Conversaciones con Arles Gómez a un año del Plan de Recuperación Económica y Prosperidad: Ideas para el debate

Para un ignorante como yo en economía, difícilmente, podría calibrar, ni siquiera medio imaginar los intríngulis de cómo se está batiendo la manteca en el gobierno para que poco a poco vayamos sobreviviendo, en medio de una guerra que se está cobrando tantas vidas. La mortandad que producen los gringos con sus misiles disparados desde de DolarToday nos dan duro en el estómago, tal que casi nada puede uno comprar en el mercado, que se te hace imposible adquirir o conseguir medicinas, con esos nuevos bloqueos que se han implementado a cuentas nuestras en bancos internacionales… un ataque cada vez más cruento, cruel y perverso. Converso con el joven Arles Gómez, mucho más enterado que yo en estos asunto de la economía, y le pregunto… "- ¿A un año de aquel PLAN, cómo ves la situación, hermano?":

Arles Gómez: En mi opinión el Plan de Recuperación Económica y Prosperidad acabó dando pocos resultados. Hace un año advertimos que el plan nos conduciría por un atolladero, pero llegué a pensar en milagros, y tú sabes que los milagros no llegan de gratis. Decíamos en aquel entonces que era una dolarización indirecta que produciendo los mismos efectos que veníamos arrastrando. En el momento actual, casi todos los comercios tienen sus precios en dólares, incluso a la vista de todo el público, sin vergüenza ninguna, porque aquí los comerciantes son descarados y son los que mandan como les viene en gana; aún más, ya los comerciantes empiezan a cobrar en dólares y prefieren que se les pague en dólares que en bolívares, mientras que ellos sólo pagan en bolívares a sus empleados. Desgraciadamente el signo monetario nacional fue otra metido en un trapiche: en sólo un año el bolívar soberano ha perdido más del 99% de su valor y, lo triste es que a diferencia del año anterior la población ya no tiene esperanzas de que la economía mejore. Básicamente el plan fue un giro de 360º para volver al mismo punto, en términos netos nada cambió. Al igual que hace un año el salario mínimo ha vuelto a ser insuficiente para tan siquiera poder comprar un cartón de huevos; casi no hay efectivo. El dólar asesino sigue incontrolable y el oficial no hace más que responder a las subidas del dólar criminal. Es lamentable en verdad la situación actual, porque desde enero de éste año, el BCV empezó a tomar medidas monetarias que son sin dudas neoliberales (aunque ellos las llaman monetaristas) y todo eso ha empeorado por las consecuencias del bloqueo asesino y los robos de tal Juanito alimaña y su banda. Lo peor parece estar por venir, cuando uno ve que ciertos voceros (gobernadores de algunos estados) hablan de administración privada para el gas, la electricidad y el agua. Nos causa un dolor indecible como ciudadanos, como revolucionarios, como chavistas que somos cuando oímos semejantes propuestas de parte de los que se suponen son chavistas y defienden lo que Chávez nos legó. Le mienten al presidente, le mienten a la revolución, le mienten al pueblo.

En tú opinión ¿no hay ningún logro que resaltar? ¿Alguna victoria del plan?

  • Arles Gómez: De sus diez líneas de acción el plan fracasó en nueve. La única línea en la que ha logrado algo es en el de la inflación, y eso desde marzo para acá; pero, no poder sin embargo en este caso decir que se trate de una victoria. Básicamente han logrado controlar la inflación utilizando las recetas económicas que el FMI le prescribió al otrora Carlos Andrés Pérez, en 1988. El BCV contrajo tanto la masa monetaria, que la disposición de bolívares en general disminuyó abruptamente desde febrero, haciendo que los salarios quedaran congelados en la práctica, y con ello los venezolanos perdimos nuestro poder de compra de forma exponencial. De esa manera la demanda de bienes y servicios disminuyó de tal forma que los usureros empezaron a disminuir los aumentos en los precios (fundamentalmente los precios de los alimentos). Entonces esa "victoria" se fundamenta en la precarización de la condición de vida de todos los venezolanos, mediante la congelación de facto de los salarios. Cuando el presidente tome la decisión de reajustar los sueldos según el esquema que tradicionalmente utiliza, la inflación especulativa volverá a sacar dos cuerpos de ventaja en esa carrera desbocada y loca de caballos.

¿Cómo fue que hace un año ya habías concluido que el plan no lograría la victoria?

  • Arles Gómez: En primer lugar existían muchas carencias en el plan. La primera de ella es la amalgama de usos y formas que le dieron al Petro, Esa es una herramienta muy poderosa pero, la están usando de la forma en que un niño usa una lupa para matar hormigas con el sol. En segundo lugar el hecho de que el plan no contemplaba el contraataque enemigo, sino que asumía que los oligarcas criollos se iban a quedar de brazos cruzados en una especie de armisticio económico. El plan intentaba conciliar objetivos inconciliables: en el marco de una guerra económica y un bloqueo imperial no se puede revalorizar la moneda de curso legal actual (el BsS) y al mismo tiempo controlar la inflación y revalorizar el salario. Para lograr alguno de esos tres objetivos es necesario sacrificar los otros dos. Es imposible pensar en medio de una guerra económica contra los oligarcas que se pueden "acordar precios" y levantar la producción a la par de que se les elimina impuestos a los oligarcas y se les da carta blanca para que hagan y deshagan con el mercado cambiario. Peor aún, no se puede pensar en medio de semejante embestida imperial, que vamos a poder aplicar la "disciplina fiscal prusiana", justamente en un momento en el que los gringos nos están estrangulando el chorro de petrodólares por todos los flancos. Nos están saboteando la producción de PDVSA, nos están destruyendo la moneda con DólarToday y nos están impidiendo hacer casi cualquier importación; en medio de todo ese contexto la única alternativa que le queda al presidente es recurrir al déficit fiscal para financiar la gestión de gobierno y financiar a su vez a todo el aparato productivo de la nación. Lo único que realmente puede hacer es emitir dinero y elevar la recaudación de impuestos para cubrir la emisión en sí.

Hace un año hablábamos del Bolívar Oro, de una doble ancla económica y de una elevación de los salarios. ¿Qué diferencia tiene eso con lo que se ha hecho? Y, ¿por qué piensas que va a funcionar, o ya no lo piensas así?

  • La diferencia es radical. En el plan del que conversábamos hace un año, la economía nacional tendría dos grandes cimientos imposibles de alterar: el oro y el petróleo. Por un lado estaríamos importando y exportando todo cuanto necesitemos o produzcamos utilizando transacciones en Petros (que no las podrían bloquear) y por el otro, toda la economía interna de la nación se estaría aurificando en lugar de dolarizarse, con la enorme ventaja de que disponemos del oro en nuestras propias minas, así que en lugar de poner precios en dólares, actualmente los comerciantes estarían poniendo los precios en Bolívares Oro o en cantidades de oro directamente. Sería imposible decir que el barril de petróleo no vale lo que dicen los mercados internacionales, o que la onza de oro no tiene el valor que dicen los mercados internacionales: ¿cómo sería posible decir que el petróleo o el oro valen menos o valen más dentro de Venezuela de lo que valen afuera de ella? Ese esquema de doble ancla hace imposible de manipular el valor de la referencia económica y saca del juego a DólarToday de forma expedita. Estaba y estoy convencido de que ese plan funcionará, porque la forma de implementarlo es un verdadero contraataque económico del pueblo unido en batalla contra los oligarcas; la forma que se planteaba en esa estrategia para calcular el valor en Bolívares Soberanos del Bolívar Oro y la relación que se planteaba entre el BsO y el Petro nos aseguraban tres ejes trascendentes de la política monetaria: no podrían desfalcar a la nación o agotar nuestras reservas internacionales (control de cambio implícito); no se pueden manipular las tasas de cambio entre las diferentes especies monetarias nacionales, como tampoco se podría manipular las tasas de cambio entre las monedas nacionales y las divisas extranjeras; y finalmente, no se puede depreciar el salario de los trabajadores venezolanos, cualquier intento de manipular las tasas de cambio, cualquier intento de manipular los precios para producir inflación, conllevaría a un beneficio para el pueblo trabajador venezolano en detrimento de los oligarcas y oligopolios que se presten para tales fines. Simplemente no podrían de ninguna manera violar el marco de protección que ese plan crea para el pueblo de Venezuela, es imposible.

