Hambrear y empobrecer a Venezuela para fracasar modelo socialista y chantajear electoralmente al pueblo para convocar elecciones anticipadas

¿Porque a Venezuela la quieren convertir en un país pobre, un país de mendigo en e continente?, la respuesta está asociada a sus inmensos recursos, a sus commodity apetecibles a la corporaciones transnacionales y a sus gobiernos vecinos, el estrangulamiento internacional de su comercio, de sus fuentes crediticias así como el secuestros de sus activos como Citgo y reservas oro revelan el acto de recolonización a la que quieren someter al país, los Estados Unidos, Inglaterra, viejas potencias coloniales del siglo XX, acostumbradas a saquear los países en el siglo XXI mediante políticas neocoloniales. ¿Cual es su Plan?. El Plan de País si es que puede llamarse como tal, no es mas que el desmantelamiento del Estado-nación, el descuartizamiento del territorio a repartir entre sus vecinos, Colombia, Brasil, República Cooperativa de Guyana y detrás de ellos, el principal pirata del siglo XXI, los Estados Unidos a la cabeza de D. Trump. Ellos se proponen un "cambio" ajeno a los intereses nacionales, impuesto desde la geopolítica globalista, sin considerar los intereses nacionales y el derecho internacional, totalmente violatorio del orden internacional, del derecho de las naciones a su autodeterminación.

Por todo lo anterior, El Cartel de Lima y sus secuaces de la Comunidad Europea bajo el mando del Gobierno de los Estados Unidos pretenden un cambio político, un cambio de régimen social y para ello se plantean presionar a la población, predisponerla contra el Gobierno de Maduro, por el cual votó la población electora, dado que la oposición se negó a participar en dicha campaña electoral, cediendo espacio al chavismo, y como en toda democracia, quien calla otorga, el que no acude a la cita electoral, acepta tácitamente la decisión del soberano, del elector que ejerció el derecho a votar. La forma como ahora pretende solicitar ir a elecciones la oposición apátrida es mediante un chantaje militar, bajo amenazas de guerra e invasión, quiere decir que no solo pretende violar el derecho a los electores de mayo de 2018, sino que haciendo uso de la guerra económica, de la hiperinflación dolarizada, el fomento de la peor hambruna a causa del bloqueo de las compras de alimento, de los medicamentos e insumos para el funcionamiento y con ello hundir a los venezolanos en la pobreza, así en esta forma quieren acudir a elecciones bajo presión a la población con el chantaje del hambre de lo contrario la guerra, la invasión y la muerte.

El Gobierno de Maduro defiende sus derechos como Estado, como Gobierno soberano, no puede admitir chantaje alguno, si la oposición manipulando las encuestas cree que la imagen de Maduro se ha desprestigiado, se ha agotado, hacen mal sus cálculos, tampoco puede admitirse que si un presidente baja en las encuestas, sea suficiente argumento el marketing como para deponer su mandato, dicho expediente no ha ocurrido en ningún país, en todo caso, tal decisión compete únicamente al pueblo soberano, y no a empresa, gobierno, o poder alguno, ya sea asamblea nacional u grupo de países interesados en dar un golpe de estado encubierto a nombre de defender la democracia. La crisis de 2019 con el auto coronamiento de Guaidó como autoproclamado Presidente de Venezuela es un acto irrito, ilegal e ilegítimo, es una clara manifestación de alcanzar el poder a diestra y siniestra, en complicidad con países de la Comunidad Europea, Cartel de Lima, los Estados Unidos responden a un chantaje económico y político para torcer el camino socialista, un socialismo venezolano, experiencia única en el mundo sin paragón, al que dichos países pretenden frenar por su intolerancia ideológica, por su ortodoxia neoliberal totalitaria, al peor estilo del fascismo capitalista que se aferra al poder mediante las bayonetas del imperio conque amenaza la revolución bolivariana mediante la guerra y represión.

Para alcanzar los fines perversos y macabros el imperio de los Estados Unidos dan larga al bloqueo así como hizo con Cuba, violando las normas internacionales, haciendo uso de la fuerza, amenazando con ella al Gobierno de Maduro sino se le somete, aislando aún más a Venezuela, sometiendo a la población a un crisis humanitaria artificial, creada por ellos mismos para invocar el derecho humanitario para invadir, creando una situación desastrosa, un abismo para el pueblo y sus gobernantes, colocándolo en aprietos políticos ante sus electores. La revolución bolivariana y su pueblo ha demostrado resistencia, ve claro los objetivos políticos y económicos del imperio, su manipulación económica, la guerra económica, los saboteos políticos, la guerra mediática, psicológica, la descalificación del modelo socialista como responsable de la crisis, cuando en realidad son fuerzas externas que lo crea, la dolarización de los precios, la devaluación de la moneda, del bolívar soberano, la depreciación del salario hasta llevar al pueblo a los extremos del hambre y pretender lograr subvertir la opinión política del pueblo a favor de un proyecto país neocolonial.

Así pues el plan del crimen organizados por los Estados Unidos está al día, con sus cómplices europeos y "americanos", (Cartel de Lima), está en marcha, asfixiar el modelo socialista bolivariano, crear un estado de violación a los derechos humanos ya que el Gobierno estrangulado económicamente no puede atender plenamente las garantías constitucionales, los derechos humanos, hacer fracasar el modelo socialista. Para ello han utilizado Caballos de Troya, ex gerentes de PDVSA, para destruir la industria, corromper funcionarios y cometer la quiebra de la empresa, en todo caso, llevar al estado en que se encuentra su producción, mas o menos 1.200.000 barriles diarios, entre 2013 al 2018, sacándola del ranking de las naciones principales productoras de petróleo. Gran daño se le infligió a PDVSA, a todos sus propietarios, el pueblo venezolano, como parte del plan conspirativo los países capitalistas para disminuir los ingresos en divisas internacionales así como las fuentes de apoyo a las misiones sociales.

No hay duda que en el anterior periodo 2000-2012, la empresa privada "venezolana" siguió su expoliación rentista del petróleo, acumula millones de dólares en la banca mundial, se acomodó al gobierno de Chávez hasta que se agotaron las divisas, cayeron los precios del petróleo y desde allí la empresa privada se dieron a la tarea de conspirar contra el gobierno, su objeto era proseguir con la expoliación rentista petrolera, y para eso, se dedicó a lo largo del gobierno de Maduro 2013-2018, a procurar por todos los medios "la salida de Maduro", teniendo en cuenta que seguir con el rentismo equivale a compartir las riquezas con las corporaciones extranjera, con gobiernos extranjeros, con la banca mundial, el fondo monetario internacional y el desmantelamiento de la soberanía nacional a través de la apertura petrolera.

Veamos como ha respondido la empresa privada, como ha procurado a falta de divisas petroleras, de dólares subsidiados responder, es decir como ha reaccionado el capitalismo privado agrario, --mediante su guerra económica-- ha condenado al hambre a la población, caída del PIB agrario percapita de 17% respecto a año 2019. En el ciclo maicero de 2018 se estimó el arrime de poco menos de un millón de toneladas de grano, una caída de 66% respecto a las 2.900.000 toneladas de 2008, La cosecha de arroz en 2017 fue 62% menor a las de 2008. En la zafra azucarera la ciada fue del 74%. DE igual modo, el rebaño bovino en Venezuela, era de 12.700.000 cabezas. Estas producían 430.000 toneladas de carnes anuales, cubriendo la totalidad del consumo interno. El rebaño actual es de menos de 9.500.000 cabezas; y, pese a la caída del consumo, se importa el 60% de carne ofertada. En 2012 la avicultura producía todavía 17.000.000 cajas de huevos. En 2018 se estima otra disminución de más de 60%. En el mismo tenor; a finales de la década de los años 1990, la producción agropecuaria venezolana cubría el 80% de la demanda interna de alimentos. Al inicio de 2019 apenas un 20%".

Esta responsabilidad de la caída de producción de alimentos se la endosan al Gobierno, por no aportarles los dólares a la que han estado acostumbrado recibir, mejor dicho expoliar al Estado, revela este fenómeno como la producción agrícola ha estado vinculada a la producción petrolera, como la caída de las petrodivisas inducen una caída de la producción agropecuaria, empresarios que no saben otra manera de producir sino recibiendo subsidios, créditos, deudas a costa del Estado, empresarios improductivos que no saben producir para exportar, para obtener por si mismo las divisas que requieren, con esto se demuestra que no es el socialismo el modelo que ha fracasado, sino el capitalismo agrario, dependiente y parasitario.

Podemos concluir que la hambruna en ciernes en Venezuela responde no solo a la desinversión privada en el campo, también el desabastecimiento que ellos han creado, al racionamiento que condenó el bachaquerismo, traficando productos hacia Colombia, (incluso aquellos importados), son ellos, quienes hambrean a la población, incapaces de hacer sacrificios sociales, económicos, todo para continuar amasando ganancias extraordinarias, que a la par de las decrecientes exportaciones petroleras, el estrangulamiento financiero del imperio, el bloqueo de los países regionales revelan un tinglado externo e interno en chantajear a la población electoralmente mediante el hambre para favorecer el candidato del imperialismo, Juan Guaidó.

Encrucijada del modelo socialista y extorsión económica del modelo socialista bolivariano

Hasta aquí hemos analizado la manera como la oposición política externa e interna se conduce para hacer fracasar al pueblo en su modelo por el cual votó a lo largo de 20 años, en su participación y elección del modelo socialista bolivariano, el cual ha sido atacado inclemente a lo largo de la llegada de Hugo Chávez al poder. Ahora veamos como se revela las intenciones de llevar al Gobierno de Maduro hacia una encrucijada económica y política. Hemos dicho como se inició el año, con una crisis política, con el impasse de la autoproclamación de Guaidó como presidente de la República, para reconducir con el imperio los destinos del pueblo, torciendo su decisión electoral de 10 de mayo del 2018, de manera usurpadora. De igual modo nos hemos dado cuenta del proceso de desinversión para la contracción de la producción agropecuaria y la conspiración que se forjó en PDVSA para arruinarla, conllevando hacia el estancamiento económico y la hiperinflación.

Ahora vemos que se propone esencialmente la oposición para reconducir el modelo económico, propone un modelo de crecimiento económico privado, sin inclusión social, sin las misiones, sin el gasto social, por el contrario anulando éste, simplemente un modelo de acrecentamiento económico de ganancias, del capital, con el aporte de capitalistas nacionales y extranjeros asi como de sus ahorros acumulados de divisas en la banca mundial no sin previo ajustes, fundamentalmente someter la industria petrolera, de los bienes públicos al servicio privado, ya que "la producción petrolera es la forma más rápida de hacer positivos, los términos de intercambio y que no es otra cosa que aumentar lo que nos entra por lo que vendemos a terceros por encima de lo que tenemos que comprar para que la economía funciones".

Aquí se pone de manifiesto el parasitismo del capital, no es con sus propios recursos conque apalancaría su nuevo modelo económico de crecimiento, sino con los ingresos públicos petroleros, ya que como no son ni han podido ser competitivos, incapaces de lograr ventajas comparativas en los intercambios, ellos simplemente pretenden aumentar y vender mas petróleo seguro a precio barato, subastando el país, lo que llaman uso intensivo del capital sin pérdidas. De igual modo, se sigue, la recuperación de la infraestructura del país mediante sociedades del capital privado, con aportes privados, privatizando dichos servicios, lo cual no es simplemente una simple cooperación público-privada, y para ello se propone una revisión tarifaria y de marcos legales con garantías para los inversionistas y en detrimento de los usuarios, tal cual se realizó en Argentina.

Donde tiene focalizados los intereses privados es en "la recuperación del país" o recuperación del capital privado conjuntamente con sus aliados, la Pequeña, Mediana y Gran industria es los sectores de agricultura, agroindustria, metalurgia, turismo, industria, comercio para iniciar un proceso de despegue del capitalismo privado en Venezuela, todo dependiendo del endeudamiento externo a cuenta de asumir riesgos de inversión de capital, de modo protegido, bajo un régimen legal proteccionista del Gobierno, libre convertibilidad, inflación regulada, gastos regulados, autonomía subordinada del banco central al capital privado, de allí la libertad cambiaria, (permitiendo así la salida de capital del país, o de divisas), confianza de los inversionistas, precios liberados, liberación de tasas de interés para reducir riesgo país de las instituciones del capital internacional y todo así en circulo vicioso favorable al capital privado e detrimento del país a donde conduce la reforma Económica de la oposición.

Fuente consultada:

Concheso, Aurelio. (2019). "La encrucijada política y su desenlace económico", enero, 27, https://es. panampost.com

Rodríguez Guillermo (2019), "Venezuela a punto de convertirse en el país más pobre del continente", enero, 27 https://es. panampost.com.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 891 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: