Ese podría ser el futuro de nuestra Venezuela, tal vez

Este es un tema largo, sin embargo trataré de reducirlo lo más posible.

GOBERNANZA POR ENCUESTAS - PREMISAS

1- Se pueda utilizar el método de gobernanza por encuestas con cualquier gobierno, de derecha, de izquierda, comunista, socialista, dictatorial, o lo que sea ya que este método no tiene ninguna afiliación ni tendencia política, es una herramienta operativa de alta calidad y eficacidad que se puede utilizar en cualquier gobierno, para gobernar bien y tener un país feliz con una población feliz y bien atendida.

2- Gobernar por encuestas involucra a todos los ciudadanos del país que quisieran participar, es anónimo, y ocurre en tiempo real con problemas y soluciones reales. Si los ciudadanos quisieran participar en las encuestas más allá de aquellas encuestas que tienen que ver directamente con sus problemas y las soluciones locales (digamos a nivel de la parroquia por ejemplo), esa persona podría igualmente participar en las encuestas a todos los niveles sectoriales (territoriales), y seccionales (por temas) del país. (Ver más abajo.)

3- El ejecutivo del gobierno de turno (no importa su tendencia política) estaría obligado a atender a todos los problemas presentados en las encuestas por la ciudadanía y sería obligado a implementar las relacionadas soluciones que se hayan votado y aprobado por una mayoría vía las encuestas, o sea, no habrían excusas para no hacer lo que el Pueblo decida, o sea, el Pueblo es el que decide su propio destino, no una pequeña cúpula de politiqueros, empresarios, e interesados.

GOBERNANZA POR ENCUESTAS - ¿CÓMO FUNCIONARÍA?

Estas son las ideas fundamentales de cómo funcionaría este sistema de gobernanza por encuestas.

1- Todas las decisiones que requieren el uso del dinero, los recursos, y las herramientas de la Nación, deben ser puestas a prueba públicamente vía las encuestas y sancionadas (aprobadas) públicamente vía las encuestas por una mayoría (50%) de la población que haya votado vía las correspondientes encuestas (por internet).

2- Las encuestas se dividirían por ejemplo en los siguientes sectores territoriales, local, parroquia, municipio, estado, nacional, e internacional (cancillería y relaciones exteriores por ejemplo), y bajo cada uno de estos sectores territoriales las preguntas de las encuestas estarían divididas por secciones tales como: electricidad, agua potable, aguas usadas, transporte, internet, telefonía, salud, trabajo, educación, etc., y cualquier otra sección que se generaría en base a las necesidades de la ciudadanía a cualquier nivel territorial, y en cualquier momento, con todas sus diferencias e idiosincrasias locales o regionales. (O sea, lo que sería bueno para una región no sería necesariamente bueno para otra, por eso las divisiones territoriales.)

3-Las encuestas serían continuas, y en tiempo real, con preguntas y proposiciones en las encuestas para soluciones generadas por la ciudadanía o por quienes sean (no importa desde donde vienen las soluciones). Esto ocurriría de manera continuada y regular con respecto a todos los problemas en marcha de la Nación en cada uno de sus secciones (o temas) y en cada nivel territorial, agregando más encuestas nuevas dependiendo de las necesidades y quitando otras al ser resueltas.

4- Se utilizarían todas estas informaciones recolectadas de las encuestas no solo para que el ejecutivo ejecute las soluciones votadas (con mayoría) por la ciudadanía, sino que también se compilarían estas informaciones a diario para crear una base de datos cumulativa para ir extrapolando las tendencias de la voluntad de la ciudadanía en base a sus inquietudes y necesidades sectoriales (por territorio) y seccionales (por tema), y también para mejorar la eficacidad del mismo sistema de gobernanza por encuestas.

5- La gobernanza por encuestas también tendría secciones con encuestas donde la ciudadanía podría votar (y debería votar) con respecto a la evaluación continua (tal vez semanal o mensual) de la eficacia o eficiencia, honestidad, y cumplimiento con sus deberes de los gobernantes a todos los niveles de la Nación. Estaríamos hablando de evaluar --- o tener bajo la lupa --- al jefe de estado (en el caso actual, el presidente), a todos los ministros, a los directores de todas las instituciones y empresas del gobierno, a todos los diputados, los gobernadores, los alcaldes, y a todos los dirigentes y/o representantes sectoriales (territoriales) y/o seccionales como por ejemplo las personas que encabezan los consejos comunales.

6- Todas las encuestas tendrían sus fechas de vencimiento dentro de la cual los ciudadanos podrían votar libremente.

7- Todos los ciudadanos podrían exponer problemas y/o sus posibles soluciones para que sean incluidas en las encuestas.

CONCLUSIÓN

Lo que expuse arriba es solamente una base, algo para proveerles una idea básica de cómo funcionaría este método de gobernanza por encuestas.

Con el tiempo, pero solo después de que los ciudadanos hayan visto y confirmado que este método genera resultados positivos (tal vez después de unos 5 años), bueno, sería tal vez entonces que los ciudadanos podrían votar, siempre vía las encuestas, por adoptar este método de gobernanza como método fundamental de gobernanza a largo plazo para la Nación, lo cual sería enseguida incluido en la Constitución del país, por encuestas también. Este método de gobernanza se adoptaría como la forma permanente de gobernar, sin importar la cúpula que se encuentre en el poder en el momento.

De esta manera, cada gobierno de turno tendría la obligación --- bajo pena de ser juzgados (vía las encuestas) y así ser sacados del poder --- de escuchar al Pueblo (vía las encuestas), y enseguida hacer lo que el Pueblo les diga qué hacer (vía las encuestas), y no lo que a ellos les dé la gana de hacer como ocurre actualmente a nuestras espaldas y en negociaciones privadas y secretas entre el gobierno de Maduro y la oposición.

Si por alguna razón este método no resultara ser positivo en el momento, bueno, muy sencillamente la ciudadanía votaría en contra de la adopción de este método de gobernanza a largo plazo, pero probablemente, vía las encuestas también, la ciudadanía posiblemente determinaría que sería aun positivo seguir con este tipo de gobernanza, por lo menos a corto plazo, o por etapas, antes de decidirlo a largo plazo. De todas maneras, se iría adaptando y modificando los detalles del sistema de gobernanza por encuestas sobre un espacio de tiempo digamos a mediano plazo para ver hasta donde se puede refinar y mejorara este sistema para el bienestar futuro de nuestra Nación y nuestro Pueblo.

Este modelo surge de un modelo que inventé con un socio mío y que aplicamos de manera muy exitosa a grandes empresas transnacionales que en su momento pasaban por graves problemas económicos y de organización (desorganización) interna.

Este método permitía:

1- Poder identificar a los ladrones internos, los corruptos, los oportunistas, lo engañadores, y los vagos, para sacarlos de allí por voluntad de los empleados a través de las encuestas, siempre anónimamente (hay maneras de hacerlo bajo cualquier circunstancia).

2- Poder identificar y resolver problemas que estaban enterrados o encubiertos por las circunstancias y/o por directores internos que utilizaban el caos para enriquecerse ilícitamente o inmoralmente a costilla de los dueños de la empresa y de los trabajadores honestos.

3- Poder evaluar de manera constante la eficiencia de los directores de la empresa y de mantener bajo vigilancia constante a los nuevos directores que entraban para reemplazar a los vagos y corruptos que estaban allí antes.

Gobernar por encuestas es probablemente la manera más eficiente de gobernar para todos, o sea, de gobernar para el bienestar comunal de la Nación, y no solo para un grupito exclusivo que se cree omnipotente y que hace lo que le da la gana con los recursos y los activos (y dinero) de la Nación.

Este tipo de gobernanza subyugaría el ejecutivo enteramente a la voluntad de la Nación, y no viceversa, como ocurre hoy donde la Nación está subyugada al ejecutivo y sus socios (ANC, PSUV, Fiscal General, Tribunal Supremo de Justicia, etc.)

La gobernanza por encuestas subyugaría el gobierno a las decisiones de la ciudadanía, del Pueblo, lo subyugaría al conjunto de las decisiones tomadas por una ciudadanía variada y multifacético compuesta de todo lo que Venezuela sería en su momento, en su conjunto poblacional, o sea, serían decisiones tomadas por votación por una combinación (de hoy por ejemplo) de millones de maduristas, chavistas, comunistas, adecos, copeyanos, demócratas, políticos sucios, opositores de todos tipos, algunos violentos, anarquistas, trabajadores, corruptos, ladrones, delincuentes, empresarios de todos tipos, religiosos, cristianos, católicos, buhoneros, profesionales, etc.

Sin importar de qué tendencia política fuera el ejecutivo, todos los ciudadanos de cualquier tendencia y creencia serían --- si quisieran --- participantes protagónicos en cada problema con sus correspondientes soluciones y decisiones que se tomarían vía las encuestas a nivel de la Nación.

Básicamente, eso sería la gobernanza por encuestas, y es perfectamente posible hacerlo, sin embargo debe existir la voluntad para hacerlo.

Bueno …

Ese podría ser el futuro de nuestra Venezuela, tal vez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1829 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281587.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO