Nelson Mandela en El Tuy

Este escrito tiene un título engañoso, porque Nelson Mandela nunca estuvo ni se asomó por los valles de este maravilloso rio Tuy que ha contribuido con su cuenca a la dotación de agua potable a nuestra capital e incorporando como resultado, al contaminado rio Guaire, como afluente, en las cercanías de la tuyera población de Santa Teresa, capital del Municipio Independencia del estado Bolivariano de Miranda, fundada en el año 1761 doce años después que el cimarrón Francisco Luango, africano o afrodescendiente proveniente del Reino Luango de África, se alzó probablemente siguiendo el ejemplo de los negros que se alzaron en Panaquire comandados por el blanco de orilla, más que peninsular, Juan Francisco de León, proveniente de las islas canarias, quien como comerciante canario tuvo una destacada actuación en la historia colonial venezolana, al liderar una red de cacaoteros, apoyado por la población barloventeña, compuesta mayoritariamente de esclavizados, zambos, pardos y canarios y quien habiendo adquirido algunas armas y municiones a comerciantes holandeses de Curazao naturalmente a través del contrabando de cacao, lanzó un manifiesto exigiendo al Rey la liquidación de la Real Compañía Guipuzcoana y terminó diciendo que ... en toda la provincia no ha de quedar de esta raza persona alguna, para referirse a los vascos y castellanos, fue secundado por la población, encabezando una marcha sobre Caracas, el mismo año en que nació Francisco de Miranda en 1750, obteniendo el apoyo del Cabildo, conmocionó al gobernador de turno y exigió la devolución popular en contra del monopolio comercial que tenía esta empresa guipuzcoana, costándole esto ser enjuiciado por traidor al imperio español junto a los afrodescendientes, el mulato (hijo de blanco y negro), Juan Muchingo y el zambo (hijo de negro e indio) Raimundo Romero ahorcados y él enviado al Arsenal de La Carraca en Cádiz, donde controversialmente sería enviado también prisionero 68 años después, el generalísimo Francisco de Miranda, a quien se debe el nombre de este estado.

Todo este comentario anterior tiene como finalidad justificar la temática de la africanidad, negritud y afrodescendencia en Venezuela , por el hecho de darle nuestro reconocimiento a Nelson Mandela y haber contado con la visita de Zwelivelile «Mandla» Mandela. uno de sus nietos a nuestro país, en el marco de la realización del XXV Foro de Sao Pablo, que desde su creación en 1990 por segunda vez se realiza en Caracas y ha recibido algunos representantes del continente africano, en esta ocasión entre otros a Mamadou Mignane Diouf, representante de la Republica de Senegal y paisano de alguno de mis amigos senegaleses con los cuales mantengo relación permanente vía internet, a quienes conocí luego de mi permanencia por un año como Consejero de la Embajada de Venezuela en Dakar, la capital de este país de África occidental, tierra natal de Cheick Anta Diop, Leopold Sedar Shengor, Ousmane Sembene, Thierno Diop, Ababacar Fall Barros, Simón Goudiaby y otros tantos panafricanistas.

La escuela más grande de los valles del Tuy lleva el nombre de este destacado líder sudafricano, Nelson Mandela, aunque cuyo compromiso de construcción se dio un día 25 de febrero de 2011, por cierto, día de mi cumpleaños y le correspondió a la cimarrona Dexi del Mar Pacheco Longa, junto a quienes hemos asumido la AFROINDIANIDAD en Los Valles del Tuy, defender y participar en las actividades prácticas que señalaban para ese momento la declaración del Año Internacional de los Afrodescendientes (A/RES/64/169) y que para ese mismo año fuese acordada por la burocracia internacional de las Naciones Unidas en la 65ª sesión plenaria del 18 de diciembre del año 2009. El Movimiento Social Afrodescendientes (M.S.A.) que nace en el año 2013 asumió entre otras razones para su debida formalización, las diferentes amenazas que se veían venir por parte de la derecha y la ultraderecha, que en ese momento estaba representada por el gobernador de turno Capriles Radonsky, quien inauguró la citada escuela a mediados de marzo del 2015, ofreciendo crear otras con el mismo nombre e inclusive una con el epónimo del cantautor venezolano Simón Díaz.

La figura de Nelson Mandela ha sido utilizada por múltiples personas e instituciones en el mundo entero, sin embargo acá en Venezuela es importante señalar que la única visita que hizo este líder mundial se realizó en la cuarta república bajo el mandato presidencial de Carlos Andrés Pérez y aterrizada en la ciudad de Valencia, Edo. Carabobo por el para entonces gobernador, Henrique Salas Romer. Nelson Mandela visitó Venezuela el 27 de julio de 1991. Recibió la Orden del Libertador en grado de Gran Cordón, de manos de Carlos Andrés Pérez, en ese entonces presidente de Venezuela, la Orden Andrés Bello en la clase Banda de Honor, órdenes Sol de Carabobo y el Doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad de Carabobo. Al recibir la más alta condecoración con la Orden del Libertador, en grado Gran Cordón, dijo: “Venezuela merece un lugar muy particular en nuestro corazón” dijo el sudafricano en nuestro país, al que llegó tras una intensa gira por Europa, América y El Caribe. Todo estuvo listo para el traslado al día siguiente a la capital carabobeña, a una visita de 9 horas coordinada por autoridades de la Universidad de Carabobo y la Gobernación del Estado, presidida por Henrique Salas Romer. ¿Por qué la visita a Valencia y no a otras ciudades? Existía un antecedente. El 23 de mayo de 1988 cobró fuerza en el mundo un movimiento en procura de la libertad de Nelson Rolihlahla Mandela, de 70 años, de los cuales cumplía 25 en prisión confinado en Robben Island. En Venezuela, Carlos Andrés Pérez realizaba la campaña para un segundo mandato y participaba en la Comisión Sur Sur, empeñada en apoyar la causa del líder sudafricano. El 23 de mayo de ese año el Consejo Universitario de la Universidad de Carabobo, presidido por el rector Gustavo Luis Hidalgo Vitale con el voto unánime de sus miembros, le otorgó al prisionero en tierras lejanas el título de Doctor Honoris Causa, en un acto que se llevó a cabo en el Teatro Municipal el 30 de julio siguiente. La medalla y el diploma correspondientes fueron entregados a Bernard Magubane, su amigo muy cercano y quien posteriormente fuera ministro durante su Presidencia.

El doctorado Honoris Causa otorgado por la máxima casa de estudios de la región fue uno de los pocos reconocimientos que aceptó Mandela y desde el aeropuerto, la comitiva se trasladó al Teatro Municipal al acto académico. A la entrada del teatro fue recibido por grupos de tambores, entre ellos los Tambores de San Millán y otros venidos del estado Zulia. Conmovido tal vez porque el venezolano Jesús “chucho” García le tarareó el gran himno Dios Bendiga África, que en idioma xhosa es “Nkosi sikelel' iAfrika” que fue asumido oficialmente como himno nacional en 1997 durante su mandato y en ese momento, Mandela se detuvo a saludarlos, retrasándose por supuesto el acto. Su recibimiento fue memorable. Varios minutos de sonoros aplausos y expresiones de júbilo a su paso. El acto académico se realizó con las formalidades de estilo, sólo roto por la participación del movimiento estudiantil, que dio más calor al acto presentando al ilustre doctorando el ex rector Gustavo Luis Hidalgo Vitale, quien expresó: “Los que amamos la vida queremos el desarrollo del hombre sin los mendrugos del imperialismo, sin la dolorosa decepción del totalitarismo, con la unión solidaria de nosotros, el tercer mundo, pues somos expertos en problemas de sufrimiento”.

En esta ocasión del siglo XXI recocemos a quien nació un 18 de julio de 1918 en un apartado poblado del sur oriente africano llamado Mvezo, Transkei, hijo de un jefe tribal, se le puso de nombre Rolihlahla, que significa revoltoso, pero a los siete años, con el fin de que pudiera asistir a la escuela metodista, fue bautizado con el nombre de Nelson en la iglesia de Transkei; ya famoso, sus compatriotas lo llamarían Madiba, por el nombre de su clan. Apodado de esta manera como “Madiba” podemos afirmar que los primeros años de la vida de Mandela fueron determinados, según sus propias palabras, por la costumbre, el ritual y el tabú. Muerto su padre quedó al cuidado de un primo suyo, el gran jefe Jongintaba quien le ayudó a tomar conciencia del sentido de la justicia, a los dieciséis años, pasó a formar parte del consejo tribal, luego a los 16 años ingresó en el internado para negros de Ford Hare para cursar estudios superiores, estudió derecho y practicó deportes. Resolvió abandonar su aldea y partió a Johannesburgo, donde conoció a Walter Sisulu, quien le presentó a su prima Evelyn Mase, una activista del CNA oriunda de Engcobo quien se preparaba para convertirse en enfermera. Ambos contrajeron matrimonio en el mes de octubre de 1944

En 1948 llegó al poder en Sudáfrica el Partido Nacional, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid o "desarrollo separado de cada raza en la zona geográfica que le es asignada", con disposiciones discriminatorias que prohibía a los negros ocupar puestos de trabajo cualificados. Bajo la inspiración de Gandhi, el Congreso Nacional Africano propugnaba métodos de lucha no violentos en la Liga de la Juventud del Congreso (presidida por Mandela en 1951-1952) organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

El primer hijo de la pareja, Madiba Thembi Thembekile, nació en el mes de febrero de 1945,​ y posteriormente nació su hija Mazawike en 1947 quien falleció nueve meses después de meningitis. Mandela disfrutaba de su vida hogareña, se introdujo en el movimiento de lucha contra la opresión llamado Congreso Nacional Africano (ANC), cuya ideología era un socialismo africano: nacionalista, antirracista y antiimperialista.

Mandela era una persona muy reservada que escondía sus emociones, y que además ponía su confianza en pocas personas, tenía una vida austera, y rehuía al alcohol y al tabaco. Tenía la particularidad de arreglar él mismo su cama, aun cuando ostentaba el cargo de presidente y era reconocido por su sentido del humor. Se preocupaba mucho por su imagen y a través de los años siempre buscaba las mejores prendas, lo que llevaba a muchos a pensar que tenía un aire de realeza. Al describir su propia vida, Mandela aseveró que no era «un Mesías, sino un hombre ordinario que se convirtió en líder por circunstancias extraordinarias».

En 1962 fue arrestado y acusado de conspiración para derrocar al gobierno, por lo que fue sentenciado a prisión perpetua durante el Proceso de Rivonia, estuvo encarcelado durante 27 años, primero en la isla Robben y después en las prisiones de Pollsmoor y de Víctor Verster. Campañas internacionales abogaron por su liberación, y fue excarcelado en 1990 en medio de una convulsión social en Sudáfrica. Intervino en las negociaciones políticas con Frederik de Klerk para abolir el apartheid y establecer las elecciones generales de 1994 en las que llevó al CNA al triunfo en las urnas.

Contrajo matrimonio en tres ocasiones, procreó a seis hijos, y tuvo 17 nietos y 16 bisnietos hasta el momento de su muerte.​ Usualmente se comportaba serio y muy exigente con sus propios hijos, aunque era más cariñoso con sus bisnietos. ​Su primer matrimonio con Evelyn Mase tuvo lugar en octubre de 1944 ​y se divorciaron 13 años después en 1957, en medio de las agobiantes acusaciones de adulterio, el alejamiento del hogar por su trabajo, el compromiso con la actividad política y la adhesión de Evelyn a los Testigos de Jehová, una religión que requería ser políticamente neutral. La pareja procreó dos hijos que murieron antes que Mandela: Madiba Thembi Thembekile (1945-1969) y Makghato Mandela (1950-2005); el primero murió en un accidente de tránsito y el segundo de Sida. Además procrearon dos hijas, ambas con el nombre Makaziwe Mandela (nacidas en 1947 y 1954 respectivamente); la primera falleció a los nueve meses de vida y la segunda, conocida como Maki, sobrevivió a Mandela, igualmente el hijo de Makgatho, Mandia Mandela, quien fue jefe del consejo tribal de Mvezo en el 2007.

Zwelivelile «Mandla» Mandela, es quien hoy nos visita en Caracas y participa en la mesa de los afrodescendientes del Foro de Sao Paulo en este mes de julio de 2019 donde nos dice ser el jefe y heredero del clan Mandela. No deseo que me llamen 'Mandla' porque es como un apodo y no el nombre por el que me conocen mis tías, dijo. Sé que el nombre Mandla se ha usado mucho en los medios, pero ese no es mi nombre. Mi nombre es Nkosi Zwelivelile Mandela. Cuando Nelson Mandela anunció la causa de la muerte de su hijo, padre de “Mandla”, Makgatho Lewanika Mandela quien nació el 26 de junio de 1950 y murió de Sida el 6 de enero de 2005 en Johannesburgo, dijo: "Démosle publicidad al VIH / SIDA y no lo ocultemos, porque la única forma de hacer que parezca una enfermedad normal como la tuberculosis , como el cáncer, siempre está por venir y decir que alguien ha muerto a causa del VIH/SIDA, y la gente dejará de considerarlo como algo extraordinario”. En noviembre de 2003, la Fundación Mandela lanzó una campaña a nivel internacional con el objetivo de recaudar fondos para la lucha contra el SIDA. La campaña llevó como nombre el número capicúa "46664", por ser el número de prisionero del líder sudafricano en Robben Island.

En el mes de junio de 2004 el ya abuelo Mandela, a la edad de 85 años y con una salud delicada, anunció su retiro definitivo de la vida pública con estas palabras: «No me llaméis, yo os llamaré». Pese a que continuó encontrándose con amigos y su misma familia, la Fundación descartó en su nombre cualquier aparición en público y negó peticiones de entrevistas.​ Encabezó una exitosa campaña para que Sudáfrica acogiese la Copa Mundial de Futbol de 2010 e hizo resaltar que sería un «regalo ideal» para el país desde el fin del apartheid. Cuando esto se hizo realidad, él mismo alzó —jubiloso— el Trofeo de la Copa Mundial de Futbol. Después de sufrir una prolongada infección respiratoria, Nelson Mandela murió el 5 de diciembre de 2013 a la edad de 95 años. Falleció alrededor de las 20:50 hora de Sudáfrica en su hogar de Houghton Johannesburgo rodeado de su familia. Su muerte fue anunciada por el presidente sudafricano Jacob Zuma por la televisión, declaró el duelo nacional por un período de 10 días, y anunció que el funeral se llevaría a cabo en el estadio de la localidad, además declaró el 8 de diciembre como el Día Nacional de la Oración y la Reflexión.

Este nieto de Mandela que nos visita, es el mismo que declaró durante una visita a Israel que "es el peor régimen del apartheid", cuyos asentamientos en Cisjordania le "recordaron lo que hemos sufrido en Suráfrica". Visitó el Cuartel de la Montaña 4F, en la parroquia 23 de Enero de Caracas, con motivo a conmemorarse 65 años del natalicio del comandante Hugo Chávez. El activista sudafricano aprovechó la ocasión para relatar cómo conoció a su abuelo, Nelson Mandela, quien para entonces nunca había visto a su nieto, ya que éste nació cuando se encontraba privado de libertad. Fue precisamente en la cárcel donde tuvo lugar este primer encuentro entre abuelo y nieto, el cual se convirtió en un momento decisivo, porque a partir de ahí Zwelivelile Mandlesizwe se propuso seguir los pasos de Mandela, camino que lo ha llevado a continuar su lucha antiimperialista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 593 veces.



César Quintero Quijada


Visite el perfil de César Quintero Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



César Quintero Quijada

César Quintero Quijada

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281561.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO