Carta a la Mesa Nacional de Diálogo

Carta a la Mesa Nacional de Diálogo:

Quienes suscribimos, apostamos por el logro efectivo de la convivencia democrática y la paz, porque el presente y el futuro de nuestra Nación sea protagonizado y decidido por los venezolanos y venezolanas ya que rechazamos los tres aspectos de la violencia que han degradado la vida cotidiana del país:

  1. La violencia estructural que impide la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales,
  2. La violencia simbólica que se ha instalado a partir de una polarización destructiva, y
  3. La violencia directa que ha generado sufrimiento, heridos, muertes y dolor en las familias venezolanas.

Venezuela requiere paz, y en los ámbitos sociales y económicos, un auténtico esfuerzo de reconstrucción nacional. Todos tenemos que reconocer y ejercer en este momento la necesidad de la Gran Política para semejante esfuerzo colectivo, y rechazar al mismo tiempo, todo aquello que conduzca a profundizar la crisis y el estancamiento destructivo.

La mesa nacional de diálogo ha comunicado al país como su principio fundacional "el dialogo amplio, sin exclusiones, cuyo método se basa en los Acuerdos Parciales, abiertos y transparentes, a los cuales, se podrán sumar todos los sectores representativos de la Sociedad venezolana y las fuerzas políticas que lo deseen, a quienes extendemos una cordial invitación".

Adicionalmente, ha planteado la conformación de mesas técnicas o complementarias para abordar propuestas y soluciones que mejoren la calidad de vida de los venezolanos.

Esta comunicación es una señal positiva que valoramos, y generará mayor confianza y credibilidad, en la medida en que tal convocatoria incluya la participación de actores sociales y políticos que realicen un esfuerzo concentrado en la consolidación de una "sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural", tal como ha sido establecido en la Constitución de 1999.

Nuestro planteamiento político señala la urgencia de nacionalizar y democratizar el diálogo, alejándolo de cualquier pretensión de lesionar la soberanía nacional y la soberanía popular. La Mesa Nacional de Diálogo podría abrir las puertas a nuevos escenarios democráticos que garanticen auténticas soluciones a la crisis, en la misma medida que logre una apertura a la reconstrucción democrática de las instituciones y del Estado Venezolano.

Hemos observado con agrado que distintos voceros de la mesa nacional de diálogo han hablado de participación e inclusión, expresando su voluntad política de ampliar y democratizar dicho instrumento a toda la sociedad para ir más allá de los actores políticos que hoy la conforman. Desde esa voluntad, la mesa nacional de diálogo ha decidido construir espacios auxiliares de debate y formulación de propuestas para la solución de los graves problemas que afectan al país.

Estas mesas de debate y diálogo deben contar con una Secretaría que recabe todos los documentos, propuestas, críticas y aportes que desde la sociedad organizada puedan elaborarse para ofrecer salidas a la grave crisis.

En segundo lugar, consideramos que la Mesa Nacional de Diálogo debe privilegiar la búsqueda de soluciones a tres grandes temas:

  1. El grave deterioro del salario y la pérdida de la calidad de vida del pueblo trabajador.
  2. El deterioro de los servicios públicos básicos, teniendo particular atención al sector eléctrico.
  3. La peligrosa degradación del sector salud, incluyendo el tema de las medicinas y del tratamiento especializado de enfermedades.

Sobre estos temas urgentes, distintos movimientos políticos (REDES, WUAO, EVOLUCION, BANDERA ROJA) obreros, campesinos, sociales y gremiales venimos dando debates de cara a los trabajadores que no deben ser postergados ni soslayados, y solicitamos muy respetuosamente a la Mesa Nacional de diálogo que estas fuerzas y otros actores sean convocados a las mesas complementarias de diálogo, ya que tienen vida y voz propia, propuestas y enfoques, liderazgo político y social, lo cual significa aporte para facilitar soluciones que requieren los trabajadores y el país.

Con el propósito de contribuir a una solución política democrática, soberana, constitucional, pacífica y electoral a la grave situación del país, ratificamos una postura autónoma, crítica y contralora, así como nuestra disposición de participar y contribuir con propuestas en las mesas de trabajo desde el ejercicio de la democracia participativa con protagonismo popular, la defensa de derechos fundamentales y canalizar respuestas urgentes a las necesidades del pueblo venezolano

Atte.

Coordinación Nacional de Redes



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1631 veces.



Redes


Visite el perfil de Redes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Redes

Redes

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282860.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO