(Caso Anzoátegui)

Los profesionales y técnicos del PSUV: Mentira, mentira

Acudí en estos días a una reunión de un grupo de camaradas, que según informaron, forman parte de los profesionales y técnicos del PSUV Anzoátegui. Asistí a la reunión sin ser aplaudidor del PSUV, pero considerándome chavista. Estaba como pajarito en grama, pero asistí porque previamente me habían invitado.

La idea de la reunión era un poco revisar el funcionamiento y participación de movimiento sociales chavistas en Anzoátegui en apoyo a gestiones de gobiernos municipales y de organismo nacionales. Para el primer día de la reunión, estaba pautado la revisión del grupo de Profesionales y Técnicos y para el segundo, el tema de “Comuna o Nada”. Había una agenda de reunión para dos mañanas.

La persona que le correspondió realizar una breve introducción-descripción del Movimiento Profesionales y Técnicos PSUV-ANZ, se tomó no más de 45 minutos. A partir de esta introducción, se reconocieron ciertos puntos: 1) El movimiento tiene una presencia en caso todos los municipios del estado, 2) Se realizan reuniones frecuentes del equipo central y de los grupos de la periferia, 3) Se reconoció que hay una regular articulación entre el equipo estadal del PSUV y este movimiento.

Abierto el debate, se ofrecieron algunas reflexiones que registro seguidamente con la única intención de propiciar una evaluación y ver, si los Profesionales y Técnicos del PSUV pasan de la presencia a la participación y cruzan protagónicamente, como debe ser, la línea del reunionismo poco productivo.

Estas dos situaciones no son ideas mías, salieron de las intervenciones de camaradas que si tienen una vinculación muy directa con el movimiento y conocen la manera de batir el charco en el grupo.

Sr notó que cuando los camaradas insistieron en la presencia, se referían a una forma de estar muy pasiva, que por lo general, se hacía ver en reuniones de “trabajo” que no concluían en nada o no producían ningún impacto institucional en el desarrollo de ninguna gestión o políticas públicas. Alguien del grupo, en un esfuerzo por caracterizar el grupo la asocio con un “muro de lamentos”. Si entendí esta manera de decir, el movimiento de profesionales y Técnicos del PSUV eran como unos llorones y lo peor, su llanto nadie los oías.

Otros dos camaradas argumentaron, que no era tan así, como un muro de lamento. En los muros de los lamentos, los fieles ahogan y drenan sus penas. En este caso no, dijo el camarada. Para ser más preciso uno de estos dos camaradas insistió en que el muro de lamentos fue una especie de infraestructura, creada por el propio movimiento para hacerse sentir de alguna manera porque no había otra manera de aparecer. Este camarada que puso el caldo caliente con esta apreciación, sacó su teléfono inteligente y se abocó a mostrar, desde su perspectiva, las dos situaciones: a) Muro de lamento y b) El muro de los lamentos, como infraestructura básica construida por el grupo para hacerse visible.

Pidió a los presentes, que estaban incluidos en el grupo “guasá” que vieran -por lo más rápido- dos días de actividad del grupo en el intercambio de saberes y mensajes por guasá y contabilizaran, cuántos de estos mensajes hacían referencia a una situación particular de Anzoátegui y a una línea de trabajo específica sobre políticas públicas en el estado. El camarada que hablaba, especificó que el día que tomó para observar esto en plena reunión, no había ninguna situación en la cual el grupo, mostraba su presencia en el estado y en algún municipio. Aclaro que eso de mantener presencia en los municipios es muy relativo. Sostuvo, que el grupo existe, pero no pasa de un existir consumiéndose en generalidades, que no responden a su propósito. Esto insistió, no es la razón de ser.

Pregunto el camarada: ¿Hay alguna diferencia entre la gestión de Maglio Ordoñez en Sotillo y la gestión de Herminia? ¿La hay? ¿Si la hay, qué de eso es nuestro? ¿Donde están la evaluación que se ha hecho a los gobiernos municipales y dónde están nuestras propuesta y seguimiento a estas sugerencias nuestras?

En un momento tuve que dejar la reunión, pero me vine con la idea, que el protagonismo en un gran embuste o es una gran mentira con paticas muy cortas. No sé si toda esto es verdad, pero viendo esta situación particular -Anzoátegui- desde una perspectiva nacional, lo parece. No hay profesionales y técnicos en el PSUV. Si hay mucha gente que aplaude, cualquiera cosa. En estricto sentido político, no hay tal movimiento de Profesionales y técnicos. Hay gente tal vez que se reúnen y hablan mucho y de muchas cosas. Hasta ahí.

Pienso que el movimiento debería ser un movimiento: ¡MOVERSE! Hacerlo políticamente sin miedo, creo que hay miedo. QUITARSE LA IDEA, QUE LA AUTORIDAD EN UNA CHAPA. LA AUTORIDAD ES TAMBIÉN SABER 2) No creer que reunirse es suficiente, 3) Pensar el estado Anzoátegui y cada municipio 3) Ir más allá de un “Chávez vive”, vivir con con Chávez, que no se limita (simplemente), como a sentir que existe.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1058 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282210.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO