La distopía de Maduro, versión original no publicada

“No somos ni queremos ser un modelo de democracia. Somos, en cambio, la democracia que definió y defiende su pueblo”[i]

Nicolás Maduro, Distopía Socialista

No procede, dar a conocer (desclasificar) la versión original no publicada de la distopía socialista de Maduro sin evaluar, el reciente hecho de rompimiento de relaciones diplomáticas y políticas con EEUU. Pudiera entenderse que una y otra cosas son contradictorias. La distopía puede verse que no calza mucho con el hecho de rompimiento de relaciones. Calza.

Un imperio agónico y malcriado como el de los Estados Unidos, es como un carajito mimado. Se cree que todos los juguetes son efectivamente de él y como ha sentido que ha estado perdiendo algunos de esos juguetes, patalea y el pataleo le hace un favor a Maduro. No creo que la política de Maduro sea fundamentalmente antiimperialista, pero mostrarse como antiimperialista en el discurso lo ayuda o es una oportunidad que aprovecha. Diferente a Chávez, Maduro usa el antiimperialismo y la distopía socialista es como la ruta de ese uso.  

Pienso además, que el propósito básico de EEUU es eliminar a Chávez. Borrarlo completamente del mapa político de América Latina y por eso la puja. No son las riquezas naturales (petróleo, oro, coltan y otros) lo que mueve a los EEUU. Eso lo mueve, pero en eso ha venido ocupando posiciones y si borra a Chávez del mapa político de América Latina, logra recuperar sus juguetes y posicionarse mejor. La izquierda de América no ha entendido esto o disfruta muy plácidamente de esta distopía socialista con buenos viáticos y asesorías[ii].

II

Es bueno comunicar, que la distopía socialista de Maduro es una nota que escribió mientras oía (ladillado) a Pedro Carreño y a Piñate en una reunión del PSUV. Esa nota se  la hizo llegar a Ignacio Ramonet y fue Ignacio, quien le colocó tan pomposo título a la nota y la reestructuró para que pasara casi inadvertida. Cómo entender que un artículo de Maduro no alcanzó en Aporrea 6.000 lectores y el último de Elías Jaua (Frenar la Locura) alcanzó más de 20 mil.

Lo que sigue en la versión original desclasificada.

¡Pendejos socialista! Pelean por un socialismo que no busco, pero que me sirve.

¡Pendejos capitalistas! Se comieron el cuento de un socialismo del siglo XXI con comunas y chusmas gobernando y los tengo, después de la muerte de Chávez, peleando todos rabiosos por   algo que Chávez y quiso y luchó, pero yo no quiero. Hay un montón de chavistas dispuesto a luchar por lo que no quiero. Chávez es Chávez y so soy Maduro. Tengo a unos y otros vueltos locos y haciendo cualquiera locura, que no tengo interés en frenar, aunque Elías Jaua pida que la frenemos. Sé, a través de acciones de inteligencias, que Elías Jaua publicará[iii] pronto un artículo en Aporrea, que pide frenar la locura de la subasta de la soberanía nacional, que estamos poca a poca consolidando en la faja y en el arco minero. Eso ni se para ni se frena. Es la manera de sostenerme con el apoyo ciego de los chavistas y  el terreno que voy ganando con consorcios trasnacionales.    España no reconocerá al presidente interino que nombre la AN.

Un socialismo que no quiero. Muchos  marchan y hacen congresos  con “debates” inexistentes porque son tan pendejos, que después de unos días de aplausos; Diosdado y yo aprobamos las conclusiones de todos estos congresos y todos a sus casas. Es la manera como vendo una democracia distinta, que no es nada distinta. Yo y Diosdado  “no somos ni queremos ser un modelo de democracia”. Tenemos más de 20 elecciones nacionales y en el PSUV no hemos hecha ni una. “No somos si queremos ser un modelo de democracia. Somos, en cambio, la democracia que definió y defiende su pueblo” (¿?).  Es la manera como hemos transformado el concepto de democracia protagónica y llegamos, después de Chávez,  a esta distopía socialista.

El socialismo, por el cual la derecha venezolana  pide intervención, solicita la aplicación de la carta interamericana, Borges se pasea por el mundo con sus gastos  totalmente “cubridos” en dólares, es una forma de vida parasita que mantiene a la derecha. Ellos están bien y yo también. El supuesto socialismo por el cual la derecha residenciada en Miami pide también la invasión, es una forma de vida parasita que lleva un bojote de líderes pega gritos. Ellos también, como dijo en una ocasión la barragana, tienen sus gastos “cubridos”.

El socialismo que hace delirar al bolsa de Bolsonaro y al otro bolsa de Duque existe en su cabecita. Mi democracia es un poco lo que dice la derecha, hasta un poco peor que la representativa, pero a Dios gracia, un montón de chavistas creen que esta democracia es protagónica y participativa. Viven con esa especie de utopía al revés y eso me mantiene en el gobierno, aunque no el poder.

Algo es algo. Agarrando aunque sea fallo. El cuento de los precios acordado es precisamente el dato relevante de no  tener poder. Es parte de ese paquete donde ellos y yo con el PSUV ganamos. Es un ganar-ganar. Es la distopía socialista.

Referencias


[iii] https://www.aporrea.org/actualidad/a274548.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1670 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274764.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO