Auditórium

Maduro y Guaidó: ¡En un choque de trenes llenos de explosivos!

"No tenemos mayoría para gobernar en solitario. Si queremos el cambio, necesitamos diálogo para el acuerdo". Pedro Sánchez.

Venezuela vive horas aciagas en un país cuyo gobierno solo se sostiene por el apoyo militar, y en el que le ladra un nuevo liderazgo opositor con un fuerte apoyo nacional e internacional.

Con una delicada situación económica, más que delicada. El gobierno no ha podido solucionar el problema de ingobernabilidad, y que hoy en día ha prendido las alarmas a nivel internacional por la perdida de calidad de vida de su población que ha retrocedido 40 años.

Es inexplicable la grave crisis económica venezolana, lo que reina en este momento es una gran incertidumbre, confusión y caos social, la que se profundizará en los próximos días debido a los altos precios de los alimentos y medicinas. El mundo luce dividido. Rusia, China, e Irán apoyan a Maduro. Y por otro lado, Estados Unidos, la Unión Europea, los países fuertes económicamente de América Latina, y varios organismos internacionales apoyan a Guaidó , y presionan a Maduro para que abandone el poder, y le de paso a una transición democrática en Venezuela.

Toda esta erosión comenzó con la juramentación, el pasado jueves 10 de enero de 2019, de Nicolás Maduro para su segundo mandato de seis años, como resultado de un proceso electoral que la oposición y un amplio sector de la comunidad internacional lo considera de fraudulento. Juan Guaidó, un ingeniero industrial fue elegido presidente de la Asamblea Nacional en una sesión en la que los diputados presentes declararon ilegítimo a Maduro. Encabezando días después los llamados "cabildos abiertos" emulando los tiempos de la independencia.

Guaidó ha pasado de ser un ilustre desconocido para la opinión publica nacional e internacional, donde hoy aparece debido a la proyección mediática que refleja la crisis del país en la palestra como un líder joven, y firme que opaca las figuras esclerosadas de la oposición que están idas a tierra. Pero la sorpresa de este Barack Obama criollo es que a días después de la sesión de la AN que lo proclamó presidente, en una marcha opositora, que se realizó el miércoles 23 de enero, Guaidó se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela, hasta que haya elecciones libres, y después de esa proclamación todavía continua en libertad: "cosas veredes Sancho" .

De ahí en adelante, ha habido diversas reacciones a lo interno del país y en el plano internacional en forma de cascada, una tras otra. Lo cierto es que Maduro permanece en el poder por el apoyo militar, con unas Fuerza Armadas que le ha expresado su apoyo, y el respaldo de brókeres internacionales como China, Rusia, Turquía etc.

El acertijo a descifrar es hasta cuando Maduro aguantará esta embestida en el ejercicio de sus funciones sin que el alto mando militar le falle, y en la medida en que también Rusia y China sigan como salvavidas de su gobierno. Estados Unidos aporta el 80% de los ingresos en divisas por la compra de petróleo unos US$ 13.00 millones al año, recursos estos que hoy están en alto riesgo por la ruptura de las relaciones diplomáticas, y el no reconocimiento a Maduro como presidente legítimo por parte del gobierno de Donald Trump.

Es obvio que el gobierno venezolano buscará otros mercados para su petróleo para sustituir a Estados Unidos; de hecho, ya lo viene haciendo. Pero esto no es fácil porque el crudo venezolano es pesado y, muy difícil de procesar. A esta crisis petrolera en pleno desarrollo se le suma lo dicho por Juan Guaidó, quien acaba de remover el directorio de Citgo Petróleo, filial de Pdvsa en Estados Unidos, para darle a ese complejo refinador un nuevo perfil, y aliviar los ataques políticos sobre esa empresa. Aunque esto no es una mantequilla, los objetivos son difíciles de predecir, lo que si es que será una piedrita en el zapato para el gobierno de Maduro. Lo que beneficia a Guaidó en esta pelea es que cuenta con el apoyo de Trump presidente de la primera potencia económica y militar del planeta, así como de la mayoría de la comunidad internacional de América Latina y Europa.

¿Esta presión influirá en que Maduro abandone el poder? Es difícil de analizar o predecir si esta coyuntura ocurrirá. A través de la historia hemos visto como países, de África, del Medio Oriente y Cuba, en los que sus presidentes o dictadores se eternizaron en el poder hasta morir, mientras el pueblo se moría de hambre.

Por ahora el juego luce trancado para un cambio político en Venezuela, a pesar de que los llamados países neutrales, como México, Uruguay y algunos de la Unión Europea, puedan influir para que el gobierno de Maduro conforme un gobierno de transición.

Expertos analistas políticos militares consultados hablan de posibles escenarios a futuro: que Maduro continúe en el poder aguantando la pela, y radicalizándose aun más; Maduro es depuesto o propicia una salida democrática a la crisis; o la fuerza militar coloca en lugar de Maduro a otra figura al frente de Venezuela. La crisis venezolana luce compleja por la existencia de una unión cívico-militar como la modelo cubana aferrada al poder. Donde la Fuerza Armada es parte vertebral del mismo, y controla varios ministerios de las áreas de economía e infraestructura del país. Con esta estructura militar es difícil que se de un cambio democrático, sino no hay un quiebre de esta coalición cívico-militar. Otra si Maduro y sus colaboradores renuncian a su cargo, o es forzado a esto, deberá enfrentar las denuncias internacionales por corrupción y crímenes de lesa humanidad en su contra, motivo este por el que se aferra con fuerza al coroto. Este es el motivo por el cual la oposición ha ofrecido amnistía a los militares para que abandonen a Maduro, y así propiciar un cambio político.

Por ahora, luce duro y curvero Maduro, con un fuerte apoyo de la Fuerza Armada. Sin embargo, llegado el caso:"los militares son leales hasta que se te voltean" Luis Herrera Campins dixit. Toda la presión política internacional no recae solo sobre Maduro, sino también sobre los militares, donde el escenario de sangre también está presente.

Por los momentos luce un posible choque de trenes y, si esto no se soluciona a través del dialogo, puede desembocar en cualquier cosa. Maduro erró al romper relaciones con Estados Unidos: Guaidó también juega topo a todo, Putin asevera que la ‘injerencia’ de Estados Unidos nos llevará a un baño de sangre. Marcos Rubio, advirtió: "si ocurre violencia en Venezuela, la respuesta de USA, dependiendo de la acción, va ser sumamente grave, y va a ser rápida.

¿Por otro lado Maduro acepta la propuesta de Uruguay y México de iniciar un diálogo con la oposición, esto puede ser la negociación de su salida, o será otra táctica para ganar tiempo?

Guaidó no es el primero que se autoproclama presidente en Venezuela. El 11 de abril de 2002 también lo hizo Pedro Carmona, en aquel entonces presidente de Fedecámaras, luego de que el alto mando militar venezolano anunciara que Chávez había renunciado

Hay parecidos con el pasado reciente aunque el contexto es otro por la fuerte presión internacional por la salida de Maduro. Ante la incertidumbre, muchos venezolanos comen una sola vez al día… una sola vez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 481 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edgar Perdomo Arzola

Edgar Perdomo Arzola

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275733.htmlCd0NV CAC = Y co = US