Parece que te contradices, anteriormente dijiste que no se puede revalorizar la moneda, a la vez que se revaloriza el salario y no se puede revalorizar el trabajo a la vez que se controle la inflación:

  • Actualmente y con el Plan de Recuperación Económica y Prosperidad no se puede. Porque la ecuación con la cual se encuentra estructurado dicho plan no contempla la variable de la inflación. Una vez hablamos de como DólarToday era una especie de avión bombardero y que la inflación era la bomba que nos lanzaba, el plan actual es un refugio antiaviones y no antibombas; el plan que yo propongo es un refugio antibombas y de paso atómicas. La creación del BsO es la diferencia sustancial entre ambos planes y es el mecanismo que permitirá engranar en una sola máquina económica todas las disparidades actuales. La forma de calcular el valor del BsO en BsS está indexada según la inflación diaria, de esa forma el BsO nunca pierde su valor, así que si los sueldos están fijados en BsO nunca perderán su valor pero, la moneda en la que se van a pagar los sueldos es el BsS (que se va a estar depreciando por la inflación), de esa forma se puede revalorizar el salario, controlar la inflación y controlar la depreciación del signo monetario actual (revalorizar el BsS es pragmáticamente inviable), no es posible depreciar el Bolívar Oro y como la constitución demanda que la moneda nacional se llame Bolívar, sería el Bolívar Oro la revalorización de la moneda nacional que tanto deseamos. Es así como se puede hacer la conciliación de esas tres metas, que en principio y bajo las condiciones actuales, resultan ser inconciliables.

La respetada Doctora y Profesora en economía Pasqualina Curcio, lleva tiempo hablando del Bolívar Oro-Soberano, y en su momento durante muchos años, Jairo Larotta habló del Bolívar Oro. ¿En qué se diferencia lo que propones de lo que ellos han propuesto o estás hablando de lo mismo que ellos?

  • No estoy hablando de lo mismo que ellos. La estimada profesora Pasqualina hace una propuesta similar a la que yo sostengo pero, existe una diferencia importante. Ella habla de usar el oro para soportar y revalorizar la moneda de curso legal actual (el BsS), dicho de otra forma, ella no plantea la creación de una nueva moneda nacional, sino que usemos el oro en las bóvedas del BCV para calcular cuántos Bolívares Soberanos por cantidad de oro tenemos y cuál sería la tasa de cambio BsS/$ que derivaría de eso. En el esquema del difunto camarada Jairo Larotta, el hablaba de crear una moneda llamada Bolívar Oro que fuera una especie de pagaré cambiable por oro en el BCV y que la usáramos para vender el petróleo y hacer importaciones, a su vez de que circulara internamente por Venezuela. En el esquema que yo planteo, existen diferencias importantes entre ambas propuestas, en primer lugar; yo no sostengo que haya que revalorizar al Bolívar Soberano, sostengo que hay que crear una nueva moneda nacional anclada al oro bajo el concepto de "equivalencia en valor", que no es una suerte de pagaré intercambiable por oro en las oficinas del BCV, sino que utiliza una cantidad fija de oro para calcular su valor en divisas y sólo se puede emitir más Bolívares Oro a contra partida de más oro o más Petros. Si alguien desea reclamar el cambio a oro, debería ser en una cantidad que realmente lo amerite, bajo una causa que realmente lo justifique y si es que cumple con esas condiciones el BCV tiene la potestad de decidir si hace el cambio o no, tampoco es que vamos a dar lingotes con certificación internacional 99,9999%, la Casa de la Moneda de Venezuela puede producir lingotes de oro puro (24 quilates) certificados con sello propio y esos serían los que se entregarían (provenientes de nuestras propias minas). De ninguna manera sostengo que usemos el BsO para vender nuestro petróleo o importar suministros desde el extranjero, en el esquema que propongo, ese rol le compete al Petro (que no lo pueden bloquear ni depende del sistema SWIFT). Y a diferencia del esquema que propone la profe Pasqualina, como el BsO y el BsS sería dos monedas distintas, existiría una tasa de cambio entre ellas y, la misma estaría indexada según la inflación diaria que se registre en los precios marcados en Bolívares Soberanos; ya que sería el BsS una moneda fiduciaria y el BsO un activo real con valor propio que no sufriría inflación.

Bueno, me despido de este valioso joven, y espero que sus ideas y planteamientos enriquezcan el debate. Gracias Arles,…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1115 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281678.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO