El Pasado en el Presente. La Crónica Taquense

Una venezolana

Danielsys Alexandra Castro es una muchacha que nació en El Tigre, Anzoátegui, a finales del siglo XX, el 15-08-1999, es sencilla, laboriosa, extrovertida, de muy buen humor, de buenos sentimientos, caritativa, generosa, inteligente, colaboradora, vive en paz consigo misma, respetuosa, siempre tiene una sonrisa en los labios, dispuesta a ayudar a quien lo necesite, sin esperar nada a cambio, no le gusta discutir con su marido; pero siempre lo aconseja por su bien.

Es muy estudiosa, iba a ingresar a la universidad para cursar Medicina; pero se enamoró locamente de un joven; se hicieron "marinovios" y las obligaciones del hogar le han impedido proseguir con sus estudios, (lava, plancha, cocina, limpia la casa, cuelga la ropa, barre el patio, porque su suegra tiene una máquina de coser industrial y una overloock y se la pasa todo el día haciendo vestidos, camisas y pantalones. Además, su compañero Carlos Ramón Garcia Mejías- quien a cada momento le dice: "tu vida es mi vida"- tiene a su cargo a su hijo Carlos Jose, de 3 años, y ella lo está criando desde hace 2 años. Y he observado que lo trata como si lo hubiese llevado en su vientre y fuera su verdadera madre; nos parece muy loable y digno de admiración, por sus venas corre sangre cariña, y esto es propio de personas de esta etnia.

Se hizo bachiller en el Liceo Bolivariano, Dr. José Rafael Revenga, con un promedio de 18 puntos, en una escala de (01 a 20 puntos), casualmente, y como hecho inusitado, me contó que su marido es cantante de Rap, Baladas y realiza tatuajes. Hace un tiempo, cuando ellos eran novios, lo acompañó a la península de Paraguaná, a cantar en un club nocturno, donde estuvo contratado por un año. Estando en esta ciudad fue más de una vez a las playas del Pico, de Villa Marina y Amuay; las personas de los municipios Carirubana y Los Taques, le parecieron muy atentas, amables y gentiles. Comió el famoso chivo en coco con arepa pelada, el mojito de cazón y probó el cocuy de penca.

"Danielsys, ¿háblame de tu familia y algo de tu vida?" "Profesor Muñoz Freites mi padre es colombiano y lo trajeron de 10 años a Venezuela, y aquí estudió y aprendió un oficio que le permite ganarse honradamente la vida; nadie lo trata mal, ni discrimina por ser de Colombia; ama a nuestro país como si hubiese nacido aquí, y se llama Roldan Ayala; pero quien en realidad terminó de criarme fue mi padrastro, el guariqueño Juan Bautista Manzol. Mi madre se llama Mayra Josefina Castro Quijada- y tiene sangre cariña-. Mis Abuelos son doña Ernestina Quijada y don Orlando José Castro; tengo 2 hermanos maternos: Orlando José Castro y Francisco Javier Manzol Castro. Tengo 6 tíos: Nahomi, Zuleika, María, Wilmar, Carlos y Elvis José -difunto, quien era ingeniero en gas y viniendo de Anaco se mató en un accidente de tránsito-. Mi primer empleo fue en el Bodegón Don Pancho, en El Tigre, haciéndole el mantenimiento al local, y luego cuidé niños cuando sus mamás iban a sus empleos, yo estudiaba de tarde."

"Nárrame una circunstancia que haya marcado una huella en su vida." "Profesor yo siempre me hice respetar de los varones, recuerdo que cuando estudiaba el 6° grado, mis condiscípulos acostumbraban a halarle el cabello a las niñas. Un día vino un gordito de nombre Víctor José Mendoza y me haló fuerte por el pelo y me lo templo; yo no lloré, si no que mi reacción fue darle un fuerte golpe en el ojo y se le puso morado. Nunca más los niños volvieron a molestar de esa manera a las niñas."

"Recuerdas algún hecho extraño." "Sí, resulta que mi abuelo don Orlando José tomaba mucho, y llegaba a altas horas de la noche borracho. Un día yo me encontraba debajo de la mesa porque me había regañado mi mamá; ya que no me quería dormir temprano; y veo a mi abuelo que entra hablando con alguien; pero lo extraño era que estaba solo, de pronto buscó su comida en la lacena y se sentó en una silla a comer en la mesa, observé que compartió su comida, y puso la mitad, en otro plato, -vi con estos ojos que se comerán los gusanos-, que alguien se llevaba el tenedor a la boca y comía; pero créame era invisible, allí yo no veía a nadie, de pronto mi abuelo se para despavorido y me dice: ‘que a su amigo, a quien había conocido en el bar esa noche, la cara se le había vuelto una calavera y le susurró’: ‘Yo soy la Pelona, La Muerte, y te vengo a advertir que si sigues tomando como un loco, pronto te irás conmigo.’ La realidad fue que mi abuelo desde esa madrugada nunca más volvió a probar una gota de alcohol; y ha vivido hasta la fecha respetado y honrado por sus hermanos, los cariña."



Esta nota ha sido leída aproximadamente 417 veces.



Jesús Muñoz Freites

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276079.htmlCd0NV CAC = Y co = US