La estrategia de disuasión y sorpresa que despliega la Revolución Bolivariana

 

"Cuando la Patria está en peligro, está permitido todo, excepto no defenderla" José de San Martín.

 

En los dos más recientes artículos que hemos escrito y recientemente publicados, señalamos al cierre de los mismos que Maduro aún le quedaban "cartas por jugar", en el contexto de la activación de los planes de concreción de la intervención militar extranjera de tipo "humanitaria" contra el país. Y cuando señalo Maduro no es a la persona individualmente concebida, sino al Alto Mando Político y Militar de la Revolución en articulación con las organizaciones políticas y sociales que respaldan al Gobierno Bolivariano. Los acontecimientos que se han venido suscitando en el país a partir del 5 de enero han confirmado este aserto.

Ciertamente la intención primigenia que tenía era la de realizar un artículo haciendo un análisis del discurso del nuevo titular de la AN el diputado Juan Guaidó, pero el despliegue de acciones de las fuerzas revolucionarias ha sido tan arrollador y fulminante, que cambio totalmente mi opinión y es lo que de manera sucinta trataré de explicar en las líneas que siguen.

Evidentemente y como lo señalé a través de las plataformas tecnológicas o redes sociales digitales (en las cuales me he reactivado con muchísima fuerza) indique que la primera medida que se ha adoptado es con respecto a la juramentación de Nicolás Maduro (y véase que empleo el término juramentación y no toma de posesión, puesto que Maduro es un Presidente de la República reelecto y en funciones que ya está en posesión del cargo, por lo que el 10 de enero lo que hará es la ratificación en el mismo y el inicio de su nuevo mandato legitimado por la voluntad popular) es que la realizará ante el Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 231 del texto constitucional.

Luego de ello, el día 11 de enero de 2019, el Primer Mandatario Nacional acudirá a la Asamblea Nacional Constituyente para subordinarse a la instancia supraconstitucional. Esto es lo que he catalogado como el 2x1.

Asimismo se anuncia, y en esto no doy más detalles, una nutrida concurrencia de delegaciones de gobiernos aliados, que asistirán a este acto de juramentación y ratificación del mandato del Jefe de Estado venezolano.

Otra de las cartas que juega la Revolución es la del despliegue de un conjunto de tribunas antiimperialistas donde se discuta la actual coyuntura nacional, pero que dichos actos deben estar acompañados de todo su plan de seguridad, y de eventos culturales. En el caso concreto de la ciudad de Caracas, la cual no solo es la capital de la República, sino que en estos momentos constituye el centro político y de disputa del poder en Venezuela, se realizó un extraordinario foro convocado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) cuyos ponentes fueron el constituyente y constitucionalista, Hermann Escarrá Malavé, y Luis Britto García.

Las explicaciones dadas por ambos fueron fulminantes y tan claras a propósito del evento constitucional a ocurrir el próximo 10 de enero, que no dejan lugar a dudas. Particularmente yo lo que haría es trasladar a estos compatriotas a foros internacionales, porque a mi juicio la batalla de la opinión pública hay que darla más que todo a nivel de instancias internacionales que en el frente interno, esto debido a que el sistema mundo funciona aún bajo la egida de la democracia representativa y no de la democracia participativa y protagónica, además de las actuales correlaciones de fuerza a nivel geopolítico a escala planetaria.

Igualmente, ante el aquelarre que los medios hegemónicos han querido montar respecto a las declaraciones de 14 gobiernos de países suramericanos y centroamericanos del denominado "Grupo de Lima", muy buena la difusión de una iconografía del Comandante William Izarra, donde muestra el apoyo de los países de África y Asia (54 países africanos y 48 asiáticos lo que da un apoyo de 102 países que reconocen el gobierno de Nicolás Maduro). Esto pulveriza la matriz de opinión sobre el supuesto aislamiento de Venezuela.

Además de ello, no olvidemos que nuestro país aún ejerce la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), la cual agrupa a no menos de 130 países, lo que representa 2/3 de los países que pertenecen a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y este año asume la Presidencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), dos cartas nada despreciables a la hora de que las "papas quemen".

En diversos análisis políticos, los escenarios de potenciales amenazas a la seguridad de la Nación por parte de los sectores de la oposición se vienen cumpliendo al pie de la letra. No obstante, no es menos cierto también que se observa con muchísima energía, fuerza y determinación que varios compatriotas y camaradas están prestos a movilizarse y a dar la pelea. Colectivos combativos del 23 de Enero de Caracas, por solo mencionar algunos prestos a movilizarse, se están realizando varias convocatorias para el 10 y el 11 de enero hacia Caracas.

La situación podemos señalarla, se torna interesante, por lo que ciertos sectores están desplegando una estrategia, además de mala, que los puede terminar de barrer y fulminar.

Esto lo señalo porque a través del tuiter, personas de oposición a la Revolución Bolivariana han comenzado a cuestionar con mucha fuerza la labor de su dirigencia política. El tuit que emitió el nuevo presidente de la Asamblea Nacional en desacato, Juan Guaidó, agradeciendo al Departamento de Estado su "asunción en el cargo" constituye un error político garrafal, que está poniendo a pensar a las bases de la oposición venezolana, y eso debemos visibilizarlo y reconocerlo.

También la burda operación psicológica que han tratado de montar con la "huida" del magistrado Christian Zerpa, magistrado de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia que admitió el recurso de nulidad sobre los comicios parlamentarios del 6 de diciembre de 2015 en el estado Amazonas. Conglomerados mediáticos nacionales e internacionales señalan que Zerpa estaría en EEUU. Pero, aquí cabría formularse una interrogante: ¿Cómo un funcionario del Estado venezolano objeto de medidas coercitivas unilaterales ilegales entra así no más a los Estados Unidos, país que le impuso estas "sanciones"? ¿No habría sido capturado de inmediato y sometido al sistema de justicia de ese país? Por unas dudas que me surgen.

No se trata de defender a Maduro sino defender un modelo de inclusión, que pese a errores y desviaciones que sin duda se han cometido, es nuestro modelo.

Esto sobre todo por algunas individualidades y hasta de portales web con posturas ambiguas y hasta guabinosas en las posturas de defensa de la Patria y del Estado- Nación venezolano.

En estos momentos, existe una raya muy delgada entre la crítica argumentada al Gobierno Nacional y la traición al legado de Chávez. Pueblo y personajes políticos se pasean como cuerda floja en esa línea.

Acá no hay de otra, y hay que decidir: O estamos con el imperio o estamos con la Patria.

Pero para no seguir metiéndome en camisa de once varas, como lo señala un refrán popular, la Revolución ha venido jugando sus cartas. Y eso que Maduro no ha aparecido ni ha jugado la mejor carta.

Ahí se las dejo como tarea para la casa, en este nuevo comienzo.

Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen.

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

¡Hasta la Victoria Siempre!

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2026 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273886.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO