El triunfo de Chávez

E l presidente Chávez y todo el chavismo tienen razones para sentirse satisfechos de la votación del 3D. En cifras absolutas y relativas, en apenas dos años, en relación con el referendo, aumentó sus votos en 1.361.008, subió el porcentaje (59%) en cuatro puntos (63,70%) y la ventaja sobre el segundo de 18,5% a 26%. ¿Será posible encontrar un caso parecido? Tan sólido crecimiento niega esa vieja afirmación de que el gobierno desgasta. Depende de los gobiernos, pero no a uno que, pese a sus grandes errores y omisiones, ha dedicado recursos y energía a resolver problemas de salud, educación y alimentación de la mayoría de los venezolanos, razón por la cual los más altos porcentajes los obtuvo en los estados donde la pobreza es 40% o más de la población, según estudio de Jorge Dávila. Los índices de organismos internacionales mejoraron todos: pobreza de 48,6 bajó a 37,1; el de desarrollo humano estaba en 06917 en 1998 y subió a 08144 en 2005, hoy debe estar más alto. Según la OIT el desempleo se redujo en el último año de 12,9 a 10,4.

En esa gestión de gobierno y en las obras de infraestructura, de las cuales se destacan el tren y el puente Orinoquia, está la más importante clave para entender por qué ganó con esa ventaja.

Sin embargo, después de las celebraciones, el MVR y los demás partidos del chavismo evaluarán los resultados.

Cuando lo hagan tendrán que mirar con preocupación algunas votaciones. Mientras hubo estados donde lograron más del 70%: Amazonas 78%, Delta Amacuro 77%, Portuguesa 76%, Sucre 74%, Cojedes 73%, Guárico 71% y Monagas 71%, en otros estuvieron por debajo del promedio nacional (63,70%): Anzoátegui 61,23%, Carabobo 61,68%, Falcón 62,22%, Mérida 53,29% y Táchira 50,94%. Nueva Esparta 58,57%, Miranda 56,42% y Zulia 51,36% tienen características especiales que explican esos resultados.

Igualmente debe preocuparles que, en contra de la tendencia nacional, hay tres estados donde no se creció en relación con el referendo de 2004: Barinas: 68,81-69,21; Mérida 53,29-53,83; Táchira 50,9450,55. (Primero, cifras de 2006). A ese cuadro debemos añadir lo que sucedió en ciudades como Maracaibo, San Cristóbal y Mérida, e incluso en Valencia.

Si, en líneas generales, la campaña fue igual en todas partes, roja, rojita, y Chávez fue el gran movilizador en cada lugar donde iba, ¿por qué en esos tres estados y en varios municipios donde había ganado el NO, perdieron o no crecieron? ¿Hasta dónde incidió la gestión de los gobiernos y alcaldías respectivos? ¿Cuál pudo ser su aporte al caudal de votos que les llevó Chávez? Como en breve habrá referendos estadales y de alcaldes, es bueno meterle el diente a ese problema.

Votos,no hubo ni uno solo Lo ocurrido
en La Esmeralda y otros escenarios donde se movieron Rosales y algunos de sus colaboradores no ha sido contado todavía. Fueron más las presiones para que desconociera los resultados de lo que cualquiera se imagina. El temple de Rosales y de algunos de sus allegados enfrentó con firmeza tales reclamos. Ahora resisten la cantidad de infamias, algunas repetidas en artículos en estas páginas, sobre supuestas negociaciones para que no le hicieran revocatorio y otras especies como ésa.

Tampoco
se informó de los intentos de grupitos que pretendieron montar sus guarimbas en algunos sitios del Este de Caracas. Habría bastado la palabra fraude en boca del comando de Rosales para que se desataran hechos de violencia, y no sólo en Caracas.

En Delta
Amacuro, en la mesa N° 2 de la Escuela Nacional N° 95, del municipio Antonio Díaz, parroquia Aniceto Lugo, Chávez obtuvo su más alta votación: los 324 para otros candidatos.

En Caracas, en el instituto Nueva Esparta, de El Hatillo, Rosales ganó el 90,55% contra el 7,3%. Porcentajes como esos fueron corrientes en muchos centros de votación del este y el sureste caraqueños. Y llevó a muchos votantes a creer que allí estaba expresado el país.

Un Solo Pueblo
Izquierda Democrática, Bandera Roja y Causa R, todos juntos, le dieron el 0,80% de los votos a Rosales en Caracas.

Un estudio
en14 diarios de todo el país reveló que sólo el 20,76% de los artículos de opinión favorecieron a Chávez,y 79,3% fueron encontra, mientras 94,3 estuvo a favorde Rosales y sólo 5,07%encontra.Otra vezse comprueba que la inmensa mayoría de los impresos se parcializó contra Chávez.

Esperamos
las mediciones y estadísticas de la Unión Europea sobre su observación de la prensa enestas elecciones.En su anterior comparecencia ofrecieron unas conclusiones que después debieron rectificar.


Quienes
son mis consecuentes lectores debieron tener la seguridad que tuve yo sobre lo que sería la votación, tantas veces comentada: 60 % el piso de Chávez, 40%el techo de Rosales.

La votación de Rosales
No es nada fácil determinarlo, pero un alto porcentaje de los votos de Manuel Rosales son, sencillamente, de antichavistas, es decir, cualquiera hubiera sido el candidato, habrían votado por él. Su aporte fue modesto, aunque muy significativo en Zulia y entre adecos llamados a abstenerse.

Los cuatro millones largos obtenidos tenían una base potencial de 3.989.0089 que ganó el SÍ de la oposición dos años atrás, y que en general, representan porcentajes similares de las elecciones presidenciales de 1998 y 2000. Su crecimiento entre 2004 y 2006 (5%) porcentualmente es inferior al de la población electoral (13%). Escribo esto porque se ha querido exagerar la importancia de esa votación, y hasta he escuchado por radio decir que el país sigue dividido mitad y mitad.

La oposición conservó casi todas las posiciones municipales que tenía, controlan 25 de los 322 municipios, pero tuvieron importantes derrotas en los dos estados no gobernados por el chavismo: Zulia, la base política de Rosales, y Nueva Esparta, donde subió de 81.887 votos en 2004 a 112.005 (49,96% a 58,575). Aunque influyó la neutralidad del gobernador.

¿Se conservará unida, con el liderazgo de Rosales, como él lo anunció? Muy improbable. Restándole el grupito de irreductibles que propiciaron la abstención y todavía no soportan los resultados, es una fuerza heterogénea, su inmensa mayoría votó con dos partidos y a cada uno le dio cuotas similares; UNT 1.522.279 y PJ 1.271.017, lo demás se lo repartieron 44 partiditos, de los cuales sólo siete obtuvieron más de 50 mil votos.

Algunos se esfumarán, otros se unirán, y los dos más grandes seguirán por caminos distintos, pero paralelos, construyendo sus respectivas organizaciones. A UNT le toca la tarea más difícil; por primera vez se sale del Zulia, deberá recorrer caminos desconocidos y competirá por los restos regados de AD.

Aunque es impensable que Rosales asuma el liderazgo de PJ, es de suponer que frente a coyunturas concretas, referendos estadales y municipales, por ejemplo, se unan para enfrentar al chavismo. Y como suponemos que la conducta será la misma que tuvieron en la campaña, democrática, y a reconocer la derrota, el Gobierno abrirá puertas para el diálogo, pese a la resistencia interna, y sabrá reconocer los cambios que se han operado en una oposición que se deslastra de las fuerzas no democráticas que guiaron su acción por mucho tiempo.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 6216 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a28138.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO