Estamos en la hora de los "espantadores de la comarca"

En estos momentos, y durante esta semana, las denominadas "fake news" o falsas noticias estarán a la orden del día. Tengamos mucho cuidado de lo que viralizamos a través de las redes sociales, porque es altamente probable que dichas informaciones sean falsas.

Evidentemente esto viene porque el 10 de enero, fecha del evento constitucional de la juramentación del Presidente Nicolás Maduro como Presidente reelecto de la República Bolivariana de Venezuela por el sexenio 2019-2025, ha sido planteada como una especie de Armagedón y fin del mundo. Eso no le hace bien al país, que requiere de paz, estabilidad para poder resolver los innumerables problemas que hoy en día la agobian.

Pero, las operaciones psicológicas estarán a la orden del día, y se dirá y señalará lo que es y lo que no es. Por ello, la verificación previa de las informaciones en estos momentos adquiere una importancia capital.

Ciertamente, tampoco se trata de despreciar y subestimar las posibles amenazas a la seguridad y defensa de nuestra nación en un contexto de eventual intervención militar internacional de tipo "humanitaria", pero todo debe ser ubicado en su justo contexto, y todo debe estar en su justo lugar.

Y todo lo que se pueda realizar y hacer para llevar la paz y la tranquilidad a la población, todo el esfuerzo que se dedique para solventar las problemáticas del venezolano o venezolana "de a pie", en estos momentos es muy importante. Y en eso es que debemos dedicar todas nuestras energías.

Nadie duda de que hay sectores fascistas dentro de la oposición venezolana interesados en un "baño de sangre" en el país. Hay que confinarlos y neutralizarlos, no permitiendo que concreten sus inconfesables propósitos.

Pero tampoco es menos cierto que hay funcionarios indolentes, minimalistas, y que contribuyen al asesinato de la confianza y en la preservación del legado del Comandante Hugo Chávez. A estos, hay que aplicarles el "ácido" de la ley sin ningún tipo de compasión.

En este orden de ideas, se impone la restitución de la autoridad, la cual ha estado bastante perdida por estos tiempos, a fin de garantizar la paz y el normal desenvolvimiento de las actividades, antes de que las pasiones se desborden.

Y como el propio Hugo Chávez lo señaló en alguna oportunidad, refiriéndose a familiares en su pueblo que se colocaban unas sábanas y salían corriendo por la calle real de su pueblo, Sabaneta en el estado Barinas, para asustar a cuanto transeúnte estuviese por allí a altas horas de la noche. No le hagamos caso a la labor de los "espantadores de la comarca".

Todo me indica, al igual que ha ocurrido en anteriores oportunidades, y que esto no se entienda como subestimación de las acciones de algunos grupos terroristas y generadores de violencia. Que al final se impondrá la paz y la tranquilidad este próximo 10 de enero. Más allá del ruido que algunos actores políticos y operadores comunicacionales generan por estos días, posteriormente se impondrá el silencio, por lo que no dejemos que nada nos distraiga y concentremos todas nuestras energías en la restitución de la prosperidad económica y del estado de bienestar de la familia venezolana.

Esa es la tarea que debe ocuparnos en los días que vienen de este incipiente año 2019.

Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen.

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

¡Hasta la Victoria Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 925 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273964.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO