gratuita y universal. La Venezuela del siglo XXI es muy distinta de aquella de finales del siglo XX que muchos, ayudaron a construir. Buscándole soluciones a los problemas de ese tiempo, obras como el Metro de Caracas que muchos profesionales imaginaron con un sentido de inaudita modernidad, hoy luce abandonado, y convertido en un cagadero publico, no podría explicarse su total abandono para lo cual fueron concebidas esas grandes obras.

Pero la recuperación de la infraestructura publica y privada que las originó es ahora, más que una opción, es un deber moral de la nueva dirigencia que asuma el poder. Tenemos que lanzarnos colectivamente a una revolución social y educativa con valores éticos y morales, como lo intuyó Simón Bolívar, el único camino para el progreso social y para alcanzar una democracia de ciudadanos, la llave contra la desigualdad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1370 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a283991.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